Beyoncé y Jay Z en los NAACP Image Awards. | Instagram

Beyoncé y Jay-Z se enfrentan a una dura batalla judicial

¿Qué ha pasado? 

CARMEN RAYA | WOMAN.ES

No hay un solo día en el que el mundo de la música no aparezca una nueva denuncia por tema de derechos de autor. Esta vez han sido Beyoncé y Jay-Z los que han recibido una demanda que podría hacerles desembolsar una larga suma de dinero a la artista jamaicana L'Antoinette Stines. De acuerdo a la información que maneja el portal de noticias TMZ, la pareja habría contactado con ella para que les ayudara a buscar bailarinas para realizar un vídeo para promocionar su tour, allá en 2018.

De acuerdo con los papeles judiciales a los que TMZ ha tenido acceso, tras una reunión, la pareja de cantantes le preguntaron si podían hacerle una entrevista hablando de su visión sobre el amor. Una entrevista que le dijeron que solo sería utilizada con motivos promocionales. Sin embargo, L'Antoinette Stines se quedó sin palabras al escuchar la canción 'Black Effect', en la que el primer minuto íntegro es ella hablando.

Es por esto que la artista jamaicana ha decidido demandar a Beyoncé y Jay-Z ya que considera una "violación artística" lo que ha sucedido. Según su versión de los hechos, en ningún momento se le informó de que su voz terminaría formando parte de dicha canción y ahora quiere que la pareja la compense. Algo que, de demostrarse, tendría todo el sentido del mundo y que haría que los cantantes tuviesen que pagarle a L'Antoinette derechos de autor.

Una noticia que llega en un momento en el que Beyoncé y su marido están utilizando toda su fuerza mediática para luchar contra el racismo y apoyar todo lo posible la causa 'Black Lives Matter'. De hecho, recientemente Beyoncé lanzó este rotundo mensaje antirracista.

"Gracias por utilizar vuestra voz colectiva y dar a conocer al mundo que las vidas negras importan ('Black lives matter'). Los asesinatos de George Floyd, Ahmaud Arbery, Breonna Taylor y de tantos otros nos han dejado destrozados. Han dejado a todo el país buscando respuestas. Hemos visto que nuestros corazones colectivos, cuando se ponen en acción de una forma positiva, podrían ser las ruedas del cambio. El cambio real ha comenzado contigo, esta nueva generación de graduados que nosotros hoy celebramos", decía.

"No hay suficientes mujeres negras que tengan un sitio en la mesa de debate. Así que tuve que ir y cortar esa madera y construir mi propia mesa. Entonces tuve que invitar a los mejores a que se sentaran. Eso significó emplear a mujeres, a hombres extraños, marginados, personas que pasaban que eran ignoradas esperando a ser vistas", concluía.

Relacionados