Gtres

Bradley Cooper, Irina Shayk y su 'co-parenting plan' para criar a su hija Lea

La vida sigue tras su separación.

CARMEN RAYA | WOMAN.ES

Nadie esperaba la separación de Bradley Cooper e Irina Shayk. Aunque mucho se había especulado sobre un posible distanciamiento entre ellos durante la promoción de la película 'A Star is Born' (en la que comparte protagonismo con Lady Gaga), lo cierto es que la relación de la modelo y el intérprete parecía bastante estable. Sin embargo, hace pocas semanas la noticia de su ruptura se hacía pública, sin confirmación oficial por ninguna de las dos partes. Algo totalmente en la línea de la discreción que siempre los ha caracterizado. 

¿Qué ha podido pasar? Todo apunta a que fue la llamada 'ausencia emocional' lo que terminó por minar la relación. "Bradley estuvo ausente emocionalmente durante el rodaje de la película 'Ha nacido una estrella' y aunque luego la pareja intentó solucionarlo, las cosas no volvieron a ser lo mismo", cuenta una fuente cercana a ambos y que ha hablado para la revista 'Just Jared'.

Pero, ¿Qué significa realmente el término 'ausencia emocional'?. En el ámbito de la psicología, este sentimiento de que la otra persona nos ha abandonado se produce cuando hay una desconexión interior con nuestra pareja. Tiene lugar cuando se espera de una persona cierta afectividad pero esta no la manifiesta y la consecuencia es un vacío interior y una sensación de haber sido abandonado. 

Sin embargo, ambos han tomado la decisión de dejar a un lado los problemas que sufrieron durante su relación y dejarse llevar por un único objetico: que su hija Lea sufra lo mínimo posible con la ruptura. ¿Y cómo se consigue eso? Con un 'co-parenting plan'. La idea es trazar un plan al margen de la custodia legal para que ambos padres puedan fijar sus límites y sus necesidades en cuanto a la crianza de los hijos. 

Aunque se sigue manteniendo la vía legal, se trataría de una especie de acuerdo que se realizaría en los días posteriores a dar por finalidad la relación. Nada de esperas. Lo primero es pensar cómo se va a gestionar la situación con las más pequeños. Horarios, dónde dormirán, en qué casa vivirán, quién los recogerá del colegio... Todo esto ayudará a lidiar después con todo lo que discutiremos en la custodia.

Una opción por la que también habrían optado Kourtney Kardashian y Scott Disick tras poner fin a su relación y poder seguir haciendo vida familiar con sus tres hijos.

Relacionados