D.R.

Begoña Vila Costas, la española que ha conquistado a la NASA

Recién galardonada por la agencia aeroeapacial, la astrofísica gallega continúa con las pruebas del que será el mayor telescopio en subir al espacio. Su objetivo es que todo esté listo para lograr uno de los mayores retos de la historia de la ciencia: el telescopio que podría descubrir vida en otros planetas. 

Paka Díaz | Woman.es

El pasado 14 de septiembre, la astrofísica gallega Begoña Vila Costas, que trabaja como ingeniera en el centro de vuelo espacial Goddard de la NASA, recibió la ‘Exceptional Public Achievement Medal’, una distinción honorífica con la que la agencia aeroespacial reconoce la aportación de sus miembros no funcionarios a sus misiones. Vila lidera las pruebas del telescopio James Webb, en el que se han invertido 8.000 millones de euros y que se convertirá en el mayor telescopio en subir al espacio. Un proyecto científico de una gran envergadura que reconoce que a veces le impide dormir de pura responsabilidad.

El Webb podría se clave para encontrar vida en otros planetas y, como nos explica ella misma “verá las primeras luces que se encendieron en el universo: la de las primeras estrellas y galaxias que se formaron tras el Big Bang hace 13.500 millones de años”. Desde su oficina en la NASA, Begoña Vila Costas responde a esta entrevista para woman.es y nos confiesa que el premio de la NASA es un sueño cumplido, como lo es trabajar en la mítica agencia aeroespacial.

¿Por qué decidiste estudiar Astrofísica?
No fue algo que decidiera muy pequeña sino a medida que fui creciendo y escogiendo especialidades. Siempre he sido una buena estudiante y me gustaban las ciencias, pero también las letras. Me incliné más hacia una carrera relacionada con la física y las matemáticas y, en particular, hacia el espacio. Por eso elegí la astrofísica.

¿Cuántas mujeres había en tu clase estudiando? 
No muchas. En la Universidad de Santiago creo que éramos como unas 5 de unos 100. Y a lo largo de toda mi carrera siempre ha sido una minoría. Te acostumbras a desenvolverte en un ambiente de trabajo donde la mayoría son hombres y sólo lo notas de vez en cuando.

¿Por qué crees que en la carreras de ciencias suele haber tanta diferencia entre chicas y chicos que las estudian?
Quizá no reciben ánimo de los profesores o el ambiente en el que se mueven para inclinarse hacia esas carreras. Desde luego no hay ninguna razón por la que no puedan tener éxito en ellas y pienso que las mujeres ofrecemos una forma de pensar y analizar las cosas que es diferente y que beneficia a cualquier profesión o empresa. He participado en algunas actividades para animar a las chicas a continuar en las ciencias y creo que poco a poco las cosas están cambiando. 

¿En qué te especializaste y cómo llegaste a trabajar en la NASA?
Hice la carrera de físicas en Santiago de Compostela y me especialicé en Astrofísica en La Laguna, en el Instituto de Astrofîsica de Canarias. Luego fui a hacer la tesis a Jodrell Bank, en la Universidad de Manchester en el Reino Unido, que es un centro de radioastronomía e hice mi tesis en galaxias espirales –investigando si tenían materia oscura (ahora sabemos seguro que sí) y si tenían agujeros negros en sus centros (ahora sabemos que la mayoría, si no todas, probablemente los tienen como la nuestra). Hice el postdoctorado en la Universidad de Cardiff. Después fui a Canada con mi familia por motivos de trabajo de mi marido. Uno de los proyectos en los que trabajé desde 2006 fue el James Webb. Empecé como analista y ascendí a ingeniera de sistemas, a encargada del grupo de sistemas y finalmente a encargada técnica del Fine Guidance Sensor, el instrumento de guía del Webb.

Cuando entregamos el instrumento en 2012 a la NASA, hicimos la primera prueba fría para ellos –ya habíamos hecho dos con anterioridad en Canadá-, y decidieron contratarme directamente como ingeniera de sistemas de este instrumento. Desde 2013 soy FGS lead systems engineer, la persona de referencia a la hora de decidir las pruebas del sensor, sus operaciones en órbita, limitaciones, componentes del software, etc. Además he asumido la función de coordinadora de todos los instrumentos científicos juntos para realizar las pruebas frías y hacia delante ahora que los instrumentos están integrados con el telescopio.

Telescopio James Webb.  | D.R.

