GETTY

Cannes, un festival para romper las reglas del sexismo

Este martes de ha inaugurado la 74ª edición del evento más glamuroso del cine

Noelia Murillo

Además de ser uno de los festivales del mundo (dicho ranking lo encabeza el vecino Festival de Cine de Venecia), el de Cannes es uno de los eventos más glamurosos se conocen y, a su vez, uno de los más estrictos en torno al protocolo obligatorio de vestimenta. Sobre su alfombra roja solo pueden pasear hombres con traje y pajarita, mientras que ellas deben hacerlo con un vestido de fiesta y zapatos de tacón infinito.

Como las normas están para romperse y adaptarse a los tiempos que corren, no es de extrañar que las actrices busquen el modo de escapar de esas limitaciones y en los últimos años se han visto diversas formas de protesta que no se han escapado del objetivo de los fotógrafos. Es el caso del denominado heelgate que inició allá por 2003 Nicole Kidman. La protagonista de Dogville se paseó por el festival sin zapatos, retando los códigos obligatorios.

-Las mujeres se unen en la alfombra roja de Cannes para protestar contra la desigualdad

-Retocan una foto de Claudia Cardinale para el festival de cine de Cannes

Tiempo después le toco el turno a otro rostro conocidísimo de la meca del cine como es Julia Roberts. La actriz optó por andar descalza por una alfombra roja que contrastaba con el diseño en negro de Armani Privé que recogía con esmero para resaltar que no estaba dispuesta a ponerse tacones por ser mujer. Lo cierto es que ni Nicole ni la intérprete de Erin Brockovich han sido las únicas en denunciar de un modo realmente original su posición contraria a la normativa del evento.

Justo dos años después de la iniciativa de Julia Roberts, quien pidió un momento a los fotógrafos durante el posado habitual fue Kristen Stewart. Bajo la lluvia y con un curioso vestido de Chanel, la protagonista de Personal Shopper se despidió de sus salones ante la insólita mirada de los presentes. Nunca se supo si Kristen se descalzó para poner en evidencia esta problemática sexista (días después se plantó en esas mismas escaleras por las que subió despavorida junto a otras 80 mujeres de la industria, como Cate Blanchett o Agnès Varda, para leer un manifiesto contra la desigualdad en el festival, pero no cabe duda de que fue una gran oportunidad para demostrar que era urgente una transformación en este ámbito.

Desde entonces, tímidamente se van notando ciertos cambios, empezando por los profesionales que configuran la mesa del jurado. Tan solo han pasado dos ediciones desde entonces, a falta de la que podría haberse celebrado en 2020, pero parece que se va consiguiendo cierta igualdad en torno a la presencia femenina en Cannes.  Será imposible compensar la ausencia de mujeres en puestos de mando. Ya en 2018 la protagonista de Carol leía que desde que arrancó este evento solo 82 directoras han defendido una película para llevarse el galardón, en comparación con los 1.688 hombres que compitieron por este.

Andreas Rentz / GETTY

Pero, dadas las circunstancias, lo imposible no forma parte de nuestro vocabulario ni del de actrices y productoras como las que se mueven por el festival. A eso mismo se ha referido una de las actrices que forman parte del jurado de la 74ª edición del Festival de Cannes, Mélanie Laurent. En una rueda de prensa, la protagonista de Malditos Bastardos ha incidido en la necesidad de que la representación femenina deje de ser noticia en la industria cinematográfica. “Mi sueño sería que este sea el primer y último festival en el que haya un debate sobre las mujeres”, aseguró Mélanie.

De nueve personas que forman parte del equipo que decidirá quién se lleva la palma, cinco son mujeres. Además de la intérprete francesa, se suman Maggie Gyllenhaal, Jessica Hausner, Mylene Farmer y Mati Diop. Esta última ha querido sumarse a las palabras de la actriz francesa y ha expuesto su preocupación respecto a esta desigualdad. “No sé si llegará el momento en el que no tengamos que poner “mujer” antes que “director”, ha remarcado. De momento, solo cuatro películas dirigidas por mujeres (de 24 en total) han logrado pasar el filtro de las que compiten por el premio este año. Queda mucho camino por hacer.