@neonblush / INSTAGRAM

El ritual de belleza japonés, el mejor del mundo

Las japonesas son las mujeres que más se cuidan del mundo: las primeras que empiezan a maquillarse, las que más cosméticos utilizan, las que más gastan y las que más tiempo invierten al día. Visitamos Japón con Shiseido, líder cosmético del país, para descubrir todos sus hábitos. No lo dudes, nos acabarán llegando.

Marta Bonilla |Woman.es

Nuevos cosméticos, maquillajes, gestos... en los últimos años, las tendencias de belleza llegan de Oriente. Un fenómeno que, adelantan los expertos, se intensificará en el futuro cercano. No es de extrañar: las japonesas son las mujeres que más y mejor se cuidan del mundo, por encima de las coreanas: "Tenemos un concepto diferente de belleza. Allí se busca más el efecto flash, exterior... Eso explica que haya un boom de la medicina estética y que hasta se empiece hablar de un turismo de belleza a Corea. En Japón, en cambio, el bótox y las inyecciones no son habituales. Cuidarse es más una cuestión emocional. El exterior es reflejo de cómo te sientes y una piel bonita es una piel sana", me dice Chiza Tsuzuki, directora de la edición nipona del periódico “Women’s Wear Daily”.

Una filosofía que explica el tiempo y los productos que dedican a su cuidado diario. El 80 % de las japonesas emplea alrededor de 30 minutos a su piel cada día –después de las 10-12 horas que trabajan de media– y en un completo ritual para el que utilizan de diez a doce productos diferentes. Esto las convierte en las mujeres que más gastan en belleza del mundo: alrededor de 246 dólares anuales, casi el doble que en España (144 €). De ellos, casi el 60 % lo invierten en cuidado del rostro y apenas un 4 % en perfumes. Sus prioridades están claras: "Las japonesas tienen mucho miedo a envejecer. Hay una percepción muy negativa del envejecimiento", destaca Tsuzuki. Esa actitud explica el fenómeno de las 'bimajo', mujeres de entre 40 y 50 años que aparentan mucha menos edad y son auténticas estrellas del país, con programas de televisión con audiencias millonarias, en los que cuentan sus secretos de belleza.

Para las japonesas, hay tres pecados capitales: no limpiar bien la piel, no utilizar loción –uno de esos productos recién llegados a España y que cuando pruebas, repites– y no aplicar protección solar. La tez inmaculada, blanquísima y perfecta, es una de sus obsesiones: "Las geishas y los personajes del teatro kabuki siempre llevan una piel nívea. Es algo arraigado desde hace generaciones." Tradiciones como estas conviven con la hipermodernidad de un país en el que existen robots humanoides –tienes que tocarlos para comprobar que no son de carne y hueso– y máquinas que permiten probarte el maquillaje sin aplicártelo o que analizan tus rasgos para ofrecerte tu look ideal, como descubrimos en el Centro de Shiseido.

Líder cosmético del país y cuarto del mundo, sus 23 premios IFSCC (los Nobel de la belleza) acreditan que la investigación nipona va a la cabeza también en cosmética. Pero si algo te deja boquiabierta la primera vez que llegas a Tokio es 'Matsumoto Kiyoshi', una cadena de almacenes de belleza con hileras e hileras de estanterías repletas de cosméticos y maquillajes. El paraíso de cualquier 'beauty junkie'. Entre los miles de productos, descubres rarezas que son un hit de ventas en este país, como los adhesivos que se pegan en mitad del párpado móvil y al abrirse imitan nuestro doble párpado –en Europa se han reinventado para elevarlo– o lápices para dibujar ojeras, que responden a la obsesión de las niponas por occidentalizar sus ojos. O te sorprenden dos crías con coletas y faldas cortísimas que se prueban sombras de ojos: "Las niñas empiezan a maquillarse con diez años, porque los productos son baratos y de buena calidad. El precio no es determinante: la gente, aunque gane poco, prescinde de otra cosa", dice Tuzsuki. Espacios como estos conviven con otros exquisitos, como la planta de cosmética del centro Isetan –la que más factura del mundo– o el Parlour, la emblemática sede de la calle Ginza, donde nació Shiseido en 1902.

Y entre tanta tradición ¿Cuáles serán las nuevas tendendias?

El agua de hidrógeno es el último must have para las japonesas. Más pura, se bebe y se utiliza para limpiar la piel. Detoxifica y aumenta la luminosidad. También se utiliza en los difusores de vapor de las salas donde se practica yoga.

Las lentillas de colores están de moda. Dazzshop es una enorme tienda en la que encontrarás multitud de ellas. Shiseido ofrece un taller de maquillaje para crear looks con diferentes tonos de ojos.

La aparatología beauty va más allá de los cepillos faciales, láseres... que conocemos aquí. Lo último es un estimulador de labios para conservar su juventud. Los publicita Cristiano Ronaldo.

Triunfa el blush. En looks más radicales proponen llevarlo bajo los ojos, pero hay una tendencia de look natural con mucho colorete, que se destaca en los editoriales de moda y belleza nipones. Allí hay 5 revistas dedicadas solo a maquillaje.