D.R.

Bimba Bosé: " Un minuto cuenta tantísimo en una enfermedad como esta"

1 foto= 1 minuto. Así de sencillo es el reto que han lanzado Ausonia y Carrefour junto a la AECC y que Bimba Bosé se ha encargado de amadrinar.

Patricia Rivera| Woman.es

Octubre es el mes de concienzación sobre el cáncer de mama. Por ello, un año más Ausonia junto a Carrefour han querido dar forma a una campaña que además de servir de altavoz del mensaje de prevención de la AECC y de concienciar sobre la enfermedad, ayude a recaudar fondos para la investigación. Para ello han dado con una fórmual, muy sencilla. 1 foto= 1 minuto. Porque... ¿quién no sube casi a diario una foto en redes sociales? ¿Y si con esa foto pudiésemos cambiar algo?

Para dar a concer la inciativa han contado con una madrina de lujo, Bimba Bosé, quién presentó el proyecto en el centro de Carrefour de Alcobendas. Allí se reunió con un grupo de empleadas que han vivido de cerca la enfermedad y con las que compartió experiencias, consejos y apoyo. Nosotras también pudimos sentarnos y charlar con ella:

Tercer año que te sumas a la Campaña de Ausonia, y ahora junto a Carrefour.

Creo que este año el reto de Ausonia y Carrefour es muy interesante. Es genial que hallan involucrado a sus empleados. De los miles que hay, la mayoría son mujeres, y las hacen partícipes. Por qué nosotras somos las que pasamos por esto, entonces nadie mejor te va a contar, te va a decir qué siente.

La campaña consiste en…

El eslogan es 1 foto= 1 minuto.

Simplemente eso. Así de sencillo. Porque un minuto cuenta tantísimo en una enfermedad como esta: un minuto en el que tomas una decisión, un minuto en el que estás de bajón y al minuto estás de subidón, son tantos los minutos… Es una gran campaña.

 

Un minuto que se puede dedicar, por ejemplo, a dar un abrazo lleno de fuerzas, como el de una madre a una hija…¿Cómo te dan a ti fuerzas tus hijas?

Simplemente estando ahí, con eso me dan fuerzas. A pesar de que las pobres tienen que padecerme a mi, mis momentos de bajón. Por que ellas lo saben todo, desde que me lo diagnosticaron, la mayor fue a la primera persona a la que se lo dije, y lo hacen con mucha ternura, me ayudan un montón. Lo viven de primera mano, les cuento todo, no tengo secretos con ellas. Y cualquier abrazo, cualquier mirada, cualquier roce con la manita… me da fuerza.

¿Y con tu pareja?

Son el trío perfecto. Mi pareja Charlie, es incansable, es un investigador nato y me ayuda muchísimo. Pienso que soy super afortunada de tenerles a ellos, porque hay gente que no tiene a nadie. Hablando con las empleadas de Carrefour comentamos precisamente eso, lo importante que es que la gente de tu entorno sepa de primera mano, de la gente que está enferma, lo que pueden aportar.

Mas allá de tu familia y entorno más cercano ¿qué muestras de apoyo anónimas te sorprenden?

No me canso de agradecer, (y tendría que hacerlo más), el apoyo que recibo en redes sociales. Alucino con que la gente se entregue tanto,y quiera saber cómo estas. No se ni quienes son, pero solo leer los comentarios, me emociona muchísimo, no puedo evitarlo. Es algo que nunca pensé que me podría llegar tan dentro.

¿Seguir trabajando también te sirve de apoyo?

Es importante emocionalmente, pero es complicado.

En mi caso yo he intentado no parar de trabajar, porque para mi es una necesidad, intento mantener proyectos y colaboraciones, nuevos formatos, porque también uno se cansa de hacer siempre lo mismo, y me gusta cambiar, y esto es algo que procuro hacer.

 

 

Tu animas a las personas que estén pasando por un cáncer a que tomen las riendas de su enfermedad…

Creo que es el mínimo respeto que uno se debe a sí mismo.

Yo he aprendido muchas cosas en este camino, y no digo que tenía que pasar por ello para aprenderlas, porque las hubiese aprendido con el tiempo, la edad, la madurez, pero esto ha sido un master. Y me he dado cuenta de esto precisamente. Si yo no se que pasa en mi organismo, ni por qué, ni de dónde viene, ni que posibilidades tengo de hacer esto u otro… Es la sensación que tuve al principio con los médicos, que ellos decidían y hacían sin contar conmigo. Y no me sentía bien, no me sentía apoyada, me sentía ignorada, todo lo que no debes sentir cuando vas al médico. No por ellos, sino por mi sensación de  no estar encima de las cosas. Entonces he aprendido que tengo que saber por ejemplo, por qué tengo la vitamina D por los suelos, o el hierro, todos esos elementos o pequeñas variables que hacen que tu cuerpo vaya a mejor o a peor.

¿Qué tal la nueva etapa que has comenzado en el sur?

De lujo, pero ya estoy pensando en el siguiente destino. Tengo la mente inquieta en ese aspecto me encanta fantasear con el lugar donde me iré a vivir…¡Aunque no tengo ni idea! Argentina, Canadá… ¡me da igual! Me encantaría poder viajar más. De momento no puedo…

Irme de Madrid a Sotogrande ha sido un cambio grande, no tenía ni idea de a donde iba, porque había estado una vez por trabajo, pero es muy diferente estar allí todos los días. La verdad es que es mucho mejor, es maravilloso. 

Relacionados