Cómo definir los brazos. | Peopleimages / GETTY

Es la hora de enseñar los brazos, los tratamientos y ejercicios para conseguirlo

Te traemos los mejores ejercicios y tratamientos para combatir tanto la flacidez como el exceso de grasa.

Javier Guerrero | Woman.es

Después de unos cuantos meses ocultos y protegidos de las miradas indiscretas bajo mangas largas, abrigos y demás capas de ropa, los brazos florecen en todo su esplendor con la llegada de la primavera. El problema es que durante el resto del año no se les ha prestado la atención que merecen y, cuando llega el momento de enfundarse las t-shirts, los vestidos de tirantes y el biquini, puede que no se encuentren en perfecto estado de revista. Si al agitar un brazo en el aire la parte inferior del mismo se balancea unos segundos cual columpio en parque infantil, es que las alas de murciélago han hecho su aparición estelar. ¿Las causas? La falta de tono muscular, la pérdida de colágeno y elastina y el aumento de los acúmulos de grasa.

Para tonificarlos y afinarlos, Fer González, subdirectora del club deportivo Arsenal Femenino Madrid , recomienda "entrenar con bandas elásticas porque permiten realizar ejercicios con poca carga y hacer muchas repeticiones a buen ritmo. Además, las pesas rusas o kettlebell son perfectas para trabajar la musculatura porque los movimientos con inercia generan un mayor efecto quemacalorías. Y hacer flexiones o rutinas con mancuernas siempre ayuda". También puedes definir los bíceps, tríceps y deltoides a través de métodos que actúan en todo el cuerpo, como "la natación, el Pilates, el yoga, el ballet o la danza española.", añade la experta.

via GIPHY

Pero si tu mantra vital es "fitness is not my business", no está todo perdido porque existen otras alternativas. En el Institut Vila Rovira Centro Médico Teknon de Barcelona cuentan con el Thermage, un tratamiento de radiofrecuencia de una única sesión que estimula el colágeno de la zona comprendida entre el codo y el hombro, manteniéndolo a pleno rendimiento durante seis meses. Los resultados se empiezan a notar a partir de la octava semana y el efecto puede durar hasta dos años, según el paciente. El precio oscila entre 1.000 y 1.500 euros. En Oxigen, también en la Ciudad Condal, realizan el Tight Arms, un protocolo que pone los ultrasonidos, la luminoterapia, los lápices de precisión y las técnicas de masaje manual al servicio de unos brazos de máxima definición. Cuesta 215 euros. Por último, en el Centro Médico Lajo Plaza de Madrid, proponen sesiones combinadas de dos técnicas de última generación. Por un lado, la carboxiterapia médica, que es la infusión controlada de dióxido de carbono por vía subcutánea, y que mejora el drenaje, aumenta la irrigación sanguínea, oxigena los tejidos y tiene un efecto quemagrasas. Por otro, la diatermocontracción, una radiofrecuencia que trabaja la musculatura más profunda, provocando una contracción amplia y potente mientras se produce un aumento localizado de la temperatura de la dermis, favoreciendo así la producción de colágeno y alisando la superficie corporal. El precio por sesión es de 80 euros. Como ves, existen varias opciones para decirle adiós a las alas de murciélago y evitar así que, este verano, te confundan con Batgirl en bañador. 

via GIPHY

Tags:

brazos