Manuela Sanz, Alejandro Sanz y Rachel Valdés en la premiére de 'El verano que vivimos'. | Gtres

Manuela Sanz, la hija de Alejandro Sanz, ha acompañado a su padre en la alfombra roja de San Sebastián con el mejor look del festival

En su primera aparición pública en una alfombra roja junto al artista y su novia, Rachel Valdés. 

Woman.es

La 68ª edición del Festival de cine de San Sebastián continúa en marcha y el último estreno que ha acogido su alfombra roja ha sido el de 'El verano que vivimos', la película de Carlos Sedes que tiene como protagonistas a Blanca Suárez, María Pedraza y Javier Rey. Pero la cinta tiene también como estrella de renombre a Alejandro Sanz, ya que él ha sido el encargado de poner música y voz al tema principal de la banda sonora. 

Y ese es el motivo por el cual el artista, de riguroso negro con traje, corbata y camisa de Boss, ha acudido a la premiére que ha tenido lugar en la ciudad vasca acompañado por su novia, Rachel Valdés -impresionante con un vestido de Alberta Ferretti blanco con detalles metalizados, bolso de Jimmy Choo, zapatos Louboutin y joyas de Rabat- y su hija, Manuela Sanz.

Una ocasión muy especial no solo por el acontecimiento en sí sino porque, aunque ya habían aparecido los tres juntos en un homenaje a su padre celebrado en Madrid el pasado mes de julio, era la primera vez que la joven de 18 años desfilaba por una alfombra roja como esta y eso hacía que todas las miradas estuvieran puestas en ella. 

Manuela Sanz con vestido blanco y negro de Isabel Sanchís. | Gtres

Y su debut en esta materia no podía haber sido mejor. Porque gracias al trabajo del estilista José Herrera, se ha convertido en una de las mejor vestidas de lo que llevamos de certamen con un original diseño asimétrico de Isabel Sanchís en blanco y negro sobre el que podían verse pequeñas incrustaciones recorriendo la zona del hombro y el escote.

Un vestido que ha acompañado de unas sandalias de color blanco firmadas por Giuseppe Zanotti, un clutch brillante de Jimmy Choo y unos pendientes de Rabat que quedaban a la vista gracias a la pulida coleta baja que escogió como peinado y que potenciaba el maquillaje, obra de Chanel, que resaltaba especialmente los pómulos y la mirada gracias al potente poder del eyeliner.

Manuela Sanz con su padre, Alejandro Sanz, y la novia de este, Rachel Valdés. | Gtres

Sin duda, el colofón perfecto a un fin de semana en el que no han faltado los paseos por la playa ni las buenas sobremesas, tal y como hemos podido seguir en las redes sociales de Manuela Sanz, que han dejado constancia de cómo tanto ella como su padre y Rachel Valdés han aprovechado el viaje para disfrutar al máximo de los encantos de San Sebastián.