Las cremas y masajes para evitar la papada y las arrugas en el cuello. | IMAXTREE

Cuidados especiales para el cuello, la víctima inesperada de la cuarentena

Antes mirábamos el móvil más de 100 veces al día, pero ahora ese gesto se ha multiplicado. Y también tiene sus consecuencias beauty.

Cristina Martín Frutos | Woman.es

Parece inevitable. Noticias, whatsapps, correos electrónicos… Nos pasamos el día pegados a la pantalla del móvil. Antes del confinamiento dedicábamos dos horas al día a este fin solo por ocio. Mirábamos el smartphone una media de una vez cada 10 minutos. Lo que suponía agachar la cabeza más de 100 veces al día (Estudio ¿Estamos hiperconectados?, de Ikea).

- Fatiga ocular, manchas, arrugas… ¿Cómo combatir los efectos de la luz azul de las pantallas en los ojos y la piel?

- Siete tratamientos flash (sin agujas) para un rostro perfecto

Permanecer la mayor parte del día encerrados en casa no ha hecho sino incrementar estas cifras. De hecho, hemos incrementado en una hora el tiempo de uso del móvil, según un informe de Smartme Analytics sobre el impacto del coronavirus en los hábitos tecnológicos. ¿Qué suponen esas más de tres horas frente a su pantalla? Ya te hemos hablado de las consecuencias de la luz azul sobre la piel (manchas, estrés celular, poros…) y tus ojos, pero ¿habías pensado en tu cuello? 

La repetición o mantenimiento del gesto de mirar tu teléfono -o también la tablet mientras estás en el sofá…- provoca tal presión en la columna (se calcula que unos 25 kilos) que la piel del cuello absorbe una parte. Esto se traduce en un temible cóctel de flacidez, descolgamiento y acumulación de grasa y toxina. En otras palabras: ¡más arrugas y más papada!

Para contrarrestar este efecto post-cuarentena te puedes ayudar de la gimnasia o el yoga facial. La esteticista Marta García nos propone en su web cuatro ejercicios: 

1. Levantar la barbilla y colocar la mano debajo. Estirar hacia delante y hacia arriba. Mantener 10 segundos y relajar otro 10 (10 repeticiones) 

2. Abrir la boca al máximo y mover la mandíbula inferior hacia dentro y hacia afuera, sin evitar la tensión. Repetir 10-12 veces. 

3. Mirando al techo, fruncir los labios como para dar un beso y mantener esa tensión 10 segundos. Repetir 10 veces con intervalos de otros 10 segundos de descanso. 

4. Girar la cabeza hacia un lado y estirar la mandíbula hacia delante para regresar a la posición inicial. Repetir hacia el otro lado (también, 10 repeticiones)

Los masajes para reducir la tensión y las arrugas en el cuello. | IMAXTREE

También puedes recurrir a la medicina estética. Muchos centros ya han abierto las citas y puedes reservar hora para someterte a algún tratamiento. Aquí tienes un listado de los específicos para el cuello: 

A mano y a máquina. El protocolo Doble Chin Lifting, diseñado por Marta García (Oviedo) combina la tecnología de radiofrecuencia Venus Legacy 4D con un profundo masaje. La idea es remodelar el óvalo facial y acabar con el doble mentón. Desde 120 euros.

Lista para lucir escote. Con Endermologie Breast puedes recuperar la firmeza de la zona del pecho y alisar las arrugas del cuello. La sesión consiste en trabajar estas zonas con el manípulo, que realiza una doble estimulación (pulsaciones y succiones). Equivale a una sesión de ejercicio intenso para nuestros fibroblastos. En centros LPG (www.endermologie.es ), desde 80 €/ sesión. 

Un protocolo de cine. Natura Bissé creó el tratamiento Inhibit V-Neck para que las celebrities lo disfrutaran la noche previa a los Oscar. Lo definen como un lifting de cabina que combate la flacidez y corrige las líneas horizontales del cuello (o anillos de Venus), además redefine el doble mentón. Existen diversas versiones del protocolo, de menos a más, por eso su precio varía entre los 35 y los 145 euros. (Centros de Natura Bissé).

Hialurónico para todo. El inyectable más demandado en medicina estética también puede ser un gran aliado para retensar el cuello. La doctora Paula Rosso, del Centro Médico Lajo Plaza lo recomienda en diferentes reticulaciones para redensificar la piel. Además, lo combina con láser Fotona Smooth Tightening, que consigue un importante retensado cutáneo de la zona (desde 450 €).

Alisar las arrugas. Cuando se encuentran en las estructuras superficiales de la piel es más fácil acabar con ellas. El doctor José María Franco Góngora apuesta por renovar la piel de la zona con ulo vn láser de CO2 fraccionado, que elimina las capas externas de la dermis por la acción del calor. También recomienda la terapia Nanofat, que trata esas arrugas con la inyección de pequeñas cantidades de grasa extraídas de la propia paciente. 

 

Relacionados