David Beckham  | Anthony Mandler

David Beckham: ''Me gusta la idea de una mujer que logra todo lo que se propone''

Ex dios del fútbol reconvertido en hombre de negocios, héroe de una pareja emblemática junto a Victoria, padre modelo de sus cuatro hijos... el británico reinventa su futuro con audacia. El dandi –nuevo rostro de Biotherm–, recorre ahora el planeta defendiendo causas humanitarias.

Félicien Cassan |Woman.es

FOTOGRAFÍA | ANTHONY MANDLER. ESTILISMO | SYLVIE CLEMENTE

El fútbol es una fábrica de sueños particularmente fascinante y temible. La gloria de los galácticos, la adulación que suscitan... Fuera de los estadios, una vez colgadas las botas, muy pocos son aquellos que siguen atrayendo a los flashes. David Beckham forma parte de los elegidos –de los fenómenos–, porque es un campeón por esencia, un prodigio del fútbol. Puede que, simplemente, también porque es un hombre con corazón. Puro. Duro.

El destino de David Beckham, llamado “Becks”, se forjó en los campos de fútbol a fuerza de genio y de intuición, pero también fuera de los estadios, donde tejió metódicamente, junto a su mujer Victoria –premiada diseñadora de moda e icono de estilo–, una de las parejas más emblemáticas de nuestra época. Hoy en día, el célebre número 7 del Manchester United, multipremiado en su carrera –desarrollada en algunos de los equipos más grandes del mundo, como el Real Madrid, el Galaxy de Los Ángeles o el Paris Saint-Germain– sigue siendo el único inglés que ha levantado el título de campeón en cuatro ligas diferentes. «Soy consciente de ser un hombre con suerte. No crecí pensando en ser célebre o en ganar mucho dinero. Sino diciéndome: “Quiero ser un jugador profesional”.» Su sueño le ha llevado a la cima y hoy el ex dios del estadio es una estrella mundial, seguido por más de cien millones de fans en las redes sociales.

David Beckham, al natural | Anthony Mandler

Su lujo, la libertad

Con solo 41 años, el joven retirado (desde 2013) –y nombrado por la prensa extranjera como el más sexy– es un auténtico caballero inglés. Cuerpo de atleta, mirada intensa, humor británico, Beckham es el resumen perfecto de sus dos ídolos de siempre: Bryan Robson, antiguo capitán del equipo de fútbol del Manchester United (nombrado embajador mundial de los Red Devils) y Steve McQueen. «Fuera del campo, me identifico mucho con el carisma de este actor culto, con su sonrisa impactante, su estilo innato, su fluidez natural.»

De la misma forma, el muchacho de Leytonstone, un barrio popular de Londres, ha llegado a ser un icono de moda. «Con él, no es solo cuestión de fútbol
–señalaba recientemente el jugador galo del Atlético de Madrid Antoine Griezmann–, sino de elegancia. Soy fan absoluto.» Su estilo de dandi urbanita seduce. David Beckham ha sabido hacerse un nombre, una marca, un futuro. Y como hombre de negocios avispado explota su imagen de forma selectiva y rigurosa. El mundo de la moda no se le resiste, lo que le da la libertad –su «verdadero lujo»– de colaborar con los medios que él elige y, sobre todo, con las marcas que tiene ganas de apoyar.

La leyenda, un modelo

Desde hace 19 años colabora con Adidas; desde hace cinco, con la firma sueca H&M. Este empresario con visión es socio, desde 2015, de Kent & Curwen, conocida marca inglesa de prêt-à-porter para hombre fundada en 1926, que acaba de desvelar su nueva colección de Primavera-Verano 2017 en la London Fashion Week. También se ha convertido en embajador de Biotherm Homme: «Son compañeros duraderos, proyectos que tienen sentido, marcas con fondo. Procuro no hacer demasiada publicidad. La gente puede cansarse rápidamente de ver tu cara en todas las vallas publicitarias. La clave está en el largo recorrido y, para lograrlo, no cuenta a qué te pareces, sino cómo te sientes y cómo lo expresas.» La segunda parte de su vida, David la ataca con su mentalidad de ex capitán de la selección inglesa. 

Federa, multiplica los proyectos, ambiciona la creación de un equipo de fútbol en Miami. Sobre todo, recorre el planeta para poner su fama al servicio de causas humanitarias. «Es una forma de devolver a la sociedad una parte de lo que he recibido», explica. Desde el comienzo de su carrera profesional, David Beckham siempre ha respondido a las llamadas de Unicef, hasta llegar a ser embajador de la ONG en 2005, cuando se lo pidió Kofi Annan. «Un gran honor», recuerda. Después de su retirada de los terrenos de juego, David se puso una prioridad: «Sacar adelante nuestra propia fundación, 7: The David Beckham Unicef Fund, que ya ha lanzado numerosas iniciativas en favor de los niños. Y es mi pasión número uno.»

“La Leyenda”, como le llaman los fans, no ignora que se ha convertido en un modelo para varias generaciones. «Todos los artistas y los deportistas de alto nivel tienen que ser conscientes de que representan un papel importante ante los jóvenes que les siguen. Yo lo hago con mis propios hijos. Por ejemplo, Justin Bieber es un modelo para ellos. Observan todo lo que hace: cómo se expresa, cómo se viste, cómo se comporta. Nuestra responsabilidad es considerable frente a estos jóvenes. Debemos darles ejemplo y aportarles confianza en ellos mismos».

David Beckham, muestra sus tatuajes | Anthony Mandler

Lady victoria

¿Su punto fuerte? Basta con mirar los numerosos tatuajes que decoran su cuerpo para entender que su familia es, para él, esencial. Sus padres, Ted y Sandra, instalador de cocinas y peluquera, le transmitieron el valor del esfuerzo y del clan. Su esposa, por supuesto. Ellos se admiran. Se inspiran. De él, Victoria Beckham dice que es su «compañero». David comparte el mismo sentimiento. «Apoyo a mi mujer en todo lo que hace. Algunos hombres se sienten atacados por la idea de una mujer que consigue todo lo que se propone. A mí, es una de las cosas que más me gustan y admiro de ella. Las mujeres así son tan impresionantes...»

Daddy cool

La pareja ha encontrado su equilibrio en una vida familiar alejada del frenesí mediático que les rodea, al abrigo de su mansión londinense con sus cuatro hijos: Brooklyn, Romeo, Cruz y la pequeña Harper. «Organizamos nuestra agenda en función de nuestras obligaciones familiares. Nuestros hijos son siempre lo primero. Yo continúo llevándoles al colegio casi todas las mañanas. Con los niños soy, sin duda, bastante más estricto, pero si Harper me pide algo, no puedo resistirme, ¡lo que me provoca muchos quebraderos de cabeza! (Risas)». La tranquila vida familiar y una leyenda que se construye serenamente.

SU PROPIA LÍNEA

Cuando David Beckham se implica con una marca, no lo hace a medias. El ex futbolista trabaja en la cocreación de una gama completa de productos de belleza con Biotherm Homme, de la cual es imagen. «Este proyecto inédito me entusiasma. La línea debería salir en 2017. Soy muy meticuloso y deseo concebir los productos adaptados al día a día de los hombres modernos, deseosos de cuidarse, pero que no tienen tiempo para dedicarse a ello», explica el inglés. En la foto, la nueva línea antiedad de Biotherm. Contorno de ojos (54,80 €) y crema Force Supreme (87 €).

Biotherm Homme: Contorno de ojos y crema Force Supreme | D.R.

 

Relacionados

-->