Gregory Scaffidi / Imaxtree.com

Te contamos todo sobre la 'mochi skin', la última tendencia en cuidado de la piel que triunfa en Asia

¿Has probado los bollitos japoneses del mismo nombre? Pues piensa en su aspecto y tendrás la clave de este nuevo efecto cutáneo que triunfa en las redes

Cristina Martín Frutos | Woman.es

Sabes de sobra que las asiáticas son, desde hace unos años, fuente inagotable de tendencias de belleza. Sobre todo en lo que cuidado de la piel se refiere. Normalmente, Corea es el país más puntero en este sentido. Sin embargo, en esta ocasión, la última obsesión facial nos llega desde Japón. Se llama 'mochi skin' y estamos seguras de que te apetecerá apuntarte a ella en cuanto la descubras. 

Lo primero que tienes que tener en cuenta es que su nombre se refiere a los mochi, esos pastelitos -japoneses, por supuesto- de masa de arroz, un poco pegajosos por dentro, pero empolvados por fuera y con una estética impecable. Y esa es la clave: este efecto persigue una piel libre de imperfecciones, con un punto aterciopelado -o al menos, nada brillante- y lista para brillar sin gota de maquillaje. Para que te hagas mejor a la idea, te dejamos una imagen de estos dulces elaborados artesanalmente en Niji (con tiendas en Barcelona, Valencia y Madrid). También puedes evocar los rostros de las geishas, totalmente empolvados. Eso sí, en lugar de maquillaje aquí la respuesta la tiene la cosmética. 

Ahora bien, seguro que te estás preguntando si esto tiene algo que ver con la glass skin que se impuso como tendencia top hace unos meses o o, por el contrario, mira en otra dirección. Alicia Ripoll, de Miin Cosmetics y experta en cualquier locura que venga de Asia, nos lo aclara: "El efecto Mochi Skin sería, en cierta manera, lo contrario al Glass Skin. Si el ‘glass skin’ era conseguir una piel reluciente y jugosa que brillase con la luz, el ‘mochi skin’ busca un efecto ‘plump’ con un acabado más aterciopelado y mate, casi como la piel de un bebé. Si bien ambas tendencias se basan en una piel hidratada y lisa, la mayor diferencia recaería en el acabado que persiguen y en el proceso".

Por tanto, la hidratación es la llave, pero, en este caso se busca con el menor número de pasos y con productos muy básicos. Nada de 11 fases para dar con el efecto deseado... "La clave es hacer una doble limpieza, un sérum (uno con ácido hialurónico para aportar más hidratación o uno con vitamina C para darle más luminosidad a la piel de manera natural serian las mejores opciones, pero cada piel debería adaptar este paso a su tipo de piel), luego usar una loción hidratante y por último protección solar. El uso de SPF es indispensable, puesto que los japoneses, al igual que los coreanos, son muy conscientes de lo perjudicial que puede llegar a ser el sol para la piel, causando envejecimiento prematuro, manchas y arrugas, alejándonos de ese acabado inmaculado", detalla Alicia. 

Filippo Fortis / Imaxtree.com

La experta nos da un último consejo para pasarte a la mochi skin. Si queremos usar un exfoliante, mejor que sea químico, ya que evitan dañar el estrato córneo (algo que pueden hacer los físicos, por el simple arrastre y su acción mecánica), y eso haría que perdiéramos ese efecto suave y liso que buscamos. "También es importante tener en cuenta que, ya que buscamos un efecto mate, los productos con alta concentración de aceites deberían evitarse", recomienda. Texturas ligeras, aplicadas capa sobre capa, y lista para presumir de una cara muuuuy dulce. 

 

Relacionados