GTRES

¿Manchas post-sol? Esta es la cosmética que te ayudará a combatirlas

Si sufres por ver que cada día aparecen más manchas en tu piel, no lo hagas y sigue leyendo...

Mamen Infante | Woman.es

Vuelves del verano con una o varias manchas que antes no tenías. Normal. Supones que por el sol. Supones bien. Si te quedan dudas, la Dra. Beatriz Beltrán te aclara: “El principal problema de la piel a la vuelta del verano son las manchas (difusas, planas, con relieve, algunas escondidas en la dermis y todavía sin mostrar su aspecto al exterior, otras más marcadas...), resultado de la diferente distribución de la melanina, que nos protege del sol de manera natural. Cuanto más expuestos estamos a la luz, más cantidad producen los melanocitos. Pero, además, las hormonas pueden jugarnos una mala pasada. Suelen salir manchas en el embarazo, menopausia o como resultado de una mayor sensibilidad a los anticonceptivos”. Por todo esto, y antes de nada, si quieres aclarar tus manchas lo primero que debes hacer es acudir a un experto (dermatólogo, médico estético o experto en estética) que te ayude a averiguar qué tipo de mancha es. Solo conociendo la causa podrás elegir el tratamiento para eliminarla.

Por otro lado, nunca nos cansaremos de insistir que la cosmética es prevención. Si consigues reducir o aclarar tu mancha, lo más importante es que te centres en que no vuelva a salir. Protegiéndote del sol de forma adecuada y usando activos que frenen la excesiva producción de melanina. Al final del artículo te pondremos unas cuantas cremas, sueros y lociones que cumplen este objetivo. Pero, primero, lo primero: ¿Cuál es tu mancha? ¿Es posible borrarla? En el circuito médico menos dado al marketing facilón, te cuentan que aunque algunas cremas cosméticas (o cosmecéuticas) consigan aclaran las manchas o consigan un resultado iluminador global para la piel, nunca son capaces de eliminarlas por completo. Además, está el problema de que vuelvan a salir una y otra vez, básicamente porque seguimos sin protegernos bien del sol. 

via GIPHY

¿DE QUÉ TIPO ES TU MANCHA?

Una vez que la mancha es bien visible, y de cara a buscar un tratamiento para paliarla, cabe distinguir dos tipos: Melasmas o cloasmas y léntigos solares. Los melasmas o cloasmas oscurecen en verano y parecen aclararse en invierno. Se ubican a ambos lados de la cara -a menudo guardando curiosa simetría-, también en la frente y el labio superior. El primer culpable es la luz solar, afectan sobre todo durante el embarazo, por tomar anovulatorios o por sufrir desarreglos hormonales. Para tratarlas hay que evitar totalmente la luz visible, no sólo la solar, con filtro de protección solar muy alta de amplio espectro (es decir, contra rayos UVB y UVA, fíjate en el envase). Por la noche pueden tratarse con sueros, cremas y mascarillas despigmentantes aunque solo se quitan con un peeling profundo en el dermatólogo o médico estético.

Por su parte, los léntigos solares no varían a lo largo del año. Son pequeñas y oscuras, salen sobre todo en el dorso de las manos, aunque también en cara, escote y antebrazos. Son una manifestación del fotoenvejecimiento, un daño crónico resultado del sol que llevas tomando desde que naciste. Afectan más a quienes más se han expuesto a los rayos UV a lo largo de la vida y más clara tengan la piel. Una crema despigmentante no las quita. Se quitan con procedimientos destructivos como láser o peelings de ácidos. Para concluir, las manchas producidas por algún medicamento fototóxico o por haberte puesto perfume para tomar el sol (por ejemplo), no son ni melasmas ni léntigos. Estas manchas se quitan con el tiempo, tranquila. 

Jeff Spicer

PEELING, LÁSER, LUZ… ANTI-MANCHAS

Si estás dispuesta a tomarte el invierno como el momento para borrar alguna de tus manchas, toma nota de las sugerencias que hacen los expertos. Inmaculada Canterla, farmacéutica y miembro de la SEMAL y la SEMCC, directora de Cosmeceutical Center en Sevilla, advierte que suelen ser tratamientos a largo plazo. Así que, ante todo, constancia y paciencia. “Es necesario una comprensión de los riesgos y beneficios de las diversas opciones terapéuticas para seleccionar el tratamiento óptimo. No hay una receta estándar universal para todos. Un tratamiento despigmentante intensivo, sea con peeling o con láser, debe ser personalizado”. Además es básico, como decía al principio, saber de qué tipo de mancha se trata. Ahí no hay que escatimar tiempo ni recursos porque de ese diagnóstico depende muchas veces el éxito o fracaso. Por ejemplo, la Doctora Beatriz Beltrán (Barcelona) cuenta con un dispositivo llamado Observ 520 que analiza con varios tipos de luces como está la piel en todos sus niveles y en función de la mancha hace un protocolo a medida. “Dependiendo del tipo de mancha será necesario un tratamiento u otro o incluso la combinación de varios, algo muy habitual. Hoy en día los tratamientos cada vez son más personalizados pero, en el caso de las manchas, esto es especialmente importante ya que, si no, puede ser que incluso el problema se agrave”, explica la experta.

Si te animas, desde la Clínica Planas nos asesoran sobre diferentes técnicas anti-manchas: Por un lado, el láser Q-Switched promete acabar con los léntigos. Es un láser específico para destruir la melanina que consigue grandes resultados en pocas sesiones. Las manchas absorben la irradiación y se destruyen los pigmentos sin afectar a la piel adyacente. El precio del tratamiento suele rondar los 200 euros por sesión. Por otro lado, está la luz pulsada intensa (IPL), muy útil cuando, además de acabar con manchas cutáneas, deseamos eliminar signos del envejecimiento, lesiones vasculares o textura rugosa de la piel. Esta fototerapia no es agresiva y permite mejorar nuestra piel de forma gradual para conseguir un cutis luminoso y uniforme. El precio sube a unos 250 euros la sesión. También puede realizarse terapia lumínica de baja intensidad y peelings despigmentantes. Estas son las dos mejores opciones para el melasma. El peeling acaba con las lesiones existentes y se combina con terapia lumínica para evitar las reapariciones. La terapia lumínica de baja intensidad aporta a la piel una protección equivalente a una crema solar de factor 15, regula el funcionamiento de las células y bloquea efectos nocivos de los rayos ultravioleta. El precio de ambos tratamientos combinados comienza en 250 euros la sesión.

Ver 10 fotos

¿FUNCIONAN LAS CREMAS ANTI-MANCHAS?

Si prefieres empezar con cremas porque tu problema con las manchas todavía no es acuciante, valga recordar cuáles son los activos más eficaces. La experta Inmaculada Canterla te ayuda a identificarlos: “Los inhibidores de la tirosinasa buscan bloquear la síntesis de melanina y son: la hidroquinona, el ácido kójico y la arbutina, entre otros. Después tenemos los bloqueadores del PAR-2 (una enzima que transfiere los melanosomas a los queratinocitos) que consiguen también inhibir la pigmentación y que esta no llegue a las capas superiores de la piel, donde ya se ven. Suelen ser soja, vitamina B3 o niacina y sus derivados. Además, a nivel tópico es bueno usar exfoliantes y renovadores cutáneos. Por ejemplo, el ácido glicólico y el retinol. Y, aunque no sean tan conocidos, merece la pena tener en cuenta otros ingredientes como el oxyresveratrol, la niacinamida y el regaliz”.