GTRES

Barack Obama confiesa que el novio de su hija mayor, Malia, se mudó con ellos durante la cuarentena

En una charla publicada en el podcast de Bill Simmons. 

Woman.es

En una entrevista para el podcast de Bill Simmons, Barack Obama ha confesado cómo pasó la cuarentena junto a su familia.

En la charla distendida, el expresidente de los Estados Unidos ha contado que durante una parte del período de encierro se mudó con ellos el novio de Malia, su hija mayor. "Aunque no quería que me cayera bien, lo hizo porque es un buen chico", ha apuntado en un tono muy relajado Obama sobre Rory Farquharson, el joven británico estudiante de Harvard que mantiene una relación con su primogénita

Ha llamado mucho la atención a nivel mundial la anécdota contada por el político, que ha vuelto a recurrir una vez más a su retórica y su capacidad comunicativa, dos de sus grandes virtudes. Con naturalidad, Barack Obama ha explicado que Farquharson se quedó junto a su mujer, Michelle, y también con su hija pequeña, Sasha, de 19 años -Malia tiene 22-, porque tenía un trabajo fijo y por culpa de un problema con el visado, Rory "estaba un poco bloqueado".

Obama ha reconocido que la cuarentena fue una etapa corta pero bonita para su él y su mujer porque pudieron pasar tiempo de calidad con sus hijas, que regresaron de sus respectivas universidades -Harvard y Michigan- para seguir con sus estudios a distancia durante el encierro por la COVID-19. "Es una bendición porque todas las cosas de los adolescentes se han ido ahora y simplemente han vuelto, y te quieren de nuevo y quieren pasar tiempo contigo".

Rory Farquharson y Malia Obama. | Gtres

No ha tenido problema Barack Obama en asumir que les pasó como a otras muchas familias, que la situación se les hizo un poco larga a los jóvenes. "Pasamos por ese primer mes en el que jugábamos todas las noches y hacíamos pequeños proyectos de manualidades y luego, poco a poco, empezaron a aburrirse un poco con nosotros", ha indicado en la entrevista mencionada. 

De todas formas, el único problema real que tuvieron los Obama durante el tiempo que Rory Farquharson estuvo en su casa como invitado fue el del gasto, que se disparó por un motivo que seguro sacará una sonrisa a los lectores que solo tengan hijas en casa y hayan pasado por ese momento en el que el novio de una de ellas es invitado a comer a casa por primera vez: "Mi factura de comestibles subió un treinta por ciento", ha dicho el político norteamericano para explicar gráficamente cómo come el novio de su hija mayor. 

En cualquier caso, es una historia familiar más de las que han tenido lugar por el confinamiento este año alrededor de todo el mundo. La verdad es que no deja de ser curioso que una situación tan extrema como la que hemos vivido nos haya hecho más iguales a todos, famosos y anónimos, porque hemos tenido que realidades mucho más parecidas que nunca a las que tienen lugar en circunstancias normales.