gpointstudio / ISTOCK

Granitos internos, ¿cómo acabar con ellos?

Los granitos internos son una de las formas más molestas de acné pero, ¿sabes que es posible acabar con ellos si actuamos a tiempo? Te contamos todo lo que necesitas saber.

PATRICIA ÁLVAREZ-PALENCIA

¿Existe algo peor que sufrir constantemente brotes de acné adulto? Sí, los granitos internos. A diferencia de los granitos normales, estos son profundos, dolorosos, imposibles de eliminar de la noche a la mañana y, cuando finalmente desaparecen, suelen dejar una bonita cicatriz de acné postinflamatoria. Se trata, por lo tanto, de un tipo de acné quístico que vive en lo más profundo de la piel, lo que significa que no responde a la rutina habitual de cuidado de la piel contra el acné y necesita unos cuidados y unos productos específicos. 

Los granos internos suelen estar provocados por un aumento de las hormonas, lo que explica por qué suelen aparecer durante el ciclo menstrual. Durante este periodo, las glándulas sebáceas de la piel se vuelven hipersensibles al aumento hormonal y reaccionan con una producción excesiva de sebo, lo que puede hacer que la glándula se congestione, se hinche o se endurezca. Y por eso, son imposibles de reventar, tardan en curarse y son bastante dolorosos. Sin embargo, probablemente lo peor de este tipo de granitos es que no puedes deshacerte de ellos de la noche a la mañana, pero si hay cosas que puedes hacer para que desaparezcan de tu cara lo más pronto posible

Si esto es algo que te ocurre con frecuencia, lo primero que debes hacer en consultar con tu dermatólogo y que sea él quien valore tu caso y te recomiende los productos específicos para tu piel, pero si se trata de algo puntual,  entonces puedes optar por usar cosméticos antiinflamatorios que te ayuden a limpiar el poro de forma definitiva, como limpiadores con ácido salicílico.

Otro truco es incluir en tu rutina habitual algún producto con retinol, ya que acelera la renovación celular, que no sólo ayuda a eliminar la piel muerta que contribuye a obstruir los poros, sino que también ayuda a desvanecer las manchas oscuras persistentes y las cicatrices del acné con el tiempo.

¿Y qué pasa si intentaste reventar un granito interno y ahora te arrepientes profundamente? Envuelve un poco de hielo en una servilleta o un paño y aplícalo en la zona durante un minuto. Esto te ayudará a reducir la hinchazón y calmará las rojeces.

Por supuesto, es importantísimo que nunca intentes reventar un grano interno, ya que no solo conseguirás alargar el tiempo que dure en tu piel sino que además puedes acabar creando una cicatriz o una marca que te costará muchas semanas (e incluso meses) eliminar.