Así tienes que cuidar tu piel (y así debes comer) para conservar el bronceado hasta otoño. | IMAXTREE

Así tienes que cuidar tu piel (y así debes comer) para conservar el bronceado hasta otoño

Lo que cuesta coger un moreno saludable –sin quemarse, por supuesto- y lo rápido que se pierde… Te damos varios trucos para que cuando regreses, tu piel siga de vacaciones unas cuantas semanas más.

Cristina Martín Frutos | Woman.es

Cremas, pastillas y hasta una receta para mantener tu bronceado hasta otoño.

Está claro que no todas las pieles son iguales. Mientras unas cogen color en dos días, otras tardan semanas, según la capacidad de cada uno de generar melanina (que oscurece la piel como protección natural a la exposición solar). Lo importante es conseguir ese tono mientras se usa SPF porque, como insisten desde la Academia Española de Dermatología, ese hábito solo tiene aspectos positivos: contribuye a la prevención del cáncer de piel, ralentiza el fotoenvejecimiento y disminuye la aparición de manchas. Teniendo clara esta máxima, hay que reconocer que nos vemos mucho mejor con un poco de color: el 62% de los españoles relaciona el bronceado con belleza, según el último Observatorio Heliocare. Y, por eso, mantenerlo es uno de los objetivos beauty de esta época. 

La principal diferencia entre una piel que conserva mejor el moreno y otra que no, es su estado. "Si está cuidada, hidratada y sana puede durar hasta otoño", afirma la farmacéutica Esther Sansi, al frente de Sansi Farma (Madrid). Estos trucos te ayudarán a cumplir esos tres requisitos y llegar así a octubre con buen color.  

1. Exfoliarse funciona. Antes de irte de vacaciones debería ser obligatorio exfoliar la piel de pies a cabeza “para eliminar las células muertas”, aclara Sansi. De este modo, la capa más superficial se queda más suave y lista para coger un tono más uniforme y luminoso. Este gesto se debe mantener todo el verano, "no quita en absoluto el moreno, de hecho, la arena y la sal ya nos microexfolian levemente", apunta la experta que aconseja hacerlo una vez a la semana. 

2. Hidratación óptima. Este punto es clave durante todo el año y en verano tampoco te lo puedes saltar. Además de dejar la piel más bonita a la vista, una buena hidratación asegura que las diferentes capas cutáneas se mantengan saludables. Un truco: sustituye la hidratante corporal por un aftersun. Algunas fórmulas añaden activos que prolongan el bronceado. 

3. En pastilla. "Los suplementos nutricionales ayudan y mucho a la formación de melanina y por tanto a que el bronceado sea bonito, sostenido y, además, con su ingesta ayudas a evitar reacciones adversas", explica Esther Sansi. Resultan más efectivos si se empiezan a tomar dos semanas antes de la exposición, pero si no lo has hecho, no pasa nada: ahora te ayudarán a que tu piel esté más 'alimentada' y el moreno se vea más bonito. Al elegirlos es importante que incluyan vitamina A, C, D y E, licopeno, antioxidantes, minerales y aminoácidos como L-tirosina o L-cistina que estimulan el bronceado. Importantísimo: su ingesta no sustituye al uso de SPF, solo lo complementa. 

4. Menú bronceador. Para la farmacéutica uno de los mejores trucos para estimular la melanina se encuentra en la mesa. "Si se lleva una dieta rica en vitaminas, sobre todo C, aminoácidos y carotenos, presentes en frutas y verduras, el moreno será más bonito y durará más", sostiene. Y hay vida más allá de la zanahoria. El mango, el melón, el níspero, las espinacas crudas, la sandía, la sandía o el tomate son grandes aliados. 

Ver 8 fotos

 

Relacionados