Fotografía: Florian Sommet/ Trunkarchive.com

Dras. Mar Mira y Sofía Ruiz del Cueto, a la última en medicina estética

Amelia Larrañaga | Woman.es

La naturalidad: su inspiración. Son una de las parejas más solventes del panorama facial, y uno de sus secretos se encuentra en la manera en que conciben los tratamientos desde que abrieron su clínica hace ocho años. «El tratamiento no es un fin en sí mismo, es el medio para lograr la calidad de vida que buscamos en cada diagnóstico», explican. Como pareja bien avenida, cada una se ha especializado en un campo: Mar se concentra en la remodelación facial y Sofía borda el rejuvenecimiento de la mirada con bótox. No hay entrecejo que se le resista a la emprendedora del proyecto, que este año ha recibido el premio de la SEME (Sociedad Española de Medicina Estética) a la mejor ponencia de 2015 por “Interacciones de los implantes de hilos y otras técnicas”. El sello de calidad de estas escultoras faciales tiene que ver con la naturalidad. Estudian hasta el último detalle del rostro y sus gestos para embellecerlo sin transformarlo; es el mejor consejo que dan a sus pacientes: «Que comprendan el concepto de mejorar, no de cambiar», apuntan ambas.
El diagnóstico en su Clínica supone el 50 por ciento de su éxito gracias al análisis previo de la piel con ecografía y tests de alergia, y apuntan la importancia de la prevención antiaging y la constancia en los cuidados. «Así se puede conseguir mucho con lo mínimo, y para ello es muy importante empezar pronto.»

La edad ideal para comenzar: «Los años de la piel no son los que aparecen en el DNI. Cada paciente tiene una necesidad, pero los 30 son un buen momento para empezar a prevenir.»

Los tres mayores avances en los últimos veinte años: «Por este orden, el bótox, el ácido hialurónico y la tecnología láser, pero también los ultrasonidos para tratar la flacidez. Ultheraphy está transformando la forma de abordar la pérdida de firmeza», coinciden ambas.

Con una buena prevención del envejecimiento, ¿desaparecerá la cirugía estética? «Tiene su sitio; se complementa con la medicina estética.»

H Tratamiento estrella: Fueron pioneras en la técnica de los Hilos Tensores, hoy tan en boga, por lo que podemos decir que los bordan. Se trata de unos mallados de sujección que se encargan de estimular el colágeno perdido para recuperarlo. El procedimiento dura unos 80 minutos, su efecto empieza a notarse al mes y dura en torno a un año. Precio: a partir de 500 €. Info: Clínica Mira+ Cueto. Tel. 915 626 713.