Georgina Rodríguez con jersey gris. | Gtres

El pantalón de esmoquin azul de Georgina Rodríguez es la mejor alternativa al traje

¿Se convertirá en un nuevo básico del armario femenino?

Woman.es

Georgina Rodríguez vuelve a estar de moda en España en las últimas semanas. En Italia no lo ha dejado de estar desde que se marchó a Turín con su pareja, Cristiano Ronaldo, y sus hijos, pero en nuestro país, ante las restricciones de movilidad de este 2020 por la pandemia de la COVID-19, no le habíamos visto demasiado por aquí. 

Sin embargo, su aparición en la primera entrega del programa 'Mask Singer: adivina quién canta' fue un sorpresón mayúsculo para todos, como lo fue en su día verle de presentadora de la gala del festival de San Remo, y en las últimas horas ha vuelto a dejar su impronta en un acto celebrado en Madrid en el que nos ha dejado un consejo de estilo realmente original.

La modelo se ha desmarcado al recomendarnos un pantalón de esmoquín como alternativa a vaqueros y pantalones de pinzas rectos. 

Georgina Rodríguez con pantalones azules de Zara. | Gtres

Es de sobra conocida el gusto de la aragonesa por la ropa muy ajustada y sexi, muy al estilo italiano precisamente, y seguramente por eso ha decidido probar suerte con un pantalón de esmoquin ajustado en vez de la enorme variedad de pantalones de traje que pueblan los vestidores femeninos hoy en día, tanto para llevarlos con americana como sin ella. 

La modelo no solo ha querido ser original con el corte del pantalón en cuestión, sino también con el color, un azul eléctrico que se aleja de los tonos clásicos de los esmoquin y al mismo tiempo de la paleta de colores otoñal. Para acompañarlo, Georgina ha optado por unos llamativos zapatos de tacón blancos, otro seño de identidad de su estilo, y un sencillo e informal top gris de manga larga que ha llevado por dentro del pantalón para acentuar más si cabe sus curvas a la altura de la cintura. 

Un bolso blanco cruzado a juego con los zapatos y el pelo recogido son los otros dos detalles destacados de un outfit en el que el auténtico protagonista es el pantalón de esmoquin. ¿Será el nuevo básico del armario femenino?