Marta Lozano durante una de sus escapadas a la nieve. | INSTAGRAM

¿Por qué tienes que usar SPF si vas unos días a la nieve?

Los dermatólogos no se hartan de decir que hay que aplicarlo a diario. Pero, si vas a esquiar o a la montaña, es obligatorio: el sol allí es más dañino que en la playa.

Cristina Martín Frutos | Woman.es

En estas fechas es probable que estés planeando una escapada a la nieve. El paso del temporal Gloria ha sido positivo para las estaciones de esquí del Pirineo y de Andorra, que esperan mantener las buenas cifras del mes de enero. O puede que seas de las que no se salte ni un fin de semana en la montaña y subas a dar largas caminatas, haya nieve o no… Sea cual sea tu caso, te queremos recordar que es imprescindible que te lleves una buena crema con SPF.

Y la razón no es solo estética: la marca de las gafas de esquiar no es muy atractiva que digamos, pero mucho peor es el daño celular que puede provocar la exposición sin ningún tipo de fotoprotector. Por un lado, está el envejecimiento. El sol es el principal amigo de las arrugas, las manchas y la flacidez. Y por otro, se incrementa el riesgo de sufrir lesiones malignas, ya que la quemadura repetida es uno de los factores más importantes en el desarrollo del cáncer de piel.

- La crema de protección solar con color para el rostro de Isdin es la más vendida en Amazon (y se puede comprar en farmacias)

- La crema de protección solar de Bioderma para pieles con manchas que debes llevar en tu neceser de verano

Como nos recuerdan desde los laboratorios Isdin, el efecto negativo que produce la radiación ultravioleta a nuestra piel depende tanto de la intensidad como del tiempo de exposición. Y es más, esa intensidad varía en función de la latitud, altitud y el medio. Es decir: si estamos en Formigal, a unos 1.600 metros sobre el nivel del mar, la radiación que recibe nuestra piel será un 18% más potentes que a orillas del Mediterráneo. ¿Por qué? “Porque cada 300 metros de altitud, los niveles de radiación incrementan un 4%”, explican desde la Academia Española de Dermatología y Venereología (AEDV). Imagínate, hasta dónde llegan esos niveles en una estación como la de Sierra Nevada (Granada) que tiene algunas de las pistas de mayor altitud de España, como la del pico Veleta, a 3.300 metros…

Desfile Chanel Fall/Winter 2019. | Carlo Scarpato / IMAXTREE

Otro dato para hacerte recapacitar. La nieve actúa como un espejo. En la AEDV vuelven a compararnos diferentes paisajes. “La zona donde nos expongamos da un resultado variable: la nieve refleja el 85% de los rayos, mientras que la arena, el 17%; la hierba el 3% o el asfalto, un 2%”, detallan.

Y, por si este cóctel no fuera suficiente, tenemos que sumar la presencia del frío y el viento. Ambos agentes suponen una amenaza per se para nuestra piel, ya que la dejan reseca y frágil, por tanto, más vulnerable aún al daño solar. Por este motivo, desde Farma Dorsch aconsejan “aplicar una buena crema hidratante antes del fotoprotector”. Y, al volver a casa o al hotel, no te olvides de limpiar bien la cara y usar un extra de hidratación (las mascarillas o las cremas intensivas son perfectas para recuperar el confort).

Además, no te olvides de cuidar de forma especial tus manos y labios. Ambas zonas sufren especialmente el frío y pueden aparecer en ellas grietas o zonas muy resecas. Ya sabes: extra de hidratación antes y después y SPF mientras que estés en altura.

 

Relacionados

-->