Cristina Pedroche nos habla de su papel en 'Sin rodeos'. | Germán Saiz

Cristina Pedroche: "Soy muy trabajadora. Solo hay que darme una oportunidad"

La presentadora se estrena como actriz en la nueva película de Santiago Segura, "Sin Rodeos". Una ocasión de cine para echarse unas risas en su cotizada e instagrameada compañía.

Ester Aguado | Woman.es

Fue una sesión de humor inteligente. Esperábamos bromas exageradas y solo hubo el cariñoso respeto de dos personas que se entienden en el trabajo y en la vida. Cristina, seria y profesional, sin dejar de ser cercana y Santiago, tierno y ocurrente. Todo el mundo sumó, como un equipo. Lo disfrutamos como niños.

Santiago Segura y Cristina Pedroche presentan 'Sin rodeos'. | Germán Saiz

¿Ya os conocíais antes de trabajar juntos?

Santiago Segura: Sí, de un montón de fiestas (risas). Y siempre me había caído simpática, me parecía muy pizpireta. De hecho, ya había pensado en ella para hacer un papel en algún “Torrente”...

Cristina Pedroche: Yo empecé siendo reportera y me tocó mil veces entrevistarle. Notaba que le caía bien...

Santiago: ¿Sabes cuándo supe que quería trabajar con ella? Cuando se puso una pitón al cuello en “Los viernes al show”, hace tres años. Otra hubiera huido despavorida.

Cristina: Y tengo pavor a las serpientes... Pero a mí me dicen ¡acción! y allá voy.

¿Te pidan lo que te pidan?

Santiago: Hombre, si lo exige el guion (risas).

Cristina: Bueno, depende... Pero yo me vengo arriba ante una cámara. Cuando estoy sola en casa haciendo yoga, si me grabo con el móvil, hago más repeticiones, me concentro más. Es absurdo, pero es así.

Santiago: Doy fe. Las sigo en Instagram (a ella y a Maite, su entrenadora @soy_yogi).

¿Ha cambiado vuestra opinión tras trabajar juntos?

Santiago: Sí, ahora no nos podemos ni ver (risas).

Cristina: No sabía cómo era Santiago en plan director. Nunca imaginé que sería tan majo y que iba a tener tanta confianza en mí. Desde el principio me dijo: «Sé que lo harás bien.» 

Santiago: Es muy profesional, llevaba el texto aprendido, sabe cómo moverse entre cámaras, no le importa repetir y, a la hora de improvisar, proponía cosas que valían, porque es ingeniosa, tiene chispa. Una joya, vamos.

¿Cuál era tu objetivo al contratar a Cristina?

Santiago: Primero, que se adecuara al personaje, porque ella tiene cosas de la videobloguera, pero no es ella. Segundo, trabajar con alguien que me cae bien y, tercero, como soy muy espabilao, contar con alguien adorado, que tiene casi dos millones de seguidores (risas). Los fans quieren ver en una película a la gente que le gusta, a las estrellas. Hollywood siempre ha sido así. El problema es cuando la estrella no da la talla...

Cristina: Oye, yo pasé mi casting, que conste.

Santiago: Me disgusté al enterarme, porque tenía claro que quería a Cristina y luego me enteré de que las directoras de casting Eva Leira y Paloma Serrano habían hecho pruebas... ¡A amigas mías! Es verdad que a veces la cago: en "Torrente" he confiado en frikies... (nombres, off the record) que no han funcionado.

¿Y tú, Cristina, qué era lo que pretendías?

Cristina: Quitarme el miedo, desechar eso de que el cine son palabras mayores. Estoy acostumbrada al directo y he estado muy cómoda. Y tener a Maribel Verdú en casi todas las secuencias para que te dé la réplica es maravilloso. 

Santiago: También tuviste a David Guapo (risas).

Cristina: Tú pon a Maribel.

Santiago: Lo cierto es que Cristina podría hacer cualquier cosa que se propusiera en cine. Aunque ha estado en "Sin rodeos" en la zona de confort... Pero la veo muy capacitada. Si mañana la llama Carlos Saura, haría un buen papel.

