Britney Spears asiste a la 31ª edición de los American Music Awards en 2003 en Los Ángeles | GETTY

Britney Spears, más cerca de la libertad: consigue contratar a su propio abogado tras 13 años

Tras la aprobación de la jueza, será un conocido fiscal federal de Hollywood quien represente a Britney Spears en la batalla por su libertad.

María Viéitez

Britney Spears ha ganado la primera batalla durante la lucha por su libertad y, a partir de ahora, será un abogado contratado por ella misma quien la defienda y represente en la guerra legal contra su padre, Jamie Spears, por la terminación de su tutela.

Poco después de que la cantante declarase en los juzgados por última vez, lo que ocurrió el miércoles 14 de julio, Spears celebrara en su perfil de Instagram, en un post que mencionaba el hashtag #FreeBritney, la aprobación por parte de la jueza de que ella contratase a su propio abogado. Esto supone un gran paso en el camino hacia la libertad de la artista, ya que desde que empezase la tutela hace 13 años, ha sido su padre quien ha escogido a los representantes legales de su hija.

"Vamos, amigos... ¡¡¡Vamos!!! Nuevo con representación real hoy... ¡¡¡¡Me siento AGRADECIDA y BENDECIDA!!!! Gracias a mis fans, que me están apoyando... ¡¡¡¡No tienen idea de lo que significa para mi ser apoyada por tan increíbles fans!!!! ¡¡¡¡¡Dios los bendiga a todos!!!!! ¡¡¡¡Pssss, esta soy yo celebrando montando a caballo y haciendo volteretas hoy 🤸♂️🤷♀️🐎!!!! #FreeBritney". Esas fueron las palabras con las que Britney Spears tituló su último post de Instagram con el que comunicaba la gran noticia a sus seguidores.

Tras la aprobación de la jueza y después de que Spears solicitase ser asesorada, será Mathew S. Rosengart, un destacado abogado de Hollywood y ex fiscal federal que ha representado a ‘celebrities’ como Sean Penn y Ben Affleck, quien represente a la artista.

Caso Britney Spears: Jamie Lynn Spears y Christina Aguilera toman partido

- Britney Spears: la jueza rechaza la suspensión de la tutela pero sigue recibiendo apoyos

"No la estoy representando solo", dijo Rosengart en los tribunales. Spears, además, será asesorada por "un equipo de abogados de mi firma", un equipo en el que "todos tienen una experiencia sustancial en sucesiones."

Tras la intervención de Rosengart, Britney se dirigió a la jueza del caso, Brenda Perry, para anunciar que quería hacer una acusación formal a su padre por maltrato y abuso de tutela. La artista, de nuevo, hizo duras declaraciones en las que revelaba que había crecido estando "extremadamente asustada" de su padre, "preocupada de que apareciera borracho en algún sitio".

"Estoy aquí para deshacerme de mi padre y acusarle de abuso de tutela", explicó la artista, y continuó: "esta tutela ha permitido a mi padre arruinar mi vida". Y, una vez más, Britney señaló que a lo largo de los 13 años que ha durado su tutela, se le han hecho prohibiciones que la impedían llevar a cabo una vida normal, cosas como conducir o incluso tomar vitaminas: "Eso no es abuso, es crueldad".