Charlene de Mónaco y su recién estrenado corte de pelo. | Gtres

Nos alucina el vestido largo con brillantes de Charlene de Monaco que tiene escote en uve para hacer un pecho súper bonito

Un diseño de Jenny Packham que no podía sentarle mejor. 

Woman.es

Hablamos poco de la elegancia de Charlene de Mónaco. O como mínimo, menos de lo que se merece la esposa de Alberto de Mónaco. Es una de las mujeres más estilosas del mundo y de las más atrevidas teniendo en cuenta el cargo que ocupa -hace pocas fechas lució, por ejemplo, una chaqueta perfecto en color amarillo-, muy vinculado a la tradición, y sostiene el pulso que muy pocas mujeres podrían aguantar, de otras grandes damas de la casa Grimaldi cuyo idilio con la moda es parte de la historia, Grace Kelly a la cabeza. 

Afortunadamente, Charlene cuando aparece en una alfombra roja hace el suficiente ruido como para que no podamos pasar de largo por ella, ni siquiera cuando en una gala la recién celebrada en el Casino de Montecarlo, en pos de la Salud Planetaria -así se ha llamado el evento-, en la que la sudafricana y su marido han hecho de anfitriones ante nombres conocidos mundialmente procedentes en su mayoría del mundo de la cultura: Johnny Deep, recién llegado del Festival de Cine de San Sebastián, Maisie Williams -Arya Stark en 'Juego de Tronos'-, Kate Beckinsale, Andy García, Helen Mirren o el cantante Sting son algunos de los más conocidos asistentes a la fiesta.

Para esta ocasión tan especial, Charlene de Mónaco ha brillado, literalmente, con un vestidazo largo de brillantes firmado por Jenny Packham del que se pueden decir muchas cosas, pero ninguna tan potente como lo que dice la pieza acariciando la piel de la princesa monegasca. 

Charlene de Mónaco y Alberto de Mónaco en la gala Montecarlo 2020. | Gtres

Cuando vestido y modelo son espectaculares, el resultado no puede obtener otra nota que no sea un diez. El diseño de la creadora británica le sienta como un guante a Charlene, cuya pronunciada altura es el lienzo perfecto para que luzcan todas las virtudes del vestido, plateado, con mangas amplias y un original y elegante escote en uve que dibuja un pecho superbonito gracias al dibujo cruzado, en forma de equis, que el tejido pinta formando líneas oblicuas al eje desde las caderas hasta los hombros, 

Una impresionante gargantilla del sello italiano Repossi y un anillo han sido los dos únicos complementos con los que ha acompañado el vestido de una de las diseñadoras favoritas de Kate Middleton, más allá del calzado, que no se ha aprecia en ninguna imagen de la fiesta al quedar oculto por los bajos de este.

No queda oculto ni mucho menos el peinado, su favorecedora media melena rubia con flequillo recto, marca de la casa de Charlene de Mónaco junto con los labios rojos que tanto le favorecen.