Cristina: Que llame (risas).

¿Era tu primera oferta para trabajar en cine? 

Cristina: Bueno, me habían ofrecido pequeños cameos, pero no me convencían. Me gustó lo natural que fue con Santiago. Y pasar un casting me quitó presión... En realidad, es la primera vez que me cogen en uno (risas). ¡Ah! Y en "Sé lo que hicisteis" también.

Santiago: A mí nunca me han cogido en ninguno. 

Cristina: Ellos se lo pierden, porque soy muy trabajadora. Solo hay que darme la oportunidad.

¿Cómo eres dirigiendo, Santiago?

Santiago: Me encanta que la gente me diga cosas. Porque un director debe ser una esponja... Al final, lo que importa es la película y si alguien aporta una idea buena... por eso, me ha parecido bien lo de las directoras de casting. En definitiva, es una mirada distinta. 

Vosotros no necesitáis tomar la "poción de la verdad" que hace que Maribel Verdú diga lo que piensa sin filtro. 

Cristina: Nooo, aunque las respuestas se sacan a menudo de contexto, de verdad. Pero no pasa nada: ante todo, naturalidad. Si te equivocas, pides perdón.

Santiago: No nos cortamos, somos políticamente incorrectos. Yo la he cagado tantas veces... Las redes sociales son peligrosas para la gente que se calienta rápido: sí, me debería cortar un poco.

Cristina: Las respuestas hay que dejarlas para el día siguiente, no cuando estás en caliente; si contestas en frío, es más fácil que no te equivoques.

Cristina Pedroche es una de la protagonistas de 'Sin rodeos'. | Germán Saiz

Pero os divierten las RRSS...

Santiago: Muchísimo. Tienen también cosas positivas; hay gente muy agradable que te dice cosas preciosas. Es una forma de relacionarse nueva. Antes, los seguidores de los artistas escribían cartas al club de fans. Ahora es más inmediato. A mí me ha servido de guía para muchas cosas. Cuando voy a Argentina, me ayudan a saber si voy a un buen programa o no.

¿Cuáles utilizáis más? 

Cristina: Yo, Instagram.

Santiago: A mí me da envidia, pero soy más de Twitter. Ahora dicen que ha muerto: ¡Con lo que me ha costado sumar 3,5 millones de seguidores, y ahora ya no se lleva!

Cristina: ¿Y en Instagram?

Santiago: Solo 225.000. Soy activísimo, pero pongo fotos de mierda, de mis muñecos. Yo entiendo que Cristina tenga tirón (@cristipedroche), con sus respiraciones yoguis y sus platos riquísimos de Diverxo y StreetXo.

Cristina: Tú tienes más vida interior...

Santiago: Ni eso. Lombrices, como mucho (risas).

¿Quién es el más provocador de los dos?

Cristina: Yo creo que Santiago. Yo no provoco nada...

Santiago: ¡Tú provocas hasta deseo! 

Cristina: Si hablamos del tema campanadas, yo me visto como quiero. Considero que estoy haciendo las cosas bien, pero si los ojos de los demás no lo ven así, el problema es suyo. Yo soy feliz igualmente. Con eso y con todo en mi vida. Las críticas van a existir siempre. Yo subo una foto y tengo de todo: me llaman puta, gorda, delgada, te quiero... ¿A quién haces caso? A ninguno. Bueno, a los que me conocen y me quieren.

Cuando os sentís agobiados, ¿recurrís a un sanador tipo Amil, como la protagonista? 

Santiago: Bueno, como yo interpreto a Amil, recurro a mí mismo.

Cristina: Eso es lo mejor, acudir a uno mismo, la meditación. Sí, estoy muy yogui... Ooom.

Santiago: Lo que hay que hacer es reflexionar. Yo soy una persona muy negativa, pero sé que no tengo derecho, porque en realidad, soy muy afortunado. La gente se sobrepone a problemas muchísimo más graves que los míos...

