Unsplash

¿Cuál es el mejor autobronceador (facial y corporal)?

Para lucir el primer color o intensificarlo durante el verano sin jugarte la piel. En los de última generación encontrarás el que te va. Sin reparos.

Marta Bonilla

Siguen sufriendo una mala fama relacionada con el tono anaranjado que proporcionaban en el pasado y su desagradable olor. Hoy está superado. Porque los autobronceadores son la única fórmula recomendada por los dermatólogos para lucir moreno sin riesgos: "Son seguros, formulados con dihidroxiacetona (DHA), que reacciona con la última capa de la piel, produciendo una oxidación que provoca el cambio de tono. No producen daño solar, ni envejecimiento prematuro, ni cáncer de piel...", insiste la doctora Ana Molina.


Y hay una nueva generación que supera incluso el tradicional reparo a aplicarlos mal y terminar a manchas como un dálmata. A ello han contribuido las fórmulas de bronceado gradual, que “suben el tono” (y lo personalizan) según la cantidad que apliques (mejor quedarte corta y repetir), la frecuencia de las aplicaciones o el tiempo que dejes en exposición el producto antes de ducharte, como los nuevos de James Read, la línea creada por la estrella del autobronceado que pone buen color a Lady Gaga, Rosie Huntington-Whiteley o Clive Owen para las alfombras rojas y sesiones de fotos, recién llegada a España. "Un buen autobronceador es como un buen lifting facial, indetectable", dice este experto, cuyo “manual de uso” incluye recomendaciones como "extender bien el producto hasta la línea del cabello y detrás de las orejas y utilizar el exceso para la parte frontal y posterior del cuello. En brazos y piernas, aplicar en sentido descendente, del hombro a las muñecas y de cadera a tobillos, deslizando una pequeña cantidad hasta los dedos de manos y pies".

Además del consejo de utilizar manopla en lugar de las manos para extender el producto, que comparte con la firma St. Tropez y que mejora la experiencia: se deposita menos cantidad, el resultado es más natural y no te manchas las manos. Los expertos coinciden en la importancia de exfoliar la piel 24 horas antes de autobroncearse y "repetirlo 4 días después, sin miedo a perder color; al contrario, va a devolver la uniformidad y dejarlo más bonito", explican desde esta firma. Para evitar la acumulación de producto y la hiperpigmentación de zonas rugosas como talones, codos y rodillas, aconsejan «cubrir con crema hidratante en esas áreas antes del autobronceador». ¿Y si tienes manchas? Muchos temen que el autobronceador las intensifique: "Cubrirlas con una fina capa de vaselina antes de extenderlo. No las potencias y las disimulas". Los autobronceadores son los mejores aliados para lucir, intensificar o prolongar el moreno. Hay texturas para todos los gustos: aceite, crema, spray, agua refrescantes... Lo más nuevo son las fórmulas que además de broncear, cuidan la piel, con activos hidratantes y antiedad como aloe vera, vitaminas y hialurónico. Solo hay que elegir.