Productos cosméticos para llevar en tu maleta de verano. | Unsplash

Los cosméticos que no pueden faltar en tu neceser estas vacaciones (incluso si no facturas)

Sabemos que no puedes vivir sin tus potingues. Pero cuando toca preparar el equipaje hay que ser ante todo práctica. Estos consejos te convertirán en la Marie Kondo de los neceseres sin descuidar tu rutina beauty durante el verano.

Cristina Martín Frutos | Woman.es

Hacer el equipaje bien es un arte. Sobre todo cuando hablamos de escapadas cortas o de coger un avión... En ese pequeño espacio que son la bolsa o maleta de mano hay que encontrar hueco para bañadores, vestidos, toalla (¡vivan los pareos o las de microfibra!), calzado, la lista de ‘porsis’ –cazadora vaquera, tacones, sombrero- y, por supuesto, el neceser. 

La tarea se complica aún más cuando tienes que pasar por el aeropuerto sin facturar. Ya sabes: todos tus líquidos y cremas tienen que entrar en una bolsa o neceser transparente de un litro de capacidad y cada bote no puede superar los 100 ml. Es decir, si llevas tu perfume favorito en su frasco de 150 ml pero está casi gastado, da lo mismo, no podrá superar el arco de seguridad. 

Por este motivo es esencial que prime el pragmatismo. Piensa en lo que es imprescindible (crema solar, por ejemplo), cómpralo en talla mini e intenta reducir tus gestos de cuidados a lo básico: hidratar y limpiar. En cuestión de maquillaje, recuerda que con un par de barras de labios y una máscara de pestañas –mejor en formato XS- estarás servida.  Además, hay cosas que puedes comprar en tu destino sin gastarte demasiado y compartiendo con tus compañeros de viaje, como el champú o el gel de ducha. Otra buena idea es hacerte con un kit de botecitos y rellenarlo con lo que tienes en casa. Y si quieres caprichos, en monodosis, como alguna mascarilla o alguna ampolla para la cara. 

Unsplash

Más consejos: apuesta por lo sólido. Pastilla de jabón en lugar de gel, stick solar para la cara, desodorante también en barra, lápiz de ojos y no eyeliner líquido… Ninguno de esos artículos ha de ir en el neceser transparente. Y échale imaginación para buscar varios usos a tus productos o sustituir algunos. Es decir, si llevas aftersun olvídate de la hidratante de cuerpo; si haces turismo urbano, el SPF de cara te puede valer para los hombros y hacer las veces de tratamiento facial de día. En definitiva se trata de seguir cuidándose sin volverse loco y, sobre todo, de evitar el típico pensamiento de “para qué me habré traído todo esto”… 

Por si estás falta de ideas, te damos estas pistas para que hasta la mismísima Marie Kondo sienta envidia de tu neceser. 

Ver 15 fotos