Melania Trump nos sorprendió con el vestido que lució para ir a la 'playa'. | Julien de Rosa / GTRES

Melania Trump y su (peculiar) vestido para ir a la playa durante la cumbre del G7 en Biarritz

La Primera Dama de los Estados Unidos lo apostó todo al clásico binomio formado por el blanco y el azul.

WOMAN.ES |I.A.

Si algo ha demostrado Melania Trump desde que llegó a la Casa Blanca, es que tiene la capacidad de no dejar indiferente a nadie en todas y cada una de sus elecciones estilísticas. Lo probó con el sombrero que lució durante su último viaje a África (y que no tardó en sembrar la polémica, claro) o con el vestido con el que, al parecer, decidió enviarle un mensaje muy claro a su marido. El últimos 'look' que ha lucido también ha dado que hablar. Y mucho.

Para la ocasión, la primera dama de los Estados Unidos se decantó por un diseño bicolor de Azzedine Alaïa. | Julien de Rosa / GTRES

Melania, que está acompañando a su esposo Donald Trump en la cumbre del G7 en Biarritz (donde, por cierto, nos ha regalado un conjunto 'lady in red' que es pura inspiración para los eventos del otoño) visitó la playa y una escuela de surf de la localidad francesa junto al resto de primeras damas con un conjunto que ha despertado tantas filias como fobias. 

Para la ocasión, la estadounidense se decantó por un vestido 'midi' con tirantes y un motivo estampado en blanco y negro, de Azzedine Alaïa, una pieza que ha sido muy criticada por ser demasiado formal para el evento en cuestión. Lo complementó con unos salones de tacón en blanco de Christian Louboutin, un modelo y una marca que en los últimos tiempos ha restado muy presente en su armario. Como colofón, Melania se decantó por una melena suelta con ligeras ondas naturales y un 'beauty look' sin demasiadas estridencias, en el que el peso recae sobre la mirada y los labios. ¡Un 10!

Melania le sumó unos 'stilettos' blancos de Christian Louboutin. | Julien de Rosa / GTRES

Sea como fuere, lo cierto es que Melania Trump no deja de estar bajo el escrutinio público. Sin ir más lejos, la mismísima Anna Wintour se tuvo que enfrentar a la pregunta sobre cuál es su opinión acerca del estilo de la primera dama de los Estados Unidos. Y, sí, la respuesta no podría ser más ella.