Kate Middleton, de rojo en el Día de la Commonwealth | Gtres

Kate Middleton recicla un abrigo burdeos de Catherine Walker para su último duelo de estilo con Meghan Markle

Kate Middleton ha coincidido con Meghan Markle en el que será el último acto oficial de los duques de Sussex como miembros oficiales de la Familia Real.

A.M. | Woman.es

Este lunes 9 de marzo es un día histórico para la realeza británica, es la última vez que se reúne casi al completo toda la familia real tal y como ahora la conocemos y además es el último acto de Meghan y Harry como royals. El esperado reencuentro público entre los duques de Sussex y el resto de la Familia Real ocurrió en la abadía de Westminster en Londres. La esperada reunión se debe a que es la misa del día de la Commonwealth, en la que los dos hijos del príncipe Carlos y Diana de Gales y sus respectivas esposas se dejarán ver juntos (como los cuatro fantásticos, apodo que recibían) después de que Harry anunciara que él y su esposa se retiraban de la vida real. Se trata, por lo tanto, del último duelo de estilo oficial entre las dos duquesas antes de que el 'Megxit' ocurra.

- La camisa diseñada por Alexa Chung que esconde este look 'country' de Kate Middleton te va a encantar

- El look de Kate Middleton con un jersey de punto que tú también puedes conseguir

A diferencia de Meghan, que apostó por un look verde muy rompedor firmado por Emilia WicksteadKate Middleton ha optado por uno mucho más sobrio y discreto. La duquesa de Cambridge ha repetido -sabemos que es muy de reciclar looks- un elegante abrigo burdeos de Catherine Walker que llevó en la misa de Navidad de 2018 en Sandringham. Completó su outfit con unos salones a tono de Gianvito Rossi y un tocado decorado con aplicaciones florales en relieve.

 Kate Middleton, de rojo en el Día de la Commonwealth. | Gtres

La duquesa de Cambridge optó por su estilo habitual de maquillaje con sombra de ojos marrón ahumada, cejas definidas y labios en tono nude. Kate complementó su estilismo con un par de pendientes de plata y por supuesto que no faltó su icónico anillo de compromiso de zafiro azul.

Los primeros de la familia en llegar han sido los condes de Wessex, Eduardo y Sophie, seguidos del príncipe Harry y Meghan Markle. Tras ellos, el príncipe Guillermo y Kate, seguidos del príncipe Carlos y Camilla, todos acompañado por el sonido de las gaitas y las campanas del templo, que no han dejado de tocar con la llegada de la familia real.

Ya en el interior de la Abadía los cuatro se han saludado cordialmente y han intercambiado algunas palabras antes de que llegara la reina Isabe. Desde entonces, cada uno desde su asiento, han estado atentos a lo que pasaba. En ningún momento se notó tensión entre la familia. Sonrientes y relajados se dejaron ver durante toda la ceremonia.

 

Relacionados