¿Recuerdas qué sentiste cuando te ofrecieron trabajar en la NASA?
Sí, me sentí muy feliz. Había trabajado con ellos 6 años como representante del FGS en Canada y sabía que les gustaba cómo trabajaba, pero no llegué a pensar que me pedirían unirme a su equipo en la NASA directamente. Yo estaba en lo más alto que podía para el instrumento en Canadá, pero el ser parte de NASA me abría muchas más oportunidades para seguir creciendo. Profesionalmente, fue un sueño cumplido. Personalmente, supuso un sacrificio ya que mis hijos están en la Universidad en Canadá y no los puedo ver tan a menudo.

¿Podrías explicarme por favor, como para niños, qué es exactamente el Fine Guidance Sensor (FGS) y cómo contribuye al telescopio James Webb Space?
FGS – Fine Guidance Sensor es un instrumento con dos partes separadas por una estructura. La parte de arriba es el ‘Guider’ (instrumento de guía) y es crítica para la misión porque se encarga de guiar con mucha precisión. Encontramos una estrella en el cielo y damos su posición 16 veces cada segundo dentro de la venteaba parte de un pixel, para poder mantener al observatorio super estable y que los instrumentos de ciencia puedan hacer sus observaciones. Es como cuando quieres hacer una foto con una cámara, tienes que mantenerla muy estable o las fotos te saldrán movidas. Pues nosotros hacemos eso como parte del control del observatorio pero a un nivel mucho más elevado.

En la parte de abajo está uno de los instrumentos de ciencia –NIRISS (Near Infrared Imager and Slitless Spectrogragh)– con el que podemos tomar imágenes de partes del cielo con mucha sensibilidad, tomar espectros, y buscar planetas cerca de otras estrellas y ver su composición. ¿Tienen el tamaño de la Tierra? ¿Tienen metano o agua? ¿Podrían albergar vida? También queremos observar las primeras galaxias y estrellas que se formaron después del Big Bang.

¿Cuál puede ser la contribución del telescopio James Webb a la ciencia actual?
El telescopio James Webb verá las primeras luces que se encendieron en el universo: la de las primeras estrellas y galaxias que se formaron tras el Big Bang hace 13.500 millones de años. Con la ayuda de su ‘poder’ infrarrojo, también analizará cómo evolucionaron esas galaxias hasta convertirse en las espirales y elípticas actuales, cómo se forman las estrellas y los planetas, la composición atmosférica de exoplanetas lejanos – quizá alguno con metano y agua como la Tierra e incluso nuevos descubrimientos sobre los planetas de nuestro sistema solar. Además, pueden surgir hallazgos inesperados que nos sorprendan a todos.

¿Te quita el sueño este proyecto?
En mi día a día estoy muy ocupada con todas las actividades que estamos haciendo y siempre tengo un montón de trabajo que avanzar. Compaginar y dar prioridad a todo este trabajo llena muchos de mis pensamientos. A largo plazo sabemos que, a diferencia del Hubble, el Webb no podrá repararse una vez lanzado al espacio, con lo cual tenemos una gran responsabilidad para hacer todas las pruebas posibles comprobando que todo va a ir bien, y analizando los resultados que obtenemos.  

Te han concedido la NASA la Exceptional Public Achievement Medals. ¿Cómo te enteraste y qué sentiste?
Me enteré por un correo electrónico de felicitación que envió el jefe del proyecto James Webb a todo el equipo. Después recibí la notificación oficial del comité. Como puedes imaginar me sentí muy contenta y orgullosa. Es un honor el haber sido nominada para la medalla y mucho más haberla recibido. Me alegra mucho que reconozcan mi trabajo y me anima a continuar haciéndolo lo mejor que pueda.

¿Qué significa este premio para ti y qué puede significar para tu carrera profesional?
Que tus compañeros de trabajo te nominen para algo así te hace sentir muy bien en tu entorno laboral y que un consejo independiente de toda la NASA esté de acuerdo con la nominación y te de el premio te hace sentir muy orgullosa. Yo seguiré trabajando como hasta ahora, pero profesionalmente el poder incluir esta prueba tangible de que mi trabajo y mis capacidades son apreciadas creo que me ayudará a poder seguir trabajando en proyectos que me interesen. 

D.R.

Tras recibirlo, vas a seguir trabajando en Estados Unidos hasta que acabe tu contrato en 2019 ¿Tienes ganas de volver a España? 
Volver a España a trabajar lo veo complicado con las condiciones y el nivel de trabajo que tengo en estos momentos, o que pienso que tendré en la NASA en el futuro, aunque la ESA también está trabajando en proyectos interesantes. Tendría que ser una oferta que fuera equivalente a nivel profesional a lo que tengo ahora y, claro, otras condiciones que tengo en mi contrato.

