Beyoncé y Jay Z en los NAACP Image Awards. | Instagram

Beyoncé vuelve a vestirse de novia por obra y gracia de Balmain

En los premios NAACP.

Woman.es

Beyoncé y Jay Z han tenido una agenda copada de eventos en las últimas horas, ya que han acudido a dos entregas de precios de forma consecutivo. Sarna con gusto no pica, pensarán las dos estrellas de la música, ya que en ambos casos han subido al escenario para recoger distintos galardones.

En los premios GLAAD recogieron juntos el premio 'Vanguardia' por su compromiso con los derechos del colectivo LGTBI, y pocas horas después fueron también reconocidos, en este caso por separado, en la gala de los premios NAACP (National Association for the Advancement of Colored People), que se reparten entre los personajes públicos más influyentes del año dentro de la comunidad negra. 

Para acudir al teatro Dolby de Los Angeles, la pareja volvió a demostrar que son dos de los personajes más atrevidas y estilosos del mundo, siempre atentos a las tendencias y a complementarse cuando acuden a eventos en pareja. En esta ocasión, ambos parecieron querer recrear una especie de reboda como cuando renovaron sus votos hace unos meses porque Jay Z apostó por un traje de americana cruzada en color azul marino que acompañaba de lujo al impresionante diseño de Balmain que llevó Beyoncé, cuyo blanco impoluto nos recuerda precisamente a los trajes de novia. 

La texana recurrió a una de sus marcas de cabecera, que le prestó para la ocasión un vestido de la última colección de primavera de alta costura que el sello francés presentó en París el pasado mes de enero, en cuyó 'front row' brilló especialmente Chiara Ferragni con un look fantasía.

Se trata de un vestido largo, con una enorme abertura central y atado a la cintura, lo que da un aspecto de abrigo, con solapas y hombros pronunciados, además de una serie de pliegues que le dan un aspecto fluido y muy bello al conjunto -recuerdan al vestido rosado de la misma colección que Kylie Jenner llevó hace unas semanas en los premios Grammy-, rematado por Beyoncé con ropa un top y ropa interior blanca ceñidos, que quedaban a la vista bajo el impresionante diseño, y un enorme sombrero también color negro.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida de Beyoncé (@beyonce) el

En los complementos fue en el único detalle que la artista apostó por romper con el blanco, ya que optó por unos pendientes grandes redondos y unas sandalias de tacón y pulsera al tobillo en tonos metálicos. En definitiva, otro look para la historia el que nos ha dejado la diva de la canción. 

Ver 37 fotos

 

Relacionados