Sophie Turner sufrió depresión de pequeña. | Lars Niki

Las celebrities ricas y famosas también enferman

La última en hablar sobre sus problemas de salud ha sido la cantante Sia, pero no está, ni mucho menos sola en el listado de las ricas, famosas… y enfermas.

Isabel Serrano | Woman.es

“Sufro dolor crónico, una enfermedad neurológica y Ehlers Danlos, y solo quería decir a todos aquellos que estéis sufriendo dolores, ya sean físicos o emocionales, que os quiero, seguid adelante”. Con esta declaración en sus redes sociales la cantante australiana SIA confesó recientemente que está enferma. De la enfermedad neurológica que la ataca solo sabemos que la padece desde que hace tres años una intervención rutinaria acabara en desastre para un nervio que desde entonces le está haciendo la vida imposible. Por su parte, el síndrome de Ehlers-Danlos es un trastorno hereditario raro que afecta al tejido conectivo provocando una flexibilidad externa en las articulaciones y una piel excesivamente elástica. Esto, a primera vista, no parece tan grave, pero la realidad es que las personas que padecen este síndrome pueden tener problemas para curar sus heridas porque tanto sus tejidos como sus órganos son muy frágiles, lo que también complica las intervenciones quirúrgicas. 

Desde que SIA confesó ambos males, las redes se han volcado en manifestar su apoyo. Un apoyo que también han podido disfrutar otras celebrities en sus mismas y dolorosas circunstancias. Porque, desgraciadamente, ni el glamour ni el talento son capaces de alejar la enfermedad de nuestras vidas.

Selena Gomez y el lupus

En 2017 Selena dejó de interactuar en las redes al ritmo al que nos tenía acostumbrados. Las alarmas saltaron, los rumores se dispararon y, antes de que la cosa fuera a más, el misterio quedó resuelto vía Instagram. En la imagen, Selena, en una camilla de hospital, le cogía la mano y miraba agradecida a su amiga Francia Raisa, que estaba postrada en otra camilla. ¿El motivo? Raisa acababa de donarle un riñón a Selena porque el lupus que sufre la cantante desde 2015 había provocado el colapso de uno de los suyos.   

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida de Selena Gomez (@selenagomez) el

El lupus es una enfermedad autoinmune en la que nuestras defensas atacan al organismo provocando episodios inflamatorios. Casi el 90% de las personas que sufren lupus son mujeres de 20 a 30 años. El número y la variedad de anticuerpos que se pueden presentar en esta enfermedad son mayores que en ninguna otra por eso los síntomas, la intensidad y la gravedad de los mismos varían mucho de una persona con lupus a otra, aunque hay algunos que suelen estar presentes en todos los casos, como los dolores articulares, la piel sensible a la luz del sol o la fiebre. Una de las complicaciones del lupus es que los riñones se inflamen y se dañen, como le sucedió a Selena. Otra complicación que nadie esperaba en su caso es que ella y Raisa dejaran de ser amigas y a día de hoy no se dirijan la palabra.

La psoriasis de Kim Kardashian

Que Kim Kardashian tiene psoriasis lo sabe todo Instagram. La celebrity no ha dudado en compartir entre sus fieles imágenes de las lesiones en la piel que esta enfermedad provoca, incluso, en su rostro. Que alguien que vive casi en exclusiva de su imagen como ella normalice la visión de sus lesiones es algo positivo para todos porque contribuye a acabar con el estigma que sufren estos pacientes por culpa del aspecto de las placas de psoriasis.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida de Poosh (@poosh) el

Esta afección dermatológica puede doler, incapacitar y estigmatizar a quien la sufre, y posee un impacto psicológico importante en la vida de quienes la padecen. De hecho, la psoriasis ha llevado a la desesperación hasta a la mismísima Kim Kardashian, que hace bien en normalizar la enfermedad hablando de ella... y no tan bien cuando le roba leche materna a su hermana para echársela en las lesiones para que se curen (por cierto, no funciona). Mejor, acude a un buen dermatólogo Kim... a poder ser uno que no hable con los espíritus y te recomiende curarte bebiendo zumo de apio.

Sophie Turner con depresión

Cuando Sophie Turner hizo el casting para interpretar a Sansa Stark tenía 13 años. No estaba preparada para formar parte de la historia de la televisión y, mucho menos, para hacer frente a las hordas de trolls que la atacaron desde las redes sociales. La llamaron tantas veces gorda y mala actriz que su mente se rindió y les acabó dando la razón. El resultado de todo este vapuleo es que durante años la actriz fantaseaba con el suicidio. “He sufrido depresión desde hace cinco o seis años y mi mayor reto es salir de la cama y de casa. Maisie Williams y yo pasamos por lo mismo, comprábamos comida y nos quedábamos en la cama. No socializamos con nadie en dos años”, ha declarado. 

Sophie Turner con Maisie Williams. | SplashNews.com

La depresión está considerada como una de las plagas del s. XXI. Se calcula que afecta a 350 millones de personas en todo el mundo (dos millones de ellas en España). Estar deprimido es algo más que estar triste, de hecho, muchos pacientes no reconocen los primeros síntomas de la enfermedad porque, paradójicamente, no se sienten especialmente “deprimidos”. La pérdida de interés por las actividades de ocio habituales, estar irritable, sufrir problemas físicos como contracturas, dolores de cabeza o de estómago de forma frecuente, los cambios en el apetito (morirse por el dulce o dejar de comer, por ejemplo) y tener dificultades para conciliar el sueño, concentrarse o recordar son síntomas de depresión y deben ponernos alerta. Si se detecta en las primeras fases, el pronóstico de la depresión mejora. Actualmente Sophie Turner sigue en tratamiento. 

Relacionados