Cómo camuflar ese grano inoportuno. | Szymon Brzoska / IMAXTREE

Seis trucos que funcionan (y uno que no) para camuflar ese grano inoportuno

No falla. Tienes una cita, una boda o una entrevista de trabajo y ¡tachán! una espinilla se empeña en arruinarte el día. Sigue estos tips y se lo arruinarás tú a ella.

Cristina Martín Frutos | Woman.es

Es difícil encontrar algo más inoportuno que un granito. Lo saben de sobra quienes sufren episodios de acné, algo que afecta según los dermatólogos al 80% de la población antes de cumplir los 30. Y que sigue quitando el sueño a cuatro de cada diez mujeres mayores de 25. Además de la alta incidencia de este tipo de brotes –recurrentes o no- ¿a quién no le ha salido una espinilla justo el peor día del año? 

Las causas son muchas: estrés, cambios hormonales, exceso de sudoración, genética o rechazo cutáneo a alguna crema. Cualquiera de ellas puede estimular la producción de sebo en nuestra piel. "Cuando esto pasa, es frecuente que el agujero por el que tenía que salir esa grasa se obstruya y esa acumulación desencadena el grano", explica la doctora Aurora Garre, medical marketing manager de Isdin. Si eso se contamina con alguna bacteria, se inflama y se enrojece. Además, puede  coronarse con esa indeseable 'cabeza' o punta blanca formando lo que conocemos como espinilla. 

Una vez que ha aparecido, lo sentimos pero, por mucho que te cueste, lo primero es no explotarlo. "Si lo hacemos vamos a favorecer que se inflame aún más y que se sobreinfecte", aclara la doctora Garre. Por tanto, lo único que queda es disimularlo. Estos consejos de maquilladores y dermatólogos harán que tus técnicas de camuflaje lleguen a niveles 'pro': 

Productos secantes. Si tienes la suerte –aunque no lo parezca, es una suerte- de notar el granito antes de que se muestre en toda su plenitud, corre a aplicarte un cosmético SOS de acción localizada. Los hay en roll-on, gel, con pincel… Lo importante, como señala la doctora Aura Garre, "es que aporte un efecto exfoliante (con alfa y beta hidroxiácidos) para desobstruir los poros que están bloqueando la glándula sebácea y acumulando grasa) y antinflamatorio, con ingredientes como la niacinamida". Si además incluye prebióticos para equilibrar la flora cutánea, es de nota.  Se pueden usar varias veces al día, pero su acción se potencia al aplicarlos sobre la piel perfectamente limpia antes de irnos a la cama o a primera hora de la mañana.

Cuestión de colores. Gato, maquillador oficial de Maybelline, nos pone los pies en la tierra: "Un grano, al ser un elemento con volumen, no se puede tapar totalmente con maquillaje. Pero sí podemos quitar el color rojizo (que no es poco) e intentar camuflarlo durante todo el día".  Aclarado esto, aconseja secar perfectamente la zona, "para ello pasamos un bastoncillo con un poco de alcohol por el granito para eliminar restos de crema o grasa".  Si basta con la base para disimularlo, no hay que olvidarse de sellar con "polvos compactos con una borla, presionando en la zona inflamada". Si no, Gato apuesta por el corrector: "Un toque sobre la punta y extender a toquecitos". Es esencial elegir uno del mismo tono que la piel para no aclarar la zona. "Si nos ha salido un grano rojo 'chili pepper' primero hay que contrarrestar la rojez con un precorrector verde y después taparlo con el corrector", nos recomienda el maquillador. 

Efecto hielo. Suena a remedio casero. Y lo es. Pero pasarse un cubito de hielo funciona por su efecto antinflamatorio. Eso sí, los dermatólogos insisten que solo se ha de pasar suavemente por la zona hinchada –el grano, en este caso, pero podrían ser las ojeras- y evitar el contacto directo con la piel envolviéndolo en una gasa. 

El secreto del primer… Si eres una beauty junkie es probable que tengas guardado un primer para sombras de ojos. Este producto, tan recomendable si quieres presumir de un ahumado que no se corra, te puede ayudar también a cubrir tu granito ya que fija el resto de productos que uses encima. Wende Zomnir, fundadora de Urban Decay –marca que tiene uno de los primers para párpados más vendidos del mundo-, ha confesado alguna vez que lo usa con este fin. Daniel Martin, el maquillador de Meghan Markle o Jessica Alba, entre otras, explica cómo sacarle el máximo partido: "Primero desinfecta la zona (con árbol de té por ejemplo), después aplica el primer para sombras, encima el corrector y por último tu base o bb cream".

Desvía la atención. Es lo que hizo durante años Karin Darnell, responsable de los looks de maquillaje de las Spice Girls, que por entonces estaban en pleno apogeo de brotes de acné. "Se trata de cambiar el foco. Por eso, nada como centrar el maquillaje en los ojos marcándolos bien o pintando los labios de rojo", señalaba en una entrevista para Pop Sugar. 

Saca los pinceles. Para la makeup artista Celine Barnaerts "un pincelito marca la diferencia a la hora de camuflar una espinilla o rojez con el corrector". Ella suele usar para este fin los más pequeños y planos. Además, siempre recomienda terminar la obra de disimulo con un toque de spray fijador de acción hidratante. Si quieres más trucos, no te pierdas sus tutoriales en YouTube e Instagram: aprenderás a convertir tu piel en un lienzo perfecto.

Olvídate de la pasta de dientes. Por mucho que algunas celebrities, como recientemente Kaia Gerber, digan que es infalible para acabar con sus espinillas no tiene sentido echar dentífrico sobre ellas. Lo único que puede suceder es que quemes esa piel y la reseques más aún. Desconfía de los trucos caseros y los productos milagro. 

Ver 7 fotos

 

Relacionados