¿Dónde estudian los hijos de los famosos? | INSTAGRAM

¿A qué colegios van los hijos de los famosos?

Mandarín y francés, clases creativas en una prestigiosa escuela Waldorf o Montessori o incluso en alguna escuela pública con una lista de admisión, eso sí, muy exclusiva. Estas son algunas de las opciones favoritas de las 'celebrities' para educar a sus cachorros. 

Paka Díaz | Woman.es

Este año, Ivanka Trump revolucionó las redes sociales con un vídeo en el que aparecía su hija Arabella Rose, de 5 años, cantando en un mandarín perfecto para saludar y celebrar el Año Nuevo Chino, mientras la niña jugaba con una marioneta y su madre no podía evitar la risa ante la sentida 'performance' de la cría. El vídeo no tardó en hacerse viral en China y luego en el resto del mundo. La hija de Trump demostró una vez más su talento para el marketing pero también dejó claro su interés porque su pequeña hable el idioma de un país que compite con los Estados Unidos por ser la primera potencia del mundo y que, en un futuro, podrá ser una herramienta clave para negociar con ellos.

 

Arabella singing a song she learned for #ChineseNewYear. Wishing everyone an amazing year to come during these days of celebration. 新年快乐!

Una publicación compartida de Ivanka Trump (@ivankatrump) el

Abrir otros mundos, darles lo que uno no tuvo y/o facilitar la vida de los cachorros suelen ser las principales motivaciones de los progenitores, famosos o no, a la hora de buscar escuela para sus hijos. Además, que se muevan en los círculos adecuados puede ser otro incentivo, así como las actividades extra escolares o los métodos de enseñanza. Veamos los favoritos de algunas 'celebrities'.

Arte y desarrollo de la imaginación

En los centros Waldorf es frecuente ver a niños llorar cuando llegan sus padres a recogerlos, no cuando los dejan. No en vano estos centros se caracterizan por desarrollar la creatividad de los pequeños e ir poco a poco dejando que crezca en ellos en interés por aprender las materias. Las escuelas de los más pequeños parecen sacadas de un cuento, en ellas los niños aprenden a hacer el pan o 'collages' con hojas del campo. Más adelante, los alumnos realizan sus propios libros escolares, así como desarrollan sus propias ideas. Los niños suelen adquirir un rico vocabulario, aprenden a tocar instrumentos y a analizar textos e ideas. Entre los famosos que han llevado a sus hijos a escuelas de Waldorf se encuentran Mikhail Baryshnikov, Sandra Bullock, Uma Thurman, Jessica Lange, Harrison Ford, Lenny Kravitz, George Lucas….

Jaden Smith sigue los pasos de su padre Will y de su madre Jada Pinkett en el cine y la música. Él sí sabe lo que vale un apellido: entre otras, rodó “After Earth” junto a su papi, Will Smith, que además le produjo “The Karate Kid” (2010).

Juegos, independencia y libertad de elección 

Entre los famosos que han elegido el método de enseñanza Montessori para sus hijos se encuentras los Duques de Cambridge, Bill y Hilary Clinton, Cher, Michael Douglas o Willie Nelson. Pero sin duda fueron los primeros, Guillermo y Catalina de Inglaterra, los que consiguieron que las matrículas subieran un 65% cuando decidieron enviar a su primogénito, Jorge a uno de estos centros. El príncipe William dejó claro con el gesto que sigue recordando a su madre. Tanto él como su hermano Enrique fueron educados en un centro Montessori y Diana de Gales, antes de casarse y cuando le hicieron la famosa fotografía con la transparencia en la falda, trabajó en en una de las guarderías Montessori en Londres. Este sistema de enseñanza fue desarrollado en el siglo XX por Maria Montessori, con el objetivo de ayudar a los niños a pensar, actuar y decidir por sí mismos. El modo de aprendizaje es a través del juego y la interacción con los pequeños, que eligen con libertad las actividades que quieren hacer. Con él estudiaron famosos alumnos como Gabriel García Márquez, Jackie Kennedy o los fundadores de Google, Sergey Brin y Larry Page.

Angelina Jolie con sus hijos en el aeropuerto de Los Ángeles | GTRES

'Oh, là là', pero mejor en casa 

Los cachorros (ex) Pitt-Jolie (o 'just' Jolie ahora) aprenden francés y el programa de estudios que siguen es el mismo que el del Liceo Francés pero lo hacen con tutores en casa. La elección de este currículo escolar es la insistencia en el análisis y en enseñar a pensar que dan los franceses a sus alumnos a los que intentan hacer independientes y con un fuerte espíritu crítico. Al parecer esto fue lo que fascinó a Angelina y a Brad. Pero, debido a sus trabajos y a su vida poco monótona, la pareja decidió que los niños aprenderían con profesores particulares. Así, los rodajes o cualquier otro cambio, separaciones incluidas, no suponen un problema para seguir las clases. Jaden y Willow Smith, los hijos de Will Smith y Jada Pinkett-Smith también reciben educación en casa, pero a diferencia de Pitt y Jolie, ellos aseguran “no creer” en los métodos tradicionales de enseñanza.

Michelle y Malia Obama, durante el discurso de Barack Obama en Chicago. | GTRES

Deportes y responsabilidad

Las hija de los Obama trabajan parte del verano para aprender a responsabilizarse y dan clases diarias de natación, baloncesto y tenis para la vida sana. Además, mientras su padre fue presidente asistieron a la escuela Sidwell Friends School, conocida como la “Harvard de Washington”. Con unos 30.000 euros por curso, se trata de un centro muy elitista donde estudiaban con los nietos del vicepresidente Joe Biden. Aunque lo que al parecer conquistó a los padres de Sasha y Malia es la multiculturalidad del colegio, donde casi la mitad de los alumnos son afroamericanos y donde enseñan mandarín. En esta escuela también estudiaron los hijos de Roosevelt, Nixon o Gore.

GTRES

Mandarín y español

Suri Cruise, además de lucir la moda más 'fashion', aprende tanto mandarín como español. Aunque cuando estaba con Tom Cruise, Katie Holmes aceptó que su hija recibiera educación en su hogar, como ya había hecho el actor con los hijos que adopto junto a Nicole Kidman. Sin embargo, en cuanto se separaron Holmes cambió de idea y decidió que la pequeña fuera al exclusivo Avenue, un centro privado de élite de Nueva York. Eso sí, la matrícula sale por  41.000 euros pero la pequeña aprende idiomas, hace sus tareas con una tablet, come menús de comida sana (como tofu) y se prepara para entrar en prestigiosas universidades tipo Harvard o Stanford.

// Outbrain