Aja Koska / ISTOCK

Este es el orden DEFINITIVO en el que debes aplicarte las cremas

Si no sigues el orden correcto al aplicarte tus cremas puede que el resultado no te guste para nada.

PATRICIA ÁLVAREZ-PALENCIA

Tanto si eres de las que no presta demasiada atención a su rutina de cuidado facial como si eres una fiel seguidora de las larguísimas rutinas coreanas de 12 pasos, has de saber que de nada vale aplicar todos los productos del mundo si no lo haces en el orden correcto (o si te dejas algún paso importante). La buena noticia es que por fin hemos descubierto cuál es el orden definitivo en el que debemos aplicarnos nuestros cosméticos y hoy lo vamos a compartir contigo para que tú también puedas empezar a seguirlo desde hoy mismo.

Además, diferenciaremos entre los pasos de tu rutina de día y la de noche, que varían ligeramente, y daremos respuesta a todas esas preguntas que siempre te has hecho: ¿es el sérum lo mismo que el tónico? ¿Tengo que usar aceite facial y crema hidratante? Prepara papel y lápiz porque empezamos.

Lo primero que debes saber es que si estás empezando en esto del cuidado facial y tu presupuesto no da para una rutina de 8 pasos, puedes reducirla y dejarla solo en 3, pero siempre y cuando no te olvides de los imprescindibles: limpiador, crema hidratante, protector solar. Si tienes la piel seca, tal vez quieras añadir un aceite facial o un sérum hidratante, y si tienes problemas con los brotes de acné añade un retinoide o un tónico específico.

Sin embargo, si has decidido que, como dice La Vecina Rubia, 'vas con todo', entonces este es el orden correcto para tus productos. Para el día: limpiador, tónico, sérum, contorno de ojos, tratamiento acné (si tuvieras algún brote), crema hidratante, aceite facial y protector solar. Para la noche, la rutina varía un poco, siendo el orden a seguir el siguiente: limpiador, tónico, sérum, contorno de ojos, tratamiento acné (si tuvieras algún brote), crema hidratante, retinol y aceite facial.

Paso 1: Limpiador

Es el paso esencial de cualquier rutina de belleza. Para que los ingredientes se absorban correctamente, se necesita una piel limpia y totalmente libre de grasa y suciedad. Esto significa que si vas maquillada necesitas desmaquillarte antes, pero aunque sea un paso dos en uno es el más importante de todos. 

Paso 2: Tónico

Los tónicos faciales preparan tu rostro para que los ingredientes se absorban mejor más adelante y, aunque se trata de un paso opcional, notarás la diferencia si eliges bien el que necesitas según tu tipo de piel. Si eliges un tónico con BHA como el ácido salicílico, o con AHA como el ácido glicólico, acabarás con la obstrucción de los poros, prevendrás los brotes de acné y disolverás los puntos negros. Si tienes la piel seca, prueba con uno hidratante. Es importante que esperes unos minutos completos hasta que se seque el tónico antes de aplicar cualquier otra cosa, o accidentalmente neutralizarás los ácidos antes de que el tónico haga su magia.

Paso 3: Sérum

Los sérums son básicamente inyecciones de nutrientes, hidratantes y antioxidantes extremadamente concentrados que mejoran la salud de la piel en cuanto se aplican. Por la mañana, la mejor opción es elegir un sérum de vitamina C, que protege la piel de la inflamación y los daños causados por el medio ambiente durante el día, a la vez que ilumina la piel y aclara las manchas oscuras con el tiempo. Por la noche, opta por un sérum con ácido hialurónico, que rellena la piel y la mantiene hidratada mientras duermes. 

Paso 4: Contorno de ojos

Las cremas para el contorno de ojos suelen ser más ligeras y finas que las hidratantes para la cara, así que asegúrate de aplicarlas antes de la crema hidratante y el aceite facial. Por la mañana aplica tu contorno con un roller de cuarzo o de jade y elige una fórmula con cafeína, que ayuda a contraer y tensar temporalmente las bolsas, mientras que por la noche es mejor centrarse en la hidratación profunda de la zona. 

Paso 5: Tratamiento puntual para el acné

Si estás pasando por un brote, es el momento de aplicar tu crema específica en los granitos que tengas ahora mismo, ya que de esta manera podrá penetrar perfectamente en la piel y no quedarse en las capas superficiales.

Paso 6: Hidratación

Es otro de los pasos imprescindibles tengas la piel que tengas. No importa si tu piel es muy grasa o crees que no necesitas hidratación, ya que hay una fórmula para cada tipo de piel. Además, una crema hidratante no sólo llena de hidratación a tu piel, sino que también ayuda a atrapar todos los productos que hay debajo para que los ingredientes sean aún más eficaces. Por la mañana busca una crema hidratante ligera y suave a base de hialurónico, y por la noche opta por una que incluya todas las cosas que tu cuerpo produce de forma natural y que puede utilizar más, como el ácido hialurónico, los lípidos y las proteínas.

Paso 7: Retinol

El retinol es capaz de acelerar la renovación celular, haciendo que el cuerpo produzca una piel más fresca, más suave y menos arrugada. Sin embargo, las cosas buenas llevan su tiempo, así que recuerda que los retinoides necesitan de cuatro a seis meses de uso constante para dar resultados en términos de antiedad, aunque sí que dan resultados más inmediatos en otros aspectos, como la producción de colágeno y la reducción de manchas y cicatrices y la luminosidad a la piel. 

Paso 8: Aceite facial

Por sí solos, los aceites no hidratan tanto la piel, pero si los aplicas en capas sobre los productos, ayudan a aumentar la eficacia de tu rutina al tiempo que dejan la piel suave y tersa. Eso sí, asegúrate de aplicar siempre, siempre, los aceites en último lugar. Los aceites pueden penetrar fácilmente en las cremas hidratantes, los sérums y los tratamientos, pero ningún producto puede penetrar en un aceite, lo que significa que deben aplicarse en último lugar.

Paso 9: Protector solar

Cuando apliques tu rutina de mañana en realidad hay un paso más después del aceite, que es el protector solar, y si te estás preguntando por qué esta crema va detrás del aceite es porque su función es proteger la piel y no penetrar el ella para hidratarla.