Kate Middleton en la National Portrait Gala 2019. | Cordon press

Kate Middleton o cómo convertir un vestido de Alexander McQueen en otro completamente diferente

Cambiando solo un pequeño detalle. 

Woman.es

Kate Middleton ha demostrado tener un don especial a la hora de reciclar vestidos y por eso no tiene reparos en repetir las grandes joyas de su armario siempre que quiere.

Lo vimos con un diseño joya de Jenny Packham en tono nude que le dio mucho juego en diferentes galas, lo hicimos también en la boda de Meghan Markle y el Príncipe Harry cuando se enfundó en su abrigo vainilla de Sarah Burton que había lucido en el bautizo de su hija Charlotte y ahora ha vuelto a hacerlo aunque con un plus. Porque si en las anteriores ocasiones eran simplemente los complementos los que hacían que el look se transformara, esta vez ha sido directamente el diseño el que ha sufrido variaciones. 

Para algunos puede que sea un auténtico sacrilegio mientras que para otros simplemente se trate de una fórmula para darle una nueva vida a una prenda pero lo cierto es que Kate ha decidido coger uno de sus vestidos de Alexander McQueen, concretamente uno negro con un delicado estampado floral en tonos blancos, y cambiarle el escote barco que tenía por uno cuadrado al que le ha añadido también manga. Un gesto que algunos medios británicos han interpretado como una forma de evitar intencionadamente este tipo de siluetas que se asocian a Meghan Markle

Kate Middleton con el mismo vestido de Alexander McQueen en dos actos diferentes. | Gtres | Cordon Press

El resultado es un look completamente distinto no solo en la pieza en sí. Porque si en el año 2017 la Duquesa de Cambridge llevó esta creación sobre la alfombra roja de los Premios Bafta con un sofisticado recogido y unos llamativos pendientes para hacer destacar la zona de los hombros, esta vez ha optado por un estilismo mucho más sobrio al dejar su melena suelta y escoger joyas más discretas. 

Lo único que sí se ha repetido en ambas ocasiones ha sido el clutch, de color negro con cierre dorado, firmado por Prada. 

De este modo Kate Middleton acudía junto a modelos como Kate Moss o diseñadoras como Victoria Beckham a la tradicional cena de gala ofrecida por la National Portrait Gallery de Londres, museo del que es patrona desde que la Reina Isabel II le nombrara con este cargo por su gran afición a la fotografía. 

Relacionados

-->