Cremas para los talones agrietados. | Poike / ISTOCK

Presume de pies perfectos este verano

¿Talones agrietados? Todo lo que debes saber para prevenir y reparar. 

Javier Guerrero | Woman.es

Tras varios meses ocultos de miradas indiscretas por botines de aires rockeros, botas de caña alta y zapatos cerrados, por fin ha llegado el momento de enseñarlos. Pero estrenar sandalias, flipflops o chanclas estilo ugly shoes (las triunfadoras de la temporada estival) tiene sus riesgos y puede provocar que los talones se agrieten y aparezcan callos, rugosidades y demás asperezas. Sin la protección del calcetín, los pies sufren un exceso de fricción y las rozaduras están aseguradas.

Para lucirlos en perfecto estado de revista es indispensable seguir un ritual de cuidados adaptado a las particularidades que presenta la piel más gruesa del cuerpo humano. Como cualquier rutina de belleza, el primer paso es retirar lo que sobra. Si ya estás en la playa, caminar descalza por la orilla del mar es una opción muy recomendable para eliminar las células muertas de la superficie cutánea y preparar la zona para el tratamiento posterior. Pero si todavía andas por la ciudad, estresada y colgada del móvil, decántate por una fórmula con micropartículas de grano grueso (para una exfoliación mecánica), con alfahidroxiácidos (química) o una combinación de las dos. Después, y para ganar ese extra de elasticidad que evitará la aparición de grietas y durezas, es el turno de la hidratación y la nutrición. Los bálsamos de texturas más densas son perfectos para las tardes de sofá, pero si tu idea es salir a la calle enseguida, elige las lociones de rápida absorción. En ambos casos, acompaña la aplicación del producto con un masaje de reflexología podal, haciendo especial hincapié en los talones. De esta manera, además de favorecer la penetración de los activos, conseguirás un placentero estado de relajación cercano al nirvana. Y si lo que buscas es una puesta a punto integral, acude a uno de los centros de Twentynails en Madrid y disfruta de una de sus sensoriales envolturas de chocolate, algas, vino, fango o cítricos. Y ahora sí, ya puedes calzarte las sandalias con total seguridad.

Ver 10 fotos

 

GuardarGuardarGuardarGuardarGuardarGuardarGuardarGuardarGuardarGuardarGuardarGuardar