Alessandro Zeno / Imaxtree.com

¿Te has hecho el láser este otoño? Así puedes ayudar a tu piel a que se recupere

En esta época, los procedimientos con láser facial incrementan entre un 60 y 80%. Te contamos qué puedes hacer el día después de someterte a este tratamiento tan otoñal. 

Cristina Martín Frutos | Woman.es

En las consultas de dermatología y medicina estética, el otoño es sinónimo de láser. Las doctoras consultadas para este artículo calculan que este tipo de tratamientos, especialmente dirigidos a borrar las manchas, se disparan en esta época entre un 60 y un 80%. Una temporada alta para el láser que se debe "fundamentalmente, a que el tiempo acompaña: los rayos de sol son menos fuertes", señala la dra. María Dolores Antón, de la Clínica Antón (Valencia). "Esto, junto a las bajas temperaturas, facilitan que se puedan realizar tratamientos con más seguridad y menos riesgo de efectos adversos como las quemaduras e hiperpigmentaciones y disponiendo de más margen para realizarse las sesiones correspondientes", añade la dra. Adriana Juanes, dermatóloga en IML (Madrid). Además, no podemos olvidar que la mayor parte de las manchas se producen o intensifican en verano, con lo cual, cuando este se acaba, toca enfrentarse a ellas. 

- Descubre los faciales que devolverán la normalidad a tu cara

- Estos son los centros donde(de verdad) se cuidan las periodistas de belleza

Pero no solo hablamos de protocolos de láser no ablativo antimanchas. También es frecuente aprovechar el cambio de tiempo y la menor exposición al sol para someternos a otros tipos de láser, "como los vasculares, muy empleados para tratar el acné o la rosácea o los fraccionados, que funcionan muy bien para suavizar arrugas o cicatrices de acné", apunta Natalia Jiménez, dermatóloga del Grupo Pedro Jaén (Madrid). A estos habría que sumar el láser ablativo, menos frecuente por su agresividad, pero también indicado para esta época del año. 

El principal problema del láser es que suele dejar la piel algo alterada. La dra. Antón enumera algunos de los efectos secundarios más frecuentes: "Enrojecimiento, escozor, sensación de piel tirante y áspera..." También puede aparecer cierta inflamación, eritemas o pequeñas lesiones en forma de costra de las manchitas. Son síntomas que duran poco tiempo, pero que son incómodos. En opinión de la doctora, para acelerar la recuperación, lo fundamental es "evitar el sol (por tanto usar SPF), limpiar la piel con productos suaves como una espuma -que evita arrancar las costritas- y usar cremas y sérums hidratantes y reparadores". Vitamina C activa, alantoína, vitamina E o el ácido hialurónico funcionan bastante bien. 

La dra. Juanes también recomienda fórmulas calmantes con "caléndula, rosa mosqueta aceite de argán o manteca de karité". Así como aplicar pomada antibiótica y corticoides los primeros días (siempre bajo prescripción médica). En cuanto a lo prohibido: "Alfahidroxiácidos y retinoides". Es decir, todo lo que pueda ser agresivo para la piel. Las mascarillas y las cremas cica son otro gran aliado tras el láser.

Por último, la doctora Antón propone un tratamiento complementario como la fototerapia con LEDS. "Porque además de acelerar el proceso recuperación, elimina la rojez que queda en la piel tras el láser y te permite incorpórate a tu actividad, sin que nada te delate en tu rostro", explica.En su clínica de Valencia lo emplea habitualmente. El protocolo consiste en aplicar vitamina C activa y dejarla actuar con un sistema de terapia lumínica, con luz roja, durante 20 minutos (250 €).