Los productos para presumir de piernas bonitas y con color tras la cuarentena. | IMAXTREE

Estos serán tus mejores aliados para presumir de piernas cuando pase la cuarentena

El confinamiento está pasando factura a nuestras extremidades inferiores. Pero hay solución para disimularlo y olvidarse de las medias en cuanto salgamos.

Cristina Martín Frutos | Woman.es

Las piernas son una de las grandes damnificadas por el confinamiento. Y no solo desde un punto de vista estético (que también). Es probable que lo hayas experimentado en tus propias carnes: hay días que las sientas pesadas, hinchadas, incluso, doloridas. El sedentarismo tiene la culpa. Por mucho que nos esforcemos en llevar unas rutinas fit -seguir clases online de yoga, pilates o zumba; probar todo tipo de tablas de ejercicios; pedalear en la bici estática…-, el hecho de no salir de casa dificulta que nuestras piernas estén plena forma. 

Al caminar la circulación se activa y nuestro organismo se oxigena, empezando por las extremidades inferiores. Pero en casa no es nada sencillo cumplir con los 10.000 pasos diarios que nos recomiendan los expertos. Otro enemigo, como señala el doctor Chamosa, son las horas que pasamos en el sofá. “Las malas posturas que cogemos es lo peor para la circulación de retorno. Ante la ausencia de actividad muscular, que es la que impulsa la sangre de vuelta hacia el corazón, resulta recomendable poner las piernas en alto. De esta forma, se evita la sobrecarga, la hinchazón o el incremento de la celulitis”, explica. Tampoco ayuda el teletrabajo: muchas personas no tienen la silla adecuada para pasar una larga jornada frente al ordenador. Y, curiosamente, al estar vestidos más cómodos, tendemos a posturas poco recomendables como cruzar las piernas, retorcerlas o, incluso, doblarlas al estilo indio o yogui. 

- Ejercicios para tonificar glúteos, abdomen y piernas (GAP) en casa

- Cómo sobrevivir al teletrabajo sin dolor de espalda

Todo este cóctel puede reflejarse en que las arañas vasculares o la celulitis sean más evidentes. Así como en cierta hinchazón por los citados problemas de circulación como por la acumulación de líquidos. Y no hablemos del color paliducho… Aunque es algo contra lo que tenemos que luchar cada año cuando amenaza con llegar momento de dejar las piernas al aire, esta vez -reconozcámoslo- nos sentará peor que nunca. 

Sin embargo, no desesperes. Mientras sigamos en casa es importante que combatas todos estos signos con la práctica diaria de ejercicio. Dedica al menos 15 minutos a movilizar las piernas; caminar por el pasillo; realizar algunas sentadillas y estirarlas (con ayuda de unas bandas elásticas será mucho más efectivo). E intenta mantener gestos beneficiosos como la exfoliación semanal, la hidratación diaria tras la ducha y la aplicación de cremas tonificantes o drenantes. Cuando volvamos a salir a las calles con las piernas al aire recurre a fórmulas que nutran, aporten brillo y algo de color. Un Photoshop de andar por casa que te hará olvidarte de las medias sin complejos.