"Me gusta ir siempre muy cuidada. La manicura, la pedicura... es algo que he aprendido de mis amigas suramericanas, que van siempre perfectas. Yo no llego a tanto, pero lo intento", afirma la modelo, con americana blanca Adolfo Dominguez. | Fotografía: Gonzalo Machado

Eugenia Silva, en su mejor momento

Modelo, empresaria y madre de un niño de 2 años, la top Eugenia Silva nos cuenta cómo vive esta nueva etapa de su vida. A punto de cumplir 40 años, tiene la cabeza bien amueblada, se mueve en círculos de la jet internacional, ha ganado en belleza y posee un estilo personal que se identifica con la fragancia Agua Fresca de Rosas de Adolfo Dominguez.

Paula Zubieta | Woman.es

Polifacética es quizás el término que mejor define a esta madrileña, a pesar de que cuando le preguntas qué adjetivo la caracteriza, ella se considera perfeccionista. Quizá sea la suma de estas dos cualidades lo que la ha conducido a lo más alto. Musa de firmas como Oscar de la Renta o Carolina Herrera, ha protagonizado a lo largo de su carrera más de cien portadas de revistas de moda. Ahora, sigue ejerciendo de modelo a la vez que dirige su propia página web –eustyle–, se mueve en el mundo empresarial con Braven Films –una productora que fundó en 2010 junto a Frida Torresblanco (productora de “El Laberinto del Fauno”, dirigida por Guillermo del Toro y ganadora de 3 Oscars); su película “Magic, Magic” ha estado presente en el Festival de Cine de Sundance y en Cannes en 2013–.y es la nueva embajadora de uno de los perfumes más vendidos en los últimos 20 años, Agua de Rosas, de Adolfo Dominguez.

¿Qué te motiva más actualmente, tu carrera de modelo, tu faceta de empresaria o tu trabajo como madre?

Lo primordial es ser madre, pero me estimula e impulsa a seguir trabajando de modelo que, teniendo cerca de 40 años, las marcas sigan confiando en mí. El trabajo de empresaria me motiva, además, a esforzarme en conocer el mundo de internet, las nuevas marcas que aparecen... Son tres facetas distintas pero que funcionan muy bien en el engranaje de mi vida.

Modelo, web propia, una productora cinematográfica e incluso un restaurante, ¿cuál es la receta del éxito?

El restaurante lo vendí antes de verano, porque ya no me daba la vida. Me hicieron una buena oferta y lo traspasé. Es mejor centrarse en menos cosas pero dedicarles más tiempo. En cuanto a la receta del éxito, yo diría que es: trabajo, trabajo y más trabajo. Ideas buenas hay muchas, pero si no trabajas y no le dedicas mucho tiempo, no llegan a ningún sitio.

Empezaste en el mundo de la moda con tan solo dieciséis años, ¿qué esperabas de esta profesión?

La verdad es que no me esperaba nada, no tenía expectativas, no había caminado con tacones en mi vida, así que todo me fascinaba. Simplemente, disfrutaba de todas las experiencias, y lo sigo haciendo, y quizá sea por eso por lo que después de veinte años no estoy nada quemada.

¿Cuáles son los mejores recuerdos que guardas de esos años?
Tengo buenísimos recuerdos e hice excelentes amigos. Además, estuve en momentos clave del mundo de la moda, participé en desfiles únicos, hice sesiones de fotos que perduran en el tiempo y siguen sirviendo de referencia para sesiones actuales. Lo que he conocido, lo que he viajado... me considero muy afortunada.

Hoy en día hay muchas voces críticas dentro del mundo de la moda: modelos demasiado delgadas, con demasiadas curvas, modelos que no aguantan el ritmo frenético y la presión de la industria... ¿Qué opinas tu?

Creo que todo depende de la forma en la que lleves tu carrera. En mi caso, durante 10 años estuve estudiando una carrera y creo que sin darme cuenta me permitía no perder la cabeza. Además de tener una familia sólida, donde siempre me dijeron que podía volver a casa sin ningún tipo de culpa o arrepentimiento por no haber triunfado, y eso fue un colchón muy importante para mí.

Embajadora de varias ONG –Fundación Plan y Best Buddies–, ¿siempre has estado tan comprometida con causas solidarias?

La verdad es que sí, mi madre nos concienció desde pequeñas de lo afortunadas que éramos, y me parece de cajón, que si tengo algo de voz, aunque sea un poco, la utilice en defensa de la educación y los derechos humanos.

¿Ha cambiado en algo tu visión ahora que eres madre?

Quizá me haya vuelto un poco más sensiblona, más consciente, incluso.

Creaste la página web eustyle con tu hermana, ¿qué tal te va trabajar en familia?

Siempre dijimos que si nos enfadábamos por algo o surgía algún problema, lo dejábamos porque no queríamos que el trabajo influyese en nuestra relación. De todas formas, como la base de la web está en Oviedo, yo creo que ayuda el no tenerme en la oficina todos los días.

Eres el nuevo rostro de la fragancia Agua Fresca de Rosas de Adolfo Dominguez, ¿qué es lo que más te gusta de este nuevo proyecto?

Muchas cosas: me gusta que sea una fragancia líder en ventas desde hace más de veinte años, que lleve el nombre de un referente en el mundo de la moda desde que yo empecé y, sobre todo, que es una colonia que me encanta y que me pongo. No necesito engañar a nadie.

¿Qué transmite para ti esta fragancia?

Para mí es como ir vestida, pero sin sentirme avasallada. Con ella no dejo de ser yo, ni de oler a mí misma, y eso me encanta, porque no me gustan los perfumes que bloquean a la persona. A mí me atraen más los matices y la sutileza.

¿Eres fiel a tu perfume?

Me gusta cambiar, pero la verdad es que desde que nació Alfonso me decanto por olores frescos, como el de Agua de Rosas, de Adolfo Dominguez.

¿Definirías tu estilo de vestir como arriesgado?

En el día a día visto más normal, no sigo tendencias, me decanto por prendas que me sientan bien, con las que estoy cómoda y que tengan cierto aire masculino. Sin embargo, cuando tengo un evento, arriesgo al vestirme. Me divierte jugar con el pelo, el maquillaje, apostar por nuevos diseñadores... Pero siempre sin sentirme disfrazada y apostando por la comodidad.

Rituales de belleza, ¿cómo te cuidas?

Antes era bastante desastre, pero ahora he aprendido que el uso de los productos adecuados y ser constante con la rutina son fundamentales para lucir un buen aspecto. También me hago de vez en cuando tratamientos faciales profesionales no invasivos que me ayudan a conservarme bien.

En cuanto a la alimentación, ¿cuáles son tus mandamientos para mantener esa figura?

La verdad es que no sigo ningún tipo de régimen, no tengo ninguna limitación. Mi dieta es completamente normal, como de todo. Me gusta tomarme mis cervecitas y mis frituras, y es más, uno de mis platos favoritos es el risotto de setas. ¡Que no me quiten nada!

En 5 claves

Una ciudad para vivir. Primavera y otoño en Nueva York, verano en Formentera e invierno en Madrid.

Algo que quieras hacer y que nunca hayas hecho. Visitar la joya del imperio inca, el Machu Picchu, en Perú.

¿Qué le pides a 2016? Quedarme como estoy ahora y subir al Machu Picchu.

Una película que no hay que perderse. "Belleza robada" de Bernardo Bertolucci.

Una mujer con estilo propio. Jacqueline de Ribes, en el sentido más glamouroso de la palabra estilo.

Ver 3 fotos