Los científicos e investigadores españoles parecen del programa ‘Españoles por el mundo’. Parece que todo el mundo se tiene que marchar fuera. ¿Es frustrante? 
Creo que ir afuera por un tiempo para expandir tu carrera y ver cómo se trabaja en otros centros es bueno y enriquece a todos. Pero si tienes que irte porque no consigues hacer los proyectos que deseas en España o para crecer profesionalmente, como parece que ocurre a menudo, no es tan positivo y es una pérdida de talento español. También creo que debería haber más opciones para que puedas volver y usar en España esos conocimientos en condiciones similares a las que encuentras en algunos centros en el extranjero. 

¿En qué crees que se traducirá la falta de apoyo e inversión en investigación en nuestro país? 
Si eso es predominante, habrá más y más profesionales buenos que se irán a trabajar afuera, con lo cual los méritos y los avances también se irán fuera. Esas personas crearán relaciones en el extranjero y las futuras generaciones también estarán fuera, lo cual a largo plazo no beneficia a España.

¿Qué le dirías a los políticos españoles para animarles a invertir en I+D?
Hace falta una visión de futuro para muchas de las actividades de I+D, que no se completan en los 4 años que a veces es el plazo que se contempla en el mundo político. Hay que tener un equilibrio entre inversiones a corto plazo para cosas en las que vemos resultados en poco tiempo, e inversiones a largo plazo mirando hacia el futuro para cosas pueden ser necesarias o que nos gustaría tener en 10 o 15 años.

¿Qué es lo que más echas de menos de España? ¿Vienes a menudo?
Echo de menos a mi familia en España por supuesto (padres, hermanos…) y el tiempo pasado con ellos. Hablar en español y esas tertulias españolas con el café. De Galicia, el marisco y la comida, el mar… Siempre pasaré mis vacaciones en España. Voy una vez al año con mi familia junto a mi marido e hijos, aunque algún año he fallado cuando estábamos haciendo pruebas en Webb.

¿Cómo es un día de tu vida en la NASA?
Normalmente voy a mi oficina en Goddard y trabajo en la preparación de las próximas pruebas, lo necesario para las operaciones en órbita, reviso documentos, organizo o atiendo reuniones, hablo con miembros del equipo, etc. Cuando estamos haciendo pruebas –pronto empezaremos una para comprobar que el telescopio sobrevive las vibraciones que verá en el lanzamiento en el cohete–, trabajo en el centro de control uno de los directores de pruebas (las pruebas duran 24 horas, 7 días a la semana, o sea que hacemos turnos para cubrirlas). Al menos una vez al mes voy al Instituto en Baltimore dónde estará centro de control para las operaciones en órbita para reuniones allí. Y también viajo una vez al mes a Los Angeles dónde está el simulador para el control de guía con los espejos. Allí es también donde haremos las pruebas ambientales cuando añadamos la pantalla solar del telescopio y estaré de apoyo.

También viajo a Houston donde haremos las pruebas frías el año que viene, justo ahora acabo de hacer una de prueba y he estado unos días como allí una de las directoras de la prueba en uno de los turnos. ¡Siempre estoy muy ocupada y parece que no me llegan las horas del día! Pero encuentro el ambiente muy estimulante. Hay mucha gente muy buena trabajando como yo en el James Webb o en otros proyectos muy interesantes.

¿Crees que las mujeres, en las ciencias y en general en el mercado laboral, deberían dar un paso al frente y dejarse ver más? 
Creo que tenemos que continuar hacia delante haciendo lo que nos gusta y para lo que valemos sin dejarnos intimidar cuando encontramos situaciones que nos hacen sentir mal o son injustas. Y buscar el apoyo de aquellos que nos pueden ayudar a rectificar cuando algo no es correcto. A largo plazo se ha demostrado que empresas y grupos que tienen hombres y mujeres van mejor porque aportamos distintas formas de mirar los problemas y proponer soluciones. También creo que el día a día es más agradable cuando los grupos son mixtos.

¿Cuál es tu sueño para el futuro?
Bueno, continuar trabajando en lo que me gusta y creciendo profesionalmente y ascendiendo en mi profesión. A nivel personal, que mis hijos continúen creciendo bien y que encuentren trabajos que les gusten. Quiero también mantener mi flexibilidad y aumentar las oportunidades de viajar a ver a mi familia (en Canadá, en España o dónde se encuentren).

// Outbrain