andresr / ISTOCK

Este es el succionador de puntos negros que necesitas para tu limpieza facial en casa

Resultados profesionales en tu propio cuarto de baño.

PATRICIA ÁLVAREZ-PALENCIA | WOMAN.ES

Además de ser constantes en la rutina de limpieza diaria de la piel, hemos de hacernos cada pocos meses una limpieza facial completa para eliminar todas las impurezas y puntos negros que se acumulan en nuestros poros obstruyéndolos y haciendo que nos salgan muchas más imperfecciones. Con esto no solo conseguiremos mejorar el aspecto de nuestra piel sino que además los cosméticos que apliquemos penetrarán mejor y no estaremos tirando el dinero a la basura usando productos que no llegan a las capas internas de la piel porque nuestro rostro no está lo suficientemente limpio.

Sin embargo, no siempre tenemos la posibilidad de acudir a un centro de belleza para que nos realicen una limpieza facial, pero por suerte ya podemos hacerla nosotras en casa siguiendo estos tres sencillos pasos.

Lo primero es limpiar la piel con nuestro gel o jabón habitual (uno de nuestros favoritos es Hydroboost de Neutrogena). Aunque no nos hallamos maquillado ese día nuestra piel acumula impurezas presentes en el aire y se ensucia con el propio sebo que produce a lo largo del día por lo que una primera limpieza es imprescindible. 

A continuación debemos abrir los poros para poder hacer la extracción de los puntos negros y la suciedad para lo que necesitaremos un vaporizador facial como este de Nivlan que, aplicado durante unos 15 o 20 minutos sobre el rostro dejará nuestros poros listos para el paso más importante.

Llega el turno de la extracción, que no te recomendamos bajo ningún concepto que la hagas manualmente en casa si no quieres acabar con la piel enrojecida y hasta con heriditas (por no hablar de lo poco higiénico que es). Por suerte, existen a nuestra disposición succionadores de puntos negros eléctricos como este de de Mosen, que nos facilitan muchísimo la tarea.

Amazon

Tiene cinco cabezales diferentes, para cubrir las necesidades de todos los tipos de piel, y una pantalla LED en la que podemos elegir entre sus tres niveles de succión (bajo, medio y alto) y sus tres modos diferentes (para pieles grasas, normales o secas). Tiene una batería recargable incorporada de 1200 mAh que ofrece una autonomía de 150 minutos, lo que serían aproximadamente 20 usos, y una vez descargada solo te llevará dos horas de tu tiempo volverla a cargar. 

Además, tiene una zona con calor en la base del aparato, que sirve para reaplicar calor en las zonas del rostro que lo necesiten porque se estén cerrando ya los poros. ¿Lo mejor? Cuesta menos de 20 euros y tiene más de 2.000 opiniones positivas en Amazon.

Una vez que hayamos terminado con la extracción es el momento de mimar al máximo nuestra piel, y aplicar por ejemplo una mascarilla hidratante o nuestra rutina de cuidado facial favorita. ¿Un truco de profesional? Si quieres volver a cerrar los poros más rápidamente aplica una mascarilla que hayas guardado previamente en la nevera para que con el frío ayude a sellar de nuevo el poro evitando que se ensucie de nuevo. Y voilà, limpieza facial profesional sin salir de tu propia casa.