Billie Lourd en la celebración de los 40 años de 'Star Wars' en 2017. | GETTY

Cinco razones para amar rabiosamente a Billie Lourd

La única hija (y heredera universal) de Carrie Fisher sigue los pasos de mamá. Sorpresa, sin drogas también se puede.

Ana Cortizo | Woman.es

Hace dos años ni nos sonaba su nombre y ahora no podemos vivir sin ella. Será porque ha heredado el magnetismo artístico de su abuela, Debbie Reynolds, o el humor ácido y autopunzante de su madre, Carrie Fisher, o tal vez porque sabemos que su infancia, con una familia, en fin, un poquirritín adicta y egomaníaca, no debió de ser fácil. Sus padres, eso sí, tuvieron la cordura de mantenerla alejada de la industria audiovisual durante aquellos tiernos años y Billie, de 25 años, debutó ante la cámara hace apenas dos, con dos títulos universitarios en el bolsillo y una cabeza amueblada, por lo menos, nivel Ikea. A partir del 5 de septiembre, podremos verla (y buscarle parecidos familiares) en 'American Horror Story: Cult', la séptima entrega de la terrorífica serie de Ryan Murphy. Estos son nuestros cinco motivos favoritos para adorarla. 

Carrie Fisher, Debbie Reynolds y Billie Lourd. | GTRES

1. Lidiar con mamá y con la abuela no fue fácil

Billie aprendió pronto a gestionar los amores perros que Carrie Fisher y Debbie Reynolds se profesaban la una a la otra (a Carrie la cosa le dio para cinco libros y un monólogo, y solo estaba cogiendo carrerilla). Y cuando las dos murieron, en días consecutivos, el año pasado, le entró la risa en medio de las lágrimas: “Me imaginaba a mi madre diciendo: '¿Ves? Debbie tenía que eclipsarme otra vez. Es que tenía que hacerlo'”. Y sí, cada familia tiene lo suyo; pero seguro que tu madre no te despertaba a las dos de la madrugada de un martes de junio para poner las luces de navidad, mientras tú te preguntabas si el centro de rehabilitación estaría abierto 24 horas. Y seguro que no te callabas como una perra que era el día de los abuelos en el cole para que la yaya Debbie no apareciera por allí peluca en ristre, dispuesta a dar el espectáculo mientras las otras abuelas agarraban fuerte el bolso. Para rematar la faena, resulta que mamá y la abuela no eran las únicas... peculiares de la familia. Cuando Billie era pequeña y le dijo a mami Fisher que quería ser humorista, ella le contestó: “Bueno, tu madre es una alcohólica maniaco depresiva, tu padre es gay, tu abuela se dedica a bailar claqué y a tu abuelo le iba el speed, yo diría que tienes material para chistes”. No nos extraña que la joven actriz asegure que, por mucho que sienta las muertes de su madre y de su abuela, es la primera vez en su vida que tiene la oportunidad de ser “simplemente Billie”. 

2. Su papá también mola

Bryan Lourd, representante de artistas, dejó a Carrie Fisher por un hombre, el restaurador Bruce Bozzi, y eso estuvo feo. Pero, curiosamente, era el tipo de cosas que a Carrie se le daba bien superar (¿dejar de beber alcohol en el desayuno? Imposible; ¿mantener a mi exmarido gay como contacto para emergencias? ¡Por supuesto!). Cuando la pequeña Billie se asalvajaba porque en casa de mamá la fiesta era constante, Fisher la mandaba con papá y con su padrastro, que volvían del trabajo pronto, cenaban con la peque a las cinco y la ayudaban con los deberes antes de mandarla a la cama con un vaso de leche. Qué locura de vida. Sus “papichulos” (como los llama en ocasiones) se casaron el año pasado y le han dado incluso una hermana, Ava, que tiene ya diez años. 

 

❤👨‍👨‍👧‍👧❤ Happy Father's Day to my #dreamboatdads #papichulos #raddads #kingsofmyworld. I love you with all of my ❤

Una publicación compartida de Billie Lourd (@praisethelourd) el

3. Lleva a la princesa Leia en su corazón

“Que sí, joder, que mi madre es la princesa Leia. ¿Podéis dejarme en paz? Mamá, como me vuelvas a contar lo tuyo con Han Solo, grito”. Aunque lo guarde en lo más profundo de su corazón, suponemos que Billie deseó en algún momento que la Estrella de la Muerte se llevara por delante a la resistencia rebelde y a todos sus cansinos fans. Sin embargo, o lo ha superado o se ha dado cuenta de los beneficios que le reporta. Hizo su debut cinematográfico en el episodio VII de 'Star Wars', compartiendo pantalla con su madre y provista de unos rodetes-homenaje, por si alguien dudaba de lo deliberado del cameo. Acto seguido, cuando el productor Ryan Murphy la fichó para su serie 'Scream Queens', incorporó a su personaje unas orejeras rosa para seguir con la broma. Y en la última Star Wars Celebration, convertida en sentido funeral friki para Carrie, apareció por sorpresa ataviada con la versión minifaldera (cortesía de Tom Ford) del mítico vestido blanco de Leia y dijo a los fans: “Star Wars es nuestra familia, nuestra religión, nuestro modo de vida. Mi madre os adoraba”. Así se abraza lo inevitable, Billie.

Billie Lourd y Carrie Fisher en 'Star Wars: The last jedi'. | IMDb

4. Salió con un hombre lobo

Hay un momento fundamental en la vida de toda joven actriz: su primer noviazgo 'celebrity'. Hasta que no has compartido en Instagram tus fotos más acarameladas, huido de los paparazzi de la mano de tu churri y hecho declaraciones maduras sobre el amor a la luz de las cámaras, no eres nadie en el mundo del espectáculo. Billie y Taylor Lautner -al que conoció en el plató de la serie 'Scream Queens'- tenían mucho en común: los dos crecieron a la sombra de dos divas en liza constante. Billie, como ya sabemos, tenía a Debbie y a Carrie; Taylor, hombre lobo y pagafantas oficial de la saga 'Crepúsculo', a Robert Pattinson y a Kristen Stewart, que acaparaban escándalos y titulares mientras él se tenía que conformar con los rumores sobre su presunta homosexualidad. Hubo flechazo, con aprobación de los Lourd incluida: el padrastro de Billie afirmó que Lautner se había comportado “como un marido” en los funerales de Carrie y Debbie. El amor, de tanto usarlo (eran empalagosos nivel babas de Jabba el Hut), se les gastó en ocho meses, eso sí.

 

🚹🏥🚺 #cassidyandnumberthree #lunchwithlourdandlautner

Una publicación compartida de Billie Lourd (@praisethelourd) el

5. Se ha pasado al lado oscuro

Quien bien te quiere, te rodeará de payasos aterradores y te cubrirá de sangre. Al menos, si esa persona es el productor Ryan Murphy y te transfiere de 'Scream Queens', donde lo has dado todo con la comedia, a su serie capitana, 'American Horror Story', a poner mirada intensa y cara de saber de qué va todo ese despropósito. Billie se ha teñido el pelo de gris para encarnar a un personaje sobre el que abundan los rumores: que si líder de una secta, que si Ivanka Trump (si llega a la escena del crimen paranormal con 'stilettos', saldremos de dudas)... Según Billie, este rodaje ha sacado a la luz su lado oscuro. Estamos en el séptimo círculo del infierno y sale Donald Trump, querida, no hace falta que lo jures. 

Billie Lourd en 'Screams Queens'. | IMDb