CORDON

Una explosión deja 22 muertos y 50 heridos tras el concierto de Ariana Grande

El concierto tenía lugar en el Manchester Arena al que acudieron alrededor de 20.000 personas, la mayoría niños y adolescentes.

Woman.es

Al término del concierto de Ariana Grande en el Manchester Arena, donde la mayoría de los asistentes era adolescentes y niños, se ha producido una explosión que se ha cobrado la vida de, al menos, 22 personas y ha dejado 50 heridos. 

Se baraja la hipótesis de un ataque suicida y las autoridades y fuerzas de seguridad lo han calificado ya de atentado, aunque todavía se desconocen los detalles del suceso.

Las primeras investigaciones apuntan a que la explosión se produjo en la zona de entrada del Manchester Arena coincidiendo con el final del concierto de Ariana Grande. Según el comunicado emitido por el Manchester Arena, la explosión se produjo en la salida del recinto, en una zona que conecta con la estación de trenes. 

La estación deVictoria, muy cercana al recinto fue inmediatamente evacuada y cerrada, por lo que muchos ciudadanos de la zona han abierto las puertas de su casa a todos aquellos que no podían regresar a las suyas mediante las redes sociales y el hashtag  #RoomForManchester.

La artista, que según algunos de los testimonios acababa de bajarse del escenario cuando se produjo al explosión, se encuentra muy conmocionada ante los hechos, y ha dejado un mensaje en Twitter:

 

"Rota. Desde lo más hondo de mi corazón, lo siento mucho. No tengo palabras".

CORDON

La Primera Ministra Británica también ha reaccionado ante el suceso, que se produce en plena carrera electoral ante las elecciones del próximo 8 de junio:"Todos nuestros pensamientos están con las víctimas y las familias de los afectados". 

Otros artistas y compañeros de profesión de Ariana Grande también han comenzado a dejar mensajes de apoyo a las víctimas:

 

 

Heavy Hearted for all who were affected by tonight's senseless attack! Sending prayers up!

Una publicación compartida de Kelly Rowland (@kellyrowland) el

El supuesto atentado se ha producido pocas semanas después del atropello múltiple que tuvo lugar el 22 de marzo en el puente de Westminster.