GTRES

Alexandra Jiménez: "El cambio tiene que surgir desde las mujeres"

Alexandra Jiménez pone voz al personaje de animación Scarlet Overkill, la villana de la saga 'Los Minions'. Hablamos con ella sobre moda, cine y nos cuenta su opinión sobre la situación de la mujer en la gran pantalla. 

Garbiñe Continente | Woman.es

Los minions han supuesto una revolución, no solo en España, sino en todo el mundo. ¿Has seguido la saga con las diferentes películas?

Sí, he visto las dos películas anteriores y ahora la superpelícula en la que ellos son los absolutos protagonistas.

Y, ¿qué supone para ti participar en esta última?

Es un honor, en primer lugar, poder formar parte de una película de esta magnitud; y, sobre todo, poder poner voz a un personaje tan divertido como el de la supervillana Scarlet Overkill, con esa bipolaridad que tiene y esa forma tan divertida en la que todo le sale mal. La verdad es que es una suerte inmensa.

¿No es mucho más difícil interpretar a un personaje ya creado, a través de un proceso en el que tú no intervienes?

Sí, es una manera completamente diferente de trabajar. Tú tienes que reproducir una serie de intenciones que ya están marcadas por otra actriz, y tú tienes que reproducir esas intenciones, acercarte lo máximo posible a ella, pero teniendo en cuenta que tu voz, tu cadencia y todo tu colorido es diferente. Entonces, inevitablemente, va a salir de otra manera, pero la intención tiene que ser exactamente la misma.

En este 2015 es ya la tercera película en la que participas. Formaste parte de ‘Anacleto’, ‘Los miércoles no existen’ y, ahora, ‘Los Minions’. ¿Cuál es el secreto para llegar a este punto?

Creo que eso no depende de uno, depende de factores que se nos escapan. De manera que cuando no tienes trabajo tampoco depende de ti. Son circunstancias que, por lo que sea, están en tu vida y tienes que vivirlas, para bien o para mal. Lo que sí depende de ti es tu capacidad de trabajo, las ganas que le pongas y el entusiasmo y la pasión hacia tu propio trabajo. Si cada vez que trabajas intentas disfrutarlo y seguir avanzando, en lugar de acomodarte… eso sí está en tu mano.

D.R.

Supongo que, cuando tú interpretas a un personaje, tienes que meterte dentro de la historia completamente. ¿Cómo ha sido cambiar de un personaje a otro en tan poco tiempo?

No lo sé… Poniéndole muchas ganas y concentrándote mucho cada vez. Cuando acabas un trabajo debes dejarlo ahí, lo que hagan con él no depende de ti y muchas veces ni siquiera sabes qué película has hecho. Así que debes concentrarte con toda tu energía en el nuevo proyecto e intentar ver personajes de otras películas que te puedan inspirar, cogiendo referentes y focalizándolo todo en el siguiente trabajo.

¿Es muy difícil que un personaje en el que has invertido mucho tiempo no te absorba?

Sí, hay veces que un personaje te absorbe o que,  de alguna manera, te cuesta despedirlo. Cuando has tenido experiencias muy intensas a través de ellos, sí que sucede. Lo que pasa es que creo que tardas más cuando después tienes más tiempo para ti. Ahí es donde te cuesta más desprenderte.

¿Cómo es ser mujer en el mundo del cine y la televisión?

Depende de la mujer que decidas ser dentro del mundo del cine o la televisión, como ocurre en cualquier trabajo. Yo creo que hay más peligro en cuanto a que la inercia social te lleve a ser un determinado tipo de mujer que parece ser que todos esperan. Y luego tú ahí decides si quieres jugar ese juego o lo juegas muy de lejos.

¿Qué conservas de tu vida anterior a ser actriz, y qué ha cambiado radicalmente?

Conservo a mis amigos de la infancia, que siguen siendo las mismas personas; todos los años en la escuela de danza que aprendía una disciplina increíble y todos sus recuerdos… Y lo que hay ahora es todo diferente pero lo sigo llevando de una manera muy normal.

¿Cómo se afronta la fama a día de hoy con todo el ‘boom’ de redes sociales?

Yo no tengo redes sociales porque no me gusta que la gente sepa lo que estoy haciendo en cada momento. Me parece la peor idea del mundo.

Y, ¿crees que eso te perjudica en relación a otras actrices que se han convertido en personajes mediáticos, con millones de seguidores en Twitter o Instagram?

Yo no puedo cambiar eso y que el hecho de formar parte de ello, no me va a hacer ni mejor ni peor actriz, porque son dos cosas totalmente diferentes. No hay que jugar a nada que a uno no le hace sentir bien.

¿Consideras que en el mundo del cine es mucho más difícil prosperar para una mujer que para un hombre?

Sí, yo creo que en el mundo en general, porque siempre se nos ha juzgado de una manera mucho más injusta. No tenemos las mismas oportunidades y esto es algo evidente desde que el mundo es mundo. Pero es un juego que tú también tienes que saber parar como mujer. Si nosotras mismas no dejamos de  alimentar que lo importante de ser mujer es estar siempre perfecta e ir a la moda, y al final todos los elementos importantes son algo insustancial, estamos desprotegiendo lo verdaderamente importante. Entonces, creo que el cambio tiene que surgir desde las propias mujeres.

¿Qué importancia tiene la moda en el día a día de una actriz?

Cuando yo tengo que trabajar, lógicamente tengo que ir adecuada, y me gusta buscar un vestido bonito y ponerme guapa porque la ocasión lo merece. Luego, en mi día a día, no tengo tiempo ni energía para ir siempre hecha un pincel. Pero, evidentemente, me gusta verme bien y ponerme un vaquero que me sienta bien, con mi camisa favorita del armario. Pero no sigo ningún tipo de tendencia, ni estoy constantemente haciéndome selfies para demostrar que lo que llevo es lo más de lo más, porque no estoy interesada en eso.

Finalmente, ¿adónde te gustaría llegar? ¿Cuál es tu sueño?

Me gustaría ser una mujer tranquila consigo misma, con la tranquilidad de haber hecho todo lo que haya estado en mi mano. Me gustaría desarrollar otras facetas como la fotografía, me gustaría dirigir… Me gustaría hacer un montón de cosas que no he desarrollado pero, sobre todo, me gustaría llegar a esa tranquilidad y satisfacción con lo que he hecho.