Falsos mitos sobre el bronceado y cosas que sí son ciertas y te ayudarán a estar más morena de forma saludable

Hacemos un repaso por las típicas creencias sobre el bronceado para descubrir qué es cierto y qué es falso, y seleccionamos los mejores productos para un moreno más duradero. 

SANDRA GONZÁLEZ | WOMAN.ES

A mediados de agosto, probablemente ya cuentes con una piel bronceada (algo al menos), pero también puedes pertenecer a esa parte de la población que todavía no le ha dado tiempo a coger el tono de piel que desea. 

- Por fin vas a aprender a usar el autobronceador: con estos consejos y estos autobronceadores presumirás de moreno desde ya

- Esta crema con protección solar que se vende en farmacias va a sustituir a tu base de maquillaje porque tiene un ligero toque de color para un efecto buena cara

Nos pasamos todo el verano preocupadas por conseguir ese tono dorado que tanto nos gusta (y que tan bien queda con todo...). Sin embargo, cuando parece que ya lo hemos conseguido... ¡PUM! Desaparece como por arte de magia, ¡con lo que cuesta conseguirlo! En Woman.es nos hemos propuesto investigar sobre las típicas creencias sobre el bronceado, tanto falsas como ciertas, con el fin de averiguar cómo estar más morena de forma saludable, y esto es lo que hemos descubierto... 

"Exfoliar la piel se lleva el moreno" 

Exfoliar la piel es básico para prepararnos ante la exposición al sol y alargar al máximo nuestro bronceado. Es muy común escuchar que exfoliar nuestra dermis se lleva todo el tono adquirido, pero según afirman desde Mumona.com, tienda online de cosmética de autor, "con este sencillo paso conseguimos eliminar las células muertas y prepara la piel para que productos hidratantes, calmantes y estimuladores de las defensas celulares penetren mejor". 

"El rojo de hoy es moreno de mañana"

Debemos tener claro que exponerse al sol sin protección supone un gran riesgo para la salud, y es que la piel tiene memoria y es capaz de recordar los daños que ha ido sufriendo a lo largo de los años, explica Catalina Narváez, directora de educación de Aromatherapy Associates.

Es totalmente falso que la piel quemada se convierta en un moreno bonito y saludable. "Una piel enrojecida es una piel dañada, alterada e irritada, que se ha visto atacada, produciendo un exceso de pigmento, y es probable que cuando baje la inflamación de la quemadura se observe un tono más moreno, pero la realidad es que la piel ha llegado a sufrir un importante exceso de inflamación y enrojecimiento, desencadenando la producción de radicales libres causantes del envejecimiento de la piel, haciendo que esta esté mucho más deshidratada y produciéndose el proceso de pelado generando una pérdida importante de colágeno y elastina", explica Catalina

Entonces, ¿qué podemos hacer para que esto no ocurra? Lo primero de todo es hacernos con un buen protector solar y aplicar sobre nuestra piel otros cosméticos con propiedades calmantes y regeneradoras. Lo más recomendable es usar productos ricos en ácido hialurónico, "logrando de este modo que llegue a las diferentes capas de la piel haciendo que se vea rellena y repulpada menos propensa a la sensibilidad". 

"En verano no es necesario nutrir la piel, con el solar es suficiente"

Para los expertos de las marcas de Mumona.com, "lo más importante para que un bronceado, no solo se adquiera más rápidamente y de forma más saludable, sino dure, es que la piel esté hidratada y nutrida".

En este sentido, tener una buena crema hidratante en nuestro tocador es un 'must' y se recomienda "hidratar la piel a diario por lo menos un mes antes, durante y después de tus vacaciones al sol". Se aconseja optar por productos hechos con ingredientes 100% naturales para un mejor resultado. 

"Cuanto más tiempo tome el sol, más morena me pondré"

Esto no es así, de hecho debemos ser muy conscientes de que la exposición al sol debe estar muy controlada. Según explica Elisabeth San Gregorio, directora técnica de Medik8, "la exposición al sol debe ser paulatina, deberá ir incrementando conforme nos vayamos bronceado, debemos comenzar con exposiciones que no superen los 10-15 minutos, usando siempre un protector solar adecuado a nuestra actividad y fototipo de piel y nunca llegar a exceder las 2 horas, tiempo de vida medio que suele durar un protector solar". 

