Iluminadores

Tiene algo angelical que favorece e ilumina tu mirada.

Myriam Serrano

El día
1 Hidratar y perfeccionar la tez con el tratamiento habitual, una base de maquillaje y un corrector de ojeras del mismo tono que tu piel.
2 Aplicar una sombra en polvo, suave y de efecto duradero, por todo el párpado, hasta el arco de las cejas. Un toque en el lagrimal aporta más luz.
3 Boca mate, de color cereza o tierra, que contraste con la mirada. Toque maestro: mezcla polvos de sol con blanco nacarado y aplícalos sobre los pómulos.
La noche
1 Preparar la piel con base y corrector de ojeras. Trazar una línea con lápiz khôl en blanco sobre las pestañas superiores, en sentido ascendente al llegar al extremo.
2 Delinear con un pincel fino, a ras de las pestañas inferiores, una mezcla de gloss con pigmentos blancos. En el lagrimal, aplica un toque en forma de triángulo.
3 Máscara transparente para resaltar una mirada limpia y definir las cejas. Deja el negro y los tonos oscuros para otra ocasión. Los labios, con brillo intenso.