Emily Blunt nos sorprendió con un 'look' muy barroco. | Kevork Djansezian/NBC / GETTY

Si te vas a casar, hay una cosa que no deberías hacer y de la que Emily Blunt se arrepiente

Cuidado con esto.

CARMEN RAYA | WOMAN.ES

Está claro que todas las mujeres queremos lucir nuestras mejores galas el día de nuestra boda. Dietas, tratamientos de belleza, elegir el vestido perfecto, encontrar el lugar ideal para la celebración.... Detalles que hacen que nuestro enlace sea recordado para siempre en nuestras mentes y en las de nuestros familiares y amigos. 

Sin embargo, en nuestro afán por lucir siempre perfectas, puede que intentemos pasarnos un poco de la raya. ¿En qué sentido? El blanco, color que elige el 99% de las mujeres para su vestido de novia, queda mejor cuando estamos un poquito bronceadas y no tenemos la piel como si fuésemos un vampiro de la saga 'Crepúsculo'. Y claro, hay veces en las que recurrimos a bronceados no naturales que no quedan precisamente como deseamos. 

"La única cosa de la que me arrepiento de mi boda fue que me hice un bronceado en spray y en las fotografías salgo de color naranja. Es casi antinatural. ¿Por qué lo hice? Lo peor de todo es que me lo hice yo misma en casa. ¿A quién se le ocurre? Además, el día en el que nos casamos hacía mucho calor y cuando sudaba, ¡sudaba naranja!", ha confesado la actriz durante su visita al programa 'The Late Late Show with James Corden'.

¿Cuál es la lección que hemos aprendido gracias a Emily? Pues que no debemos volvernos 'locas' si queremos presumir de bronceado el día de nuestra boda. O bien planificamos con tiempo una escapada a algún lugar paradisiaco con sol y palmeritas o acudimos a un centro de estética para someternos a un tratamiento en condiciones. Porque claro, nadie quiere ser Ross el día de su 'sí, quiero'.

Relacionados