Fátima

Manchas en el rostro, ocho cosas que debes saber si te planteas iniciar un tratamiento antimanchas

Este oscurecimiento irregular de la piel, que se produce por una acumulación de melanina, es el caballo de batalla de muchas mujeres. Si estás entre ellas, esto te interesa.

Mar Peiteado | Woman.es

Si tienes manchas en la piel y vas a empezar un tratamiento antimanchas, estas son las ocho cosas a tener en cuenta.

La melanina es el pigmento que da color a la piel. Se forma en el melanocito (células que están en la capa basal de la epidermis). "Estos melanocitos se llenan de melanina y, cuando están repletos, se distribuye por los queratinocitos", explica la doctora Rosa del Río, del Grupo de Dermatología Pedro Jaén. El sol, la edad, las hormonas… provocan reacciones químicas que alteran este proceso dando lugar a una dispersión irregular de la melanina. Esto se manifiesta en la piel en forma de machas de diversa índole. A la hora de eliminarlas, hay ciertas cosas que debes saber.  

1- El diagnóstico es clave.

Hay muchos tipos de mancha y no todas se abordan igual. "Lo importante a la hora de realizar un tratamiento para la eliminación de manchas en la piel, es haber realizado un correcto diagnóstico diferencial de las lesiones", destaca la dermatóloga Laura Llamazares de la Clínica Sánchez del Río en Oviedo, que apunta que es muy habitual que una misma paciente tenga distintos tipos de lesiones, por lo será preciso combinar distintas terapias.

2- Las más habituales: Léntigos y melasma

La doctora Gema Pérez Sevilla diferencia entre manchas de fotoenvejecimiento como los léntigos solares o las queratosis seborréicas, y las machas hormonales como el malasma. Los léntigos son marrones claritos, redondeados y menores de un centímetro, mientras que las queratodis son de color marrón negruzco y suelen tener relieve. Ambas son superficiales (están en la epidermis) y su presencia aumenta a partir de los 40 años. Las queratosis se localizan normalmente en rostro, pecho, hombros, espalda y en las calvas masculinas. Los lentigos, además, en brazos y dorso de las manos. 

La aparición del melasma tiene que ver con cierta predisposición genética, pero sobre todo se debe a cambios hormonales: "pueda de ello es que el 70% aparece durante el embarazo", afirma la doctora que también advierte que son candidatas a padecer estas manchas quienes toman píldoras anticonceptivas, siguen terapias hormonales en la menopausia, tienen alteraciones tiroideas o toman fármacos para la epilepsia. "Estas manchas hormonales se instalan normalmente a más profundidad, en la dermis, por lo que son más rebeldes a la hora de eliminarlas", reconoce.

3- La necesidad de un tratamiento personalizado

Los lentigos se eliminan muy bien con láser. La doctora Pérez Sevilla utiliza en concreto Q-Switched Synchro QS4, de Deka que trabaja selectivamente sobre el pigmento de la mancha, provocando un escarchado de la misma. "Como estas lesiones son muy superficiales, están en la epidermis, este láser se aplica con una longitud de onda 532 nm, que es la más adecuada, y las elimina", explica. Tras su aplicación, se genera una pequeña costra en la zona tratada, que se desprende a los 7 ó 10 días. 

Pero para el melasma no hay una solución tan clara. "Hay muchos tratamientos porque no hay ninguno ideal", afirma la doctora Rosa del Río, que asegura que el melasma es el motivo de consulta más frecuente y que influye mucho en la calidad de vida del paciente  "porque se mira la cara y solo se ve la mancha". Así que según el tipo de paciente, de piel, de melasma…, se hacen unos tratamientos u otros.

- Cosmética personalizada, la tendencia de belleza en maquillaje, cremas y tratamientos

- Los productos para decir adiós a las manchas del verano en la piel del rostro

4- La clave: Terapias combinadas (y mucha paciencia)

Tienes que saber que los tratamientos contra el melasma son largos y lentos. A menudo la solución pasa por un abordaje en clínica con aparatología, que continúa en casa con la aplicación continuada de fórmulas cosméticas. El láser Q-Switched Synchro QS4 de Deka, trabaja este tipo de pigmentaciones con una longitud de onda 1064 nm, cuyo

alcance es más profundo. “Su aplicación potencia la acción de los despigmentantes" admite la doctora Pérez Sevilla. Se requieren de 2 a 4 sesiones, con una periodicidad de una al mes. "Estos tratamientos tienen que ser personalizados porque cada paciente reacciona de manera diferente y cuanto más alto sea el fototipo, es decir, que la piel sea más oscura, es más resistente a eliminarlos", concluye.

Para el tratamiento diario en casa, cosmética formulada con activos despigmentantes que están cobrando cada vez más relevancia por los resultados que aportan. "Hablamos de fórmulas magistrales a base de hidroquinona, retinoides, ácido kójico, corticoides, productos cosmecéuticos en formulación con sustancias como el ácido hidroxifenoxipropiónico, ácido elágico, e incluso el ácido tranexámico indicado tanto en tratamiento oral como tópico en el melasma", apunta la doctora Llamazares. 

5- Complemento directo

Hay activos que sin ser despigmentantes ni actuar directamente sobre el melanocito, son habituales en los tratamientos antimanchas. La doctora del Río destaca el ácido glicólico "que separa las células para que otros agentes se introduzcan", o la vitamina C: "Tiene un efecto antioxidante que protege de los radicales libres" y por tanto de reacciones oxidativas implicadas en la pigmentación.

6- Protección solar

Esto es imprescindible en todos los casos y con todas las terapias. La doctora Rosa del Río la recomienda durante todo el año, "24 horas, de amplio espectro incluyendo los rayos visibles que se ha demostrado que empeoran el melasma".

7- Cuidado con la inflamación local

Es muy frecuente, ante la aparición de manchas, abusar de los peelings para renovar la piel con la esperanza de que con ella, se vaya también la hiperpigmentación. La doctora Rosa del Río advierte contra los láser fuertes o los peelings: "Si produces una inflamación, eso va a hacer que esa piel se pigmente más y, lejos de mejorar, cada vez esté peor", afirma, y recomienda apostar por tratamientos suaves. 

8- No da igual que sea verano o invierno. O sí…

Durante el verano, algunos tratamientos con láser tienen más riesgo de hiperpigmentación post-inflamatoria. Además, hay productos cosmecéuticos con acción despigmentante que no es recomendable utilizar en los meses de mayor exposición solar. Pero eso no quiere decir que durante esos meses no se puedan tratar las manchas, cada vez hay más despigmentantes cosméticos que aseguran poder usarse durante todo el año sin riesgo. Es el momento de combinar activos que han demostrado buenos resultados y que carecen de estas contraindicaciones como los antioxidantes (vitamina C, ácido ferúlico, phloretina…), o activos como el ácido tranexámico, combinados con productos que contribuyen a proteger y prevenir el fotoenvejecimiento. 

 

Relacionados