Blanca viste top de raso y falda de lentejuelas Nina Ricci. Sandalias Aquazzura. Pendientes en forma cruz Swarovski. Es una mujer sencilla, a la que le gusta jugar a lo excesivo de vez en cuando. Antes de maquillar, preparamos la piel con el sérum concentrado Genifique Advanced, Lancôme. Hidrata y aporta un toque jugoso y luminoso.  | Luis Monteiro

Blanca Suárez: "Me apetecen experiencias nuevas. No es mi meta triunfar fuera, pero si surge, haré la maleta y me iré.”

Afronta las vacaciones con el relax de la tarea bien hecha: en septiembre estrena nueva temporada de “Las chicas del cable” (Netflix) y, en diciembre, película. Nunca la habíamos visto tan a gusto en su piel...

Ester Aguado|Woman.es

Lo que es la vida... pillo a Blanca por teléfono un día antes de las rebajas, saliendo del gimnasio. No duda en ponerse unos cascos y, en plena calle Goya, en el centro de Madrid, y sin interrupciones, tenemos esta larga conversación... No hay nada mejor que tomarse las cosas con naturalidad... Y ella, que es tan slow, sabe hacerlo.

Acabas de cumplir 10 años de carrera como actriz, ¿qué dirías que ha sido lo mejor y lo peor de todo?

Pues no hay nada peor... solo algunas cosas menos favorables. He tenido la enorme suerte de empezar a trabajar en esta profesión joven, a los 17 años, y he podido ir adaptándome a este tipo de vida poco a poco, sin cambios drásticos. ¿Lo mejor? Cuando te dedicas a actuar tienes el gran privilegio de conocer a gente, vivir cosas y meterte en sitios inaccesibles. Por ejemplo, haciendo “Carlos, Rey Emperador” nos abrieron la Alhambra y el Patio de los Leones a nosotros solos. Y como eso, mil cosas más.

Con sudadera Manila Grace; falda de tweed y boina, ambos Chanel; botines glitter Steve Madden.La actriz va por libre a la hora de vestirse: se empapa de las tendencias en las RRSS. El rostro destaca con un suave contouring realizado con la paleta Bronce & Glow, Lancôme.  | Luis Monteiro

Estando tan expuesta en los medios, ¿cómo manejas que haya quien te siga más en RRSS que en tu trabajo? 

Las RRSS son, hoy en día, la carta de presentación a la gente, por suerte o por desgracia, te dediques a lo que te dediques. Siempre habrá alguien que te busque en Facebook, en Instagram o en Twitter a ver lo que cuelgas, cómo es tu vida. Que tú seas activo o que colabores con marcas no puede diluir nunca tu trabajo, sobre todo el mío... es que no he parado de actuar nunca. Mantener el equilibrio entre las dos cosas es esencial para mí. 

¿Alguien te ha podido contratar porque vendes más?

Pues, no lo sé. Me cuesta creer que la gente compre una camiseta más porque la lleve yo puesta, de verdad. Aunque supongo que las marcas harán sus estudios antes de contratarme, claro. Es un poco abrumador... 

Como actriz... ¿te sientes en tu mejor momento?

Guauuu, qué complicado. Esta no es una profesión en la que puedas llegar a sentir que ya lo sabes todo. Al contrario, cuanto más tiempo pasa, más pequeña te sientes, más inseguridades tienes y más trabajo duro te toca hacer. Es verdad que la experiencia se transforma, si no en conocimiento, sí en práctica. Y afrontas lo complicado con mucha más calma. Algo es algo.

¿Pero en qué momento estás?

Ni idea. Las chicas, con el rollo de las hormonas, que nunca nos dejan en paz, vivimos en una montaña rusa constante. Pero quitando esto, tengo mucha suerte por contar con una familia maravillosa, amigos que me cuidan y me quieren, una vida relativamente tranquila, trabajo... La base la tengo y eso me hace muy feliz. Y me aferro a ello para lidiar con las idas y venidas, las inseguridades, los momentos de bajón...

¿Cómo gestionas el vértigo de la popularidad? 

Cada vez te da más igual todo y la madurez te ayuda, porque con los años te vas sintiendo más segura. No porque creas que eres guay o perfecta, sino porque aceptas tus cosas buenas, pero sobre todo lo malo. Depende de la época: unas son más tranquilas y otras, más agobiantes. Tampoco es que tenga una vida loca... Ahora mismo, estoy plantada en mitad de la calle Goya y no me está pasando nada (risas), la gente ni se fija en mí. Obviamente, tienes que saber dónde puedes ir y a qué horas: si no quiero sentirme demasiado observada, no me voy a plantar el primer día de rebajas a Zara de Gran Vía, por ejemplo.

La protagonista de “Las chicas del cable” (Netflix), con vestido Versace y pendiente Stonechic. Cree que el concepto de feminidad está cambiando... Los labios con un nude lacado súper natural se consigueron con la barra L’Absolu Lacquer, Lancôme. | Luis Monteiro

Siempre puedes comprar por Internet...

Pues mira, no. Yo creo que no hay que dejar de hacer cosas porque a veces la gente te mire, se acerque, te pare. Hay que esforzarse por mantener una vida normal.

¿Has necesitado ayuda de un psicólogo?

Claro, pero no por los haters, sino por la vida misma, que es complicada (risas). Yo admiro a la gente que logra gestionarlo muy bien, pero hay veces que necesitamos hablar... Yo he tenido ayuditas puntuales, para conocerme más a mí misma y manejar algunas cosas. Y han sido fundamentales.

Este otoño estrenas dos trabajos muy interesantes: una película con José Luis Cuerda (“Tiempo después”) y la tercera temporada de “Las chicas del cable”... ¿qué te ilusiona más?

La película de Cuerda me provoca mucha curiosidad, ver cómo la acoge la gente. No sabría decirte mucho... retoma el mundo del absurdo con mucho humor. Prefiero esperar que sea el director quien lo explique (risas). En cuanto a la serie de Netflix, me ilusiona que haya tanta expectación. Y a ambos lados del Atlántico: estuvimos hace poco en México –le dieron el Premio Platino– y fue un subidón. Las plataformas de streaming eliminan fronteras. 

¿Te apetecería rodar fuera de España?

Sí, claro, todo lo que sean experiencias nuevas... pero no es mi meta triunfar fuera. Si surge, será increíble, haré las maletas y me iré las temporadas que haga falta. Cuanto más viajas, te das cuenta de que el mundo es muy pequeño. Pero siempre con vuelta: a mí me gusta mucho estar en mi casa de Madrid.

La actriz, con vestido con ribetes y frunce central Sportmax. Zapatos Liu·Jo.  Los pómulos resaltan con el vibrante color bronceado del blush en barra teint Idole Stick, Lancôme. | Luis Monteiro

Respecto al #meToo: ¿el siguiente paso en la lucha?

Mantenerla. Esta es una carrera de fondo que no ha empezado ahora; estamos viviendo los efectos de lo que iniciaron nuestras madres a los 15 años. Se le ha pegado un empujón brutal, veremos cuando el ruido se pase... tendremos que estar atentas.

Tú no eres tan combativa como tu compañera Leticia Dolera...

No, porque soy bastante más tranquila y más observadora. Respecto a la igualdad de salarios... en el cine influyen muchísimos factores para que algunos cobren más que otras. Es un tema complicado. Cosa distinta es la contable que hace el mismo trabajo y las mismas horas que su compañero y cobra menos.