IMAXTREE

Adiós a las manchas

Las claves para combatir los cambios de pigmentación en la piel son la fotoprotección, los activos blanqueantes y, sobre todo, la perseverancia. 

Javier Guerrero | Woman.es

Las manchas son como esos amigos pelmas que se presentan en casa sin avisar y, lo que es todavía peor, no sabes cuándo se irán. Y es que la capacidad de resistencia de estos pequeños cambios de coloración en la piel es enorme y, una vez que se han instalado, el proceso para librarse de ellos es largo y laborioso. Por eso, la cosmética de última generación no solo trata de combatir las ya existentes, sino que se centra en prevenir la aparición de otras nuevas. Las manchas se originan cuando la producción de melanina se ve alterada y esto puede suceder por diversos motivos, como los cambios hormonales (embarazo o menopausia), el envejecimiento, la ingesta de determinados medicamentos o las prolongadas exposiciones al sol. Es precisamente este último factor uno de los enemigos más peligrosos, ya que los rayos ultravioletas degradan tanto el colágeno como las fibras de elastina, lo que provoca un incremento en la producción de melanina y, por tanto, la aparición de manchas. Existen distintos tipos, como los léntigos solares o los melasmas, y cada uno demanda una solución específica, por lo que lo primero es acudir a un dermatólogo para que determine qué tratamiento es el más adecuado. No es lo mismo una piel hiperpigmentada (manchas oscuras) que otra hipopigmentada (claras). Además, los expertos recomiendan tratamientos globales que sean capaces de combatir las manchas durante las 24 horas. Para ello, lo mejor es optar por fotoprotectores por el día, que incluyan activos blanqueantes como la vitamina C, y fórmulas más potentes durante las horas de sueño, cuando el organismo se encuentra en pleno proceso regenerativo. Y si, pese a la aplicación de cremas antimanchas, el amigo pesado sigue instalado en tu sofá, siempre puedes recurrir a otros procedimientos más agresivos, como el peeling.

Ver 12 fotos

 

Tags:

manchas