ISTOCK

Consejos para un bronceado perfecto

Tomar el sol, ¿sí o no? Aprovecha los beneficios del astro rey y broncéate este verano pero ¡de forma segura!

Woman.es

¿Cómo potenciar al máximo el bronceado y conseguir un bonito tono dorado sin quemarte? Desde Showroomprive.es, el segundo mayor club de ventas privadas online en Europa, nos desvelan cinco trucos para obtener un moreno envidiable y lo más importante ¡de forma segura!

1. Adictas a los zumos.  

¿Existen alimentos que ayudan a ponerse morena? ¡Sí! Todos aquellos ricos en vitaminas A, C, E y carotenos serán tus grandes aliados. Los zumos, deliciosos, refrescantes y naturales, son la mejor opción para ingerir todos estos nutrientes de un solo trago. Hazte con una buena batidora de vaso y sal a comprar varios kilos (sin escatimar la cantidad) de frutas y verduras. ¿Qué tal un zumo de naranja, mango y zanahoