Fátima

Las mejores 35 mascarillas de belleza para solucionar un problema concreto

Velos de biocelulosa, barros negros, texturas espumosas, imantadas, nocturnas o con efecto sauna. La sofisticación del último paso de la rutina beauty llega desde Asia para quedarse. Te mostramos todo lo que puede hacer por tu piel. 

Olga Tarín | Woman.es

Las mujeres asiáticas lideran el mercado mundial de la belleza e inspiran las tendencias de Occidente. Tras el boom de las BB y las CC Creams, el formato cushion y los tónicos beauty, ahora toca el turno a las mascarillas. El éxito de estas curas en monodosis, tarros o máscaras de biocelulosa tiene su porqué. «Son cosméticos tan eficaces que su efecto se nota enseguida. Las cremas hidratantes tienen que estar todo el día en el rostro y para lograr un confort máximo, la incorporación de activos es limitada. Sin embargo, las mascarillas se retiran en tiempo récord y permiten incluir altas concentraciones de principios activos para que estos sean absorbidos de forma instantánea. Transforman el rostro con un chute de vitaminas y activos puros sin necesidad de acudir a una cabina profesional», explica Ana Ugidos, directora y creadora de Bioxán.

1. Mascarillas magnéticas

Estas soluciones imantadas recargan la piel de energía con una potente acción antienvejecimiento. El estímulo de los imanes sobre el rostro mejora la eliminación de toxinas, impurezas y exceso de agua; activan el crecimiento sano de nuevas células y mejoran la circulación sanguínea. En la fórmula del Dr. Brandt los imanes se usan para retirar la mascarilla mineral sin necesidad de agua. Los de Magicstripes se aplican encima de la máscara con un masaje energizante.

Magnetic Youth Mask, Magicstripes (49 €). | D.R.
Magnetight Age-Defier, Dr. Brandt (75 €, en Sephora). | D.R.

 

2. Con burbujas

Arrasan en redes sociales las fotos de chicas con la cara repleta de espuma. Llevan las nuevas mascarillas de moda, que causan furor entre blogueras e influencers. El agua carbonatada, su principal ingrediente, es la responsable de que su textura mute y surjan burbujitas tras su aplicación. Entre sus beneficios, destaca su capacidad de limpiar los poros en profundidad sin irritaciones porque arrastran la suciedad a la superficie. Basta con dejarlas actuar unos minutos y aclarar bien con agua.

Ver 4 fotos

3. Peel off

Son ideales para eliminar a fondo las impurezas y los puntos negros en cutis normales y secos, porque tienen una acción exfoliante e hidratante a la vez. ¿Qué es lo que las hace diferentes? Aunque tienen una textura en gel, al aplicarlas se van solidificando hasta formar una película gelatinosa que se adhiere a la tez. Al retirarla, las impurezas se desprenden con ellas y desaparecen con un efecto iluminador instantáneo. Conviene utilizarlas una vez a la semana para potenciar el efecto antienvejecimiento. Truco: Realiza un baño de vapor antes de poner la mascarilla peel off, para abrir los poros y obtener un resultado mucho más espectacular. Dada su potente acción exfoliante, es importante respetar el tiempo de aplicación recomendada por cada fabricante.

Ver 6 fotos

4. Barros y arcillas

Son el comodín ideal para equilibrar el exceso de sebo en pieles mixtas y grasas que tienen tendencia a presentar imperfecciones y acné. Ayudan a eliminar toxinas y reducir la inflamación por lo que son especialmente útiles a la hora de calmar rojeces y granitos. También tienen una potente acción matificante. Las encontrarás de varios tipos: las grises y las negras –súper absorbentes– limpian y aclaran la piel; las blancas son las más suaves y tienen una acción hidratante; las rosa (para cutis sensibles) tonifican, absorben la grasa y suavizan la textura de la tez y las rojas purifican aportando un punto de energía con efecto revitalizante a la piel opaca y apagada. Además, no solo incorporan barros. Muchas están enriquecidas con activos purificantes como el eucalipto, detoxificantes como el carbón o exfoliantes como las algas. Al aplicarlas, actúan en tres fases: cuando está húmeda la piel absorbe los minerales desde el exterior, al empezar a secarse estimula el flujo sanguíneo y por último, cierra los poros.

Ver 5 fotos

5. Sueño reparador

La piel nunca duerme. Trabaja y se regenera de forma ininterrumpida y aprovecha las horas de sueño para empezar el proceso de renovación celular. Las mascarillas nocturnas optimizan su labor y garantizan un despertar radiante. Además, evitan la aparición de arrugas provocadas por los efectos de la gravedad que origina la postura corporal mientras dormimos. A diferencia de las demás, se depositan en el rostro sin necesidad de retirar con agua. Se aplican por la noche después de la crema de ojos y la hidratante en rostro, cuello y escote. Para un efecto relajante, aplícala con movimientos de alisado desde el centro del rostro hacia las mejillas, después hasta la barbilla y sube hacia la frente para terminar en las sienes. Continúa por la barbilla hasta llegar al lóbulo de las orejas, baja por el cuello y termina en el escote.

Ibuki Sleeping Mask, Shiseido (49 €). | D.R.
Mascarilla reparadora de noche Le Lift, de Chanel. Cuidado antiedad nocturno para rostro, cuello y escote, enriquecido con proteínas de seda, que alisa las arrugas y reafirma la piel mientras duermes. 98 €. | D.R

6. Buen Mixing

¿Qué es? Ni todas las pieles tienen las mismas necesidades ni las diferentes zonas del rostro necesitan los mismos activos. De aquí surge el multimasking, que consiste en utilizar diferentes mascarillas para ajustar el tratamiento a medida en función de la zona. En frente, nariz y barbilla suelen aplicarse productos seborreguladores para controlar los brillos y las impurezas. En el contorno de ojos se aplican fórmulas hidratantes y nutritivas especiales para pieles sensibles y en las mejillas y laterales, potentes activos con propiedades nutritivas, antiedad y calmantes. Tras su éxito, muchas marcas lanzan kits a medida u otras soluciones para ojeras, labios y rictus. También triunfan las que van en dos partes con un efecto súper reafirmante: tercio superior del rostro y mandíbula.

Ver 4 fotos

7. Los clásicos renovados

Las fórmulas en formato crema y gel son las más habituales. En gel, frescas y ligeras, para piel grasa y mixta; en crema, con una textura untuosa, para piel seca. Actúan como auténticos concentrados de belleza capaces de reparar la piel más deteriorada y de dar un plus de vitalidad a los cutis cansados y apagados. Dejan el rostro brillante y muy hidratado, por lo que se aconseja usarlas de noche para despertar con la piel nueva. Se recomienda utilizar de una a dos veces por semana y respetar el tiempo de exposición recomendado por cada fabricante.

Ver 5 fotos

8. Mascarillas efecto frío-calor

Aunque se utilizan para funciones opuestas, estas soluciones innovan con resultados sorprendentes. Las que aportan calor abren los poros para limpiarlos en profundidad. Este cambio de temperatura tiene un efecto relajante con acción antiestrés muy tentador. Se aplica como una fórmula normal y se retira con agua. Por otro lado, muchas fórmulas son capaces de bajar varios grados la temperatura de la piel para dejarla más jugosa y descansada. Los signos de fatiga desaparecen al instante. Utiliza las de efecto sauna de noche y las refrescantes, de día.

Ver 4 fotos

9. Las mejores mascarillas con velo

Este hito de la cosmética coreana cuenta con gran cantidad de adeptas occidentales. De hecho, su éxito ha desatado el boom por este ritual a veces olvidado. Estas máscaras de biocelulosa están diseñadas para adaptarse al rostro como una segunda piel. Se caracterizan por su alta concentración de activos: desde los más clásicos, como ácido hialurónico, colágeno y cócteles de vitaminas antioxidantes, hasta los más exóticos, como la baba de caracol o el veneno de serpiente. ¿La clave de su éxito? Aportan una dosis extra de los activos que tu piel necesita y permiten tratar problemas muy concretos, como la falta de luz, la flacidez y las líneas de expresión. Hidratan la piel al instante y la dejan más fresca y luminosa.

Ver 4 fotos