"Echarse crema con frecuencia no te pone morena"

Muchas veces se nos olvida que debemos reaplicar el protector solar, tanto en el rostro como en el cuerpo. Para Elisabeth San Gregorio, "para conseguir un moreno saludable evitando que nuestra piel sufra quemaduras y daños solares irreparables, se debe reaplicar la protección solar cada 2 horas, puesto que de manera inconsciente nuestra actividad física, sudoración o roces con las prendas, pueden hacer que vayamos perdiendo parte del producto y por lo tanto, se produzca una pérdida de protección".

D.R.

"En el agua me pongo más morena"

Esta afirmación también es muy escuchada, sin embargo tiene doble filo. Según nos explica Elisabeth San Gregorio, de Medik8, "al igual que sucede si estamos fuera del agua, los rayos del sol inciden en nuestro cuerpo, pero en el caso de estar dentro del agua podemos observar como al crearse un efecto reflejo, los rayos pueden incidir de forma más elevada, como si se tratara de un espejo, llegando a inflamar, irritar y producir quemaduras sobre nuestra piel". 

Esto sucede especialmente en las zonas del cuerpo que están menos sumergidas en el agua, como los hombros, la cabeza y el escote. Sin embargo, al resto del cuerpo que sí está más sumergido, llegará una menor radiación solar y estará más protegido. Por su parte, es importante recordar que, aunque la mayoría de protectores solares sean resistentes al agua, tiende a desplazarse y desaparecer con el paso del tiempo, y se debe reaplicar. 

"El agua salada pone más morena"

Para salir de dudas, hemos preguntado a Valeria Navarro, directora técnica de Boutjour, y nos ha dado la explicación: "el agua salada baja los niveles de el agua salada baja los niveles de hidratación de la piel, y por lo tanto, los rayos del sol tienen una mayor incidencia sobre la piel, pero la realidad no es que logres estar más moreno, es que el sol daña más fácil y rápidamente la piel al estar deshidratada". 

Por ello, es importante utilizar protectores solares hidratantes ricos en ingredientes como la glicerina o el ácido hialurónico, para compensar esa falta de hidratación

UNSPLASH

"Si tomo protectores orales, no es necesario que utilice cremas solares"

Es cierto que son recomendables pero, tal y como explica Raquel González, directora de educación de Perricone MD, "son propulsores de acompañar la protección solar junto suplementos alimenticios ricos en vitamina C y antioxidantes, y una dieta antiinflamatoria también rica en antioxidantes como son los frutos rojos, vegetales verdes o incluso alimentos como el salmón o las algas rojas ricas en astaxantina, un antioxidante natural que inhabilita la radiación ultravioleta". 

No obstante, es muy importante resaltar que el consumo de estos alimentos ricos en antixodantes o el uso de los suplementos, no pueden sustituir el uso de los protectores solares, sino que se complementan. 

¿Cómo lograr un bronceado saludable?

En resumen, solo es cuestión de prudencia y de saber disfrutar de una manera saludable del sol. Tal y como explica Raquel González, "la piel requiere un periodo gradual de adaptación, por ello las exposiciones deben ser controladas, incluso cuando la piel está acostumbrada al sol". Además, no podemos olvidarnos de aplicar con frecuencia el protector solar, hasta si el día está nublado. 

"Al mismo tiempo, siempre es importante recordar la importancia de evitar recibir radiación solar en las horas del medio día, puesto que la radiación es mucho más directa", aconseja la experta. Tras la exposición solar, la hidratación de nuestra piel será clave y por ello es recomendable usar productos específicos ricos en ingredientes calmantes, como el aloe vera y el ácido hialurónico. 

Por último, "otro punto a tener es cuenta la importancia de llevar una dieta equilibrada antiinflamatoria, rica en antioxidantes que ayuden a nuestra piel, protegiéndola de los radicales libres causantes el envejecimiento". 

¡No te pierdas nuestra selección de productos que ayudarán a cuidar tu piel y a prolongar tu bronceado! 

 

Relacionados