Jorge Monedero

Antonio Banderas, Mr. Perfect

El malagueño, metido de lleno en el mundo de la moda -ha debutado como diseñador y encarnará a Gianni Versace-, vuelve con un perfume femenino. Tan seductor y natural como él.

Ester Aguado | Woman.es

Antonio no necesita apellidos. Y mira que genios como Gaudí, López o Machado podrían ponerlo en duda. Pero, en este mundo tan mediático y global, hasta en el último rincón le conocen… Y bien, porque Banderas es un tipo seguro, transparente, claro, amable, sin imposturas. Se le ve. Y se lo curra. Desde su nueva casa, en Surrey, a las afueras de Londres –donde comienza a diseñar su carrera como creador de moda–, nos confiesa que permanecer con los pies en la tierra es, en parte, cuestión de genes, pero que exige ejercitarse a diario.

La humildad se vende cara. Ante un dry martini, Banderas nos cuenta anécdotas de la Semana Santa malagueña, cómo le marcó conocer a Bill Clinton en la Casa Blanca o sus cenas con Tamara Rojo y Jose María Cano en la capital inglesa. Ha reunido a un grupo de españolas en torno a Nicole Kimpel y a su nuevo perfume femenino, Queen of Seduction. Muy acertado. A su lado, todas nos sentimos las reinas del baile.

¿Cómo se seduce a Antonio Banderas? Te declaras hombre de una sola mujer, así que es complicado, ¿no?

Una sola mujer... cada 15 días (risas). Me seduce la gente natural. No me gustan las poses y, a estas alturas de mi vida, creo que las leo bien. Me gusta la gente sin miedos ni complejos para enseñar su cara oculta, sus mierdas. Me gusta la gente que viaja por la vida aceptando que todos cometemos errores.

¿Te adula que intenten seducirte, te aburre, te incomoda? 

Pues mira, depende del momento. A veces es una inoportuna carga y otras, te hace gracia. Hay gente que no busca nada, salvo mandar un mensaje de que les gustas. Si tienen sentido del humor, ironía –que no cinismo–, adelante. La vida hay que tomársela así porque al final, lo único claro es que nos vamos a morir y todo lo demás es relativo.

¿Con los años, seduces más o menos?

Bastante menos (risas). 

¿Qué debe tener tu chica perfecta?

Que sea juguetona, me gusta mucho jugar, sí. Cuando seduces a una mujer, si la haces reír, tienes la mitad del camino ganado... ¡y no te rías! (risas). 

Vas a cumplir veinte años de relación con la casa Puig, que lanzó tu primer perfume en 1998, Diavolo. Nunca tuviste una relación tan larga...

Bueno, con Melanie Griffith duré más o menos eso... Y quiere decir mucho. Con los Puig he mantenido una relación casi familiar y hemos sabido hacer algo extraño en nuestros días, que es cocinar a fuego lento... ¿El secreto? Trabajar duro y encontrar el lugar que nos correspondía. No fue fácil. 

¿Por qué? 

Porque yo quería entender el negocio de una forma ética: hemos obtenido desde el principio, y de forma contractual, relación con unas 25 organizaciones humanitarias (Unicef, Make a Wish, Hospital Garrahan, mi Fundación Lágrimas y Favores…) Cuando acudimos a algún país tratamos de hacerlo dándole una vuelta: aportar algo a esas comunidades a las que les pedimos que compren nuestros productos. 

Jorge Monedero

El marketing para llegar al público también es diferente...

Presentamos los productos a través del arte. Por ejemplo, a mí me apasiona la fotografía y la practico: para anunciar los perfumes, invitamos a la gente a una exposición con mis obras, vendimos algunas de ellas y el dinero lo destinamos a una causa humanitaria. También hemos convocado concursos de cortos con jóvenes de toda Latinoamérica y España... Creamos expectación a la hora de vender nuestros productos y yo me implico a tope. 

No te limitas solo a ser imagen de...

