IM CLINIC. | D.R.

Recuperar la figura después de la maternidad

Las técnicas de cirugía más punteras de la mano de IM CLINIC.

woman.es para Im

Las cifras no engañan: las españolas cada vez atrasamos más el momento del primer embarazo. Si hace 30 años una mujer que daba a luz por primera vez a los 35, se consideraba un embarazo de riesgo por la edad, hoy incluso se la puede considerar joven. Y el hecho que la edad de la primera gestación sea más tardía, hace que la recuperación física sea más costosa y que, en algunas casos, debamos recurrir a tratamientos, dietas y cirugía si queremos mantenerla como antes de ser madres.

Mamás más allá de los 40

España encabeza el retraso en la maternidad en Europa y tiene la edad del primer parto más elevada del mundo. De hecho, actualmente en nuestro país hay mas madres con bebés recién nacidos de 40 años que de 25. Los datos ya llevan años avisando de esta tendencia: hoy en día hay más mujeres que estrenan su maternidad entre los 40 y los 44 años que entre los 20 y los 25. Y las que lo hacen entre los 35 y los 39 casi doblan a las que buscan su primer embarazo entre los 25 y los 29 años.

¿Por qué somos mamás más tarde? Las causas son diversas y se pueden encontrar en la edad tardía de la emancipación (más allá de los 30), la evolución de la carrera profesional de la mujer, el aumento en la esperanza de vida… Pero es evidente que el organismo de una mujer que ha superado los 40 no es el mismo que cuando tenía 25 (la edad del primer embarazo en 1975), por lo que la recuperación es más difícil y, en muchas ocasiones, resulta imposible volver a disfrutar de la silueta que teníamos antes de la maternidad. 

Qué le pasa a nuestro cuerpo

Y es que la gestación y la lactancia llevan necesariamente asociada una serie de cambios en nuestro organismo. Unos cambios que también son físicos y que afectan a nuestro contorno corporal. Muchas veces la piel y la musculatura del abdomen de la mujer no vuelve a su sitio, ocasionando una barriga abultada  y/o caída que puede llegar a generar complejos y problemas de autoestima. En otras, los pechos sufren un cambio del que no hay vuelta atrás: pierden su turgencia y su firmeza y acaban teniendo un aspecto caído y/o vacío después de la lactancia, además de cambios en la forma y el tamaño… La silueta cambia, acumulándose grasa en la cintura, las cartucheras, las nalgas, los muslos o la barriga.

A todo ello se le puede sumar la zona genital, que puede verse afectada tanto en su aspecto como en su funcionalidad.

Recuperar la figura después de la maternidad

Evidentemente, la edad es un factor importante, pero la genética, la calidad de la piel y los estilos de vida (ejercicio, alimentación, hábitos tóxicos como fumar o beber alcohol, etc.) son factores también a tener muy en cuenta. De ahí que algunas lo consigan sin demasiado esfuerzo, mientras que para otras sea imposible a pesar de poner todo su empeño.

Llevar una dieta saludable que nos permita perder peso (siempre de la mano de un buen profesional que nos guíe y nos acompañe) y hacer ejercicio físico, son el primer paso una vez hemos decidido recuperarnos del proceso de la gestación y la lactancia. Pero esto a veces no es suficiente, por lo que si estamos decididas y lo necesitamos, el siguiente paso es la cirugía estética.

IM CLINIC. | Luis Hevia

Las mejores técnicas Mommy Makeover para recuperar la figura

Estas son las mejores técnicas que nos propone IM CLINIC para recuperar la silueta después de la maternidad, es decir, lo que se ha venido a llamar el 'Mommy Makeover'.

ABDOMINOPLASTIA HD

Si hay algo que sufre durante el embarazo es la piel y la musculatura del abdomen. La abdominoplastia o dermolipectomía es la técnica de cirugía plástica que permite embellecer el abdomen eliminando el exceso de piel, corrigiendo los músculos distendidos y eliminando la grasa acumulada. Lo último es combinarla con técnicas de lipoescultura HD de Alta definición para remodelar la zona, dejar un vientre plano y una cintura bien definida. La suma de estas técnicas, juntamente con una importante vertiente artística del cirujano, consigue redefinir la silueta a unos niveles muy altos.

LIPOESCULTURA HD DE ALTA DEFINICIÓN

La Lipoescultura HD de Alta Definición permite remodelar el contorno corporal eliminando el exceso de grasa y consiguiendo una silueta armónica. Esta técnica permite redefinir la cintura, las caderas, la espalda, los flancos y el abdomen, devolviendo al contorno corporal de la mujer un aspecto joven y estilizado. Además, esta técnica permite reubicar parte de la grasa eliminada en otras zonas, como en los glúteos, para remodelar y redefinir mejor la silueta. Los resultados son fantásticos.

EMBELLECER EL PECHO

Es evidente que el embarazo y la gestación afectan a los pechos. No se trata de darles más volumen, si  esa no es la intención, sino de embellecer los senos desde un punto de vista global. Y en IM CLINIC tienen una larga experiencia en combinar técnicas (corregir flacidez, pecho vacío, asimetrías, etc.) para conseguir el mejor resultado.

Si el pecho está caído, es decir si la areola está a la altura o por debajo del surco mamario, es necesario una mastopexia que corrige la posición del pecho, de la areola y del pezón. En ocasiones, también es necesario equilibrar el tamaño de la areola. Si además, el descolgamiento va acompañado de un “vaciado” de la parte superior de la mama, la colocación de una prótesis consigue unos resultados impresionantes. Si el pecho está vacío,  es decir, está menos turgente, la parte superior no tiene volumen y la piel es laxa, pero no hay caída, el uso de implantes de mamas es lo más aconsejable. El resultado en estas técnicas es un pecho joven, bonito, proporcionado y natural. En armonía con el resto del contorno corporal.

REJUVENECIMIENTO VAGINAL

El embarazo y el parto puede provocar cambios irreversibles en la zona vaginal que afectan  a la mujer tanto desde un punto de vista estético como funcional. Esta circunstancia puede provocar molestias, falta de satisfacción sexual, pérdidas de orina o problemas de autoestima. IM CLINIC abrió las puertas de la primera Unidad de Cirugía Genital en 2006, por lo que cuentan con una larga experiencia y profesionales especializados para ofrecer una solución totalmente personalizada.

Las cirugías más habituales, que pueden realizarse solas o combinadas para conseguir los mejores resultados, son: la labioplastia, que puede corregir tanto los labios menores que sobresalen de la vulva provocando molestias en el día a día y durante las relaciones. Como corregir los labios mayores demasiado abultados. El estrechamiento vaginal, cuando existe un ensanchamiento excesivo o un desplazamiento de la cavidad se realiza una reducción del músculo de la vagina para mejorar el tono muscular y la elasticidad. Y la perineoplastia que devuelve la elasticidad y la función original al periné cuando existe una desestructuración de la musculatura que los ejercicios de suelo pélvico no pueden corregir.