Hacer reír es bastante más difícil que dirigir un drama, ¿por qué te complicas la vida, Santiago? 

Santiago: Hacer reír es una especie de súperpoder. Y me siento muy orgulloso cuando la gente disfruta. Antes te haría un masaje que dirigir un drama (risas).

¿Y tú, Cristina, te atreverías? 

Cristina: Yo no digo que no a nada, por principio. Pero a mí me encanta hacer castings, no quiero que nadie me regale nada.

Santiago: El actor nunca debe tener miedo al riesgo; si el productor, el director, el guionista creen en él, ¡pues adelante! Yo, como actor, lo que me echen. ¿"Mar adentro", que se ha puesto malo Bardem? ¡Vamos allá! Igual no hubiera sido lo mismo, pero vete a saber (risas). Bueno, si lo produzco yo, la cosa cambia claro (risas).

¿Estáis dónde queríais llegar o donde la vida os ha puesto? 

Cristina: A mí donde la vida me ha puesto, que es mucho más de lo que soñaba. Me he sobrepasado a mí misma. Yo estudié dos carreras gracias a mi madre y porque me gustaba la economía, quería montar una empresa. Justo en 3º de carrera entré en "Sé lo que hicisteis" y llevo ocho años sin parar. Ahora se me ha abierto una puerta en la gastronomía...

¿Y qué sois, de Netflix o de cine?

Santiago: No debería decirlo, pero soy más de Netflix. Quizá por mi momento vital... yo antes iba 5 días a la semana al cine. Pero hace falta una revolución: ahora, en Estados Unidos, están apostando por las salas Premium, con butacones, pantallas y sonidos espectaculares, incluso con efectos especiales (viento, agua, olores incluidos). Es toda una experiencia. Eso sí, una comedia –como la última de Álex de la Iglesia– necesita cine, es una comunión ver a todo el mundo reírse al tiempo, todo un chute de endorfinas. 

Hablando de "Perfectos desconocidos", ¿seríais capaces de dejar vuestro móvil a merced de terceros?

Santiago: Ni de coña. Conmigo no habría película. Es que antes cojo y lo tiro al wáter, fíjate (risas).

Cristina: Yo tampoco. Pero no porque tenga mucho que ocultar, es cuestión de privacidad. ¿Dejarías a alguien que se colara en tu casa y mirara en los cajones?

Santiago: Es como si alguien entrara en tu cerebro. Yo no soy un asesino, pero no quiero que sepas lo que pienso en cada momento.

¿Cómo sois cuando os quitáis de encima el personaje?

Cristina: Yo soy más seria, me gusta mucho ser muy mía. Estar tranquila, en mi casita, a veces sin tele, sin música, sin ni nada de nada.

Santiago: Yo también soy más serio... 

Cristina: Estamos tan expuestos y debes ser siempre amable con la gente que te vas cruzando que, cuando llegas a casa, no te queda ya energía.

¿Y nunca os pesa el personaje?

Cristina: Bueno, es que tampoco hay tanto impostado. Pero sí que me gustaría ser anónima a veces y poder pasear tranquila por la calle. 

Santiago: Pero hay momentos duros. La gente siempre quiere más, nunca es suficiente, ni entiende de horarios. Hay personas súper bordes. Pero siempre respondo, porque luego me pesa la cara de decepción y me voy deprimido.

Cristina: Es que luego te da pena, porque solo recibes cariño. A mí nadie se me ha acercado para insultarme.

Santiago: A mí, sí. Podría escribir un catálogo. 

¿Y vuestro trabajo os ha hecho ricos?

Santiago: Mola más tener un amigo con barco que tener barco. He ganado más de lo que pensaba y he gastado menos. Yo no necesito una segunda casa para ser feliz. Con no preocuparme por pagar la hipoteca...

Cristina: Yo soy muy ahorradora y vivo con poco. Llevo trabajando desde los 16 años... mi madre me ha inculcado que lo importante no es el dinero, sino encontrar un trabajo en el que te sientas realizada.

Cristina Pedroche y Santiago Segura junto para Woman. | Germán Saiz