Ni cobro por los anuncios, porque promociono lo que considero ya que es mi propio producto. Tengo una alianza con Puig: invierto mi dinero y si ganamos, ganamos todos. Y si perdemos... todos jodidos.

¿Por qué empezaste a explotar tu imagen con el mundo del perfume? 

Mi afición por las fragancias viene de muy lejos, se remonta a los años en los que todavía llevaba pantalones cortos y brechas en las rodillas. El perfume ha sido siempre una mirada nostálgica a mi infancia, a mi colegio, al sabor de mi primer beso, a mi tierra malagueña... a mis raíces y a lo que hoy soy.

Queen of Seduction es tu perfume número 14: tienes cinco de mujer y nueve masculinos. ¿Demasiados?

Algunos se siguen vendiendo muy bien, como el primero, Diavolo o Mediterráneo, y otros no engancharon. Con la crisis, en 2008, crecimos de forma brutal, porque ofrecemos una excelente calidad a precios muy razonables. Y la gente es fiel cuando le gusta algo. En Rusia acabamos de dar el pelotazo.

Eres un hombre renacentista: actúas, diriges, escribes música y poesía... y ahora diseñas moda, ¿por qué? 

Si hay algún culpable externo es Puig, una marca que trabaja con grandes diseñadores como Paco Rabanne, Jean-Paul Gaultier, Nina Ricci y Carolina Herrera, gran amiga. Ellos me empujaron... Y me recomendaron estudiar en St. Martin’s School. 

No te fue fácil entrar en la genial escuela de diseño... 

Me costó mucho que me concedieran una entrevista. No entendían que con 50 años y siendo una celebridad fuera a tomármelo en serio. Pero me comprometí honestamente a acabar los estudios, aunque tardara cuatro o cinco años... Yo tengo que seguir trabajando, así que me programan unas cuatro semanas muy intensivas, a las que acudo solo con mi novia Nicole. Está siendo duro y hermoso al mismo tiempo.

Jorge Monedero

Al año de empezar tus estudios de moda, llega tu primera colección al público con la marca danesa Selected Homme...

Mira, voy vestido con diseños míos... Yo adoro los polos pero odio los cuellos, así que se los he quitado. Tenemos que entrar con humildad, porque hay gente muy buena, como Inditex. Son competidores, pero ellos se propusieron democratizar la moda, y lo han conseguido. Nosotros también jugamos ahí, lanzando prendas con valor diferencial. Lo mismo, pero con detalles que lo hacen distinto. No he hecho locuras, es comprable, un trabajo serio.

¿Por qué no sacar tu propia marca?

Como punto de partida, así era más fácil. Honestamente, yo diseño la colección con otros dos jóvenes, mientras voy aprendiendo. Además, es una empresa sostenible y eso encaja en mis valores. Vamos a hacer slow cooking, como con el perfume, sin prisas.

La prenda más cotizada de tu colección...

La Gold Leather Jacket, inspirada en las chupas de Versace de los años 80.

¿Te gustaría colaborar con algún creador? 

Por supuesto, de hecho tengo grandes amigos en el mundo de la moda, como Eva Cavalli. Y ya me lo propuso el año pasado, en su cumpleaños. Sería un lujo poder aprender junto a ella.

Cada maestrillo, tiene su librillo... 

¡Claro! A nosotros nos están enseñando a trabajar con bocetos y a completarlos con collages de telas y materiales, con el objetivo de crear una biblia para poder comunicar a tu equipo lo que tienes en mente. De ahí, al patrón y luego, a la producción. Pero la verdad es que las ideas llegan a mí en flashes. 

Además, Londres es un lujo para la inspiración... 

Pues sí, porque aquí la gente tiene una infinita capacidad de riesgo, de diversión, que no se percibe en otros lugares, ni siquiera en Italia. Incluso los hombres, que somos muchísimo más cobardes: nos movemos en tribus y hasta que no hay varios, tú no te sientes cómodo. Las mujeres sois mucho más individuales, tenéis más coraje a la hora de arriesgar. 

Jorge Monedero

¿Cuál es tu porcentaje de aciertos y de fracasos en la vida? 

No lo sé... No existe el fracaso total, todo depende de si te levantas y lo conviertes en un éxito cinco años después porque la caída te hizo dar un giro al volante. Además, en el mundo del arte todo es relativo. Después de casi 100 películas (las siete con Almodóvar, los dos Zorros, las siete con Robert Rodríguez, “Evita”, Broadway...), estoy satisfecho porque he podido vivir de esto durante años y mantenerme en una posición cálida. Si yo pude, cualquiera puede.

¿Qué echas de menos de Málaga?

Las cosas que ya no puedo comprar: a mi madre, cogerla de la mano a los 5 años para ir a ver las procesiones, esa mezcla de incienso y aguardiente en el aire, el color de los nazarenos... echo de menos la luz y el olor del mar. Me he comprado un ático en el centro y allí acabaré cuando me jubile.    

¿Por qué no has vivido de rentas? 

Porque eso era morirse. No quiero tener la sensación de que estoy bajando de la montaña hasta la caja de pino. Hay que seguir subiendo, porque lo otro me da mucho miedo. Sinceramente te lo digo. Como buen andaluz, tengo muy clara la presencia de la muerte... por eso somos tan alegres, porque exprimimos la vida. La muerte de mi padre fue una lección de vida, de aprovechar cada segundo.

De tus proyectos, ¿el de interpretar a Picasso junto a Gwyneth Paltrow (“33 días”) es el que más te ilusiona?

Probablemente, aunque aún estamos buscando financiación y hay que arreglar el guión. Es una gran responsabilidad que me ilusiona asumir junto a Carlos Saura: dar vida a uno de los grandes artistas de la historia; y nació a dos puertas de la mía, en Málaga.

¿Y mientras se pone en marcha, que harás?

Una película con Nicolas Cage, con el que me apetece mucho trabajar y “Salty”, una comedia para adultos –he hecho muy poca–, que rodaré en Chile. Aquí interpreto a una estrella del rock en la onda de Ozzy Osbourne o Steve Taylor. Un tío listo pero perdido, que reniega de sus raíces hispanas. Solo al aceptarlas volverá a tener éxito. Y también interpretaré al diseñador Gianni Versace... Le conocí en Miami, cenamos tres veces juntos y me cayó muy bien. Era una persona brillante, con un punto de locura. El guion es un canto a la familia y narra la difícil relación con su padre y su amor por su hermano.

D.R.

REINA DE LA SEDUCCIÓN

Antonio Banderas presenta su quinto perfume femenino, una fragancia divertida, sensual, fresca y cautivadora, presentada en un elegante frasco en forma de joya. «Me encanta su olor floral y afrutado, ideal para una mujer sofisticada, femenina y con carácter. Es un producto excelente.» Queen of Seduction (15,90 €/50 ml). 

MUY PERSONAL

Reinventarse: Hace dos años, tras separarse de Melanie Griffith, conoció a Nicole Kimpel y decidió dar un giro a su vida: junto a esta financiera holandesa ha creado Antonio Banderas Design. «He estado casado dos veces con actrices y pueden ser muy neuróticas. Nicole es inteligente, tímida, me da mucha paz, que es lo que necesito ahora. Solo existe el presente.»

- Fan: Banderas asegura que la persona que más le ha impresionado en su vida es Bill Clinton, que le invitó a la Casa Blanca.

- Secreto: Tiene rodado un documental sobre la Guerra Civil en Málaga, contada por su padre.
- Pasión: Vivía en Chelsea y se ha mudado a 50 kilómetros de Londres –ha comprado una casa en Surrey–. Allí encuentra espacio para desarrollar su pasión: escribir poesía y nuevos guiones. 

- Momento: Cuando cantó con Ray Charles, Sting y Elton John en el Carnegie Hall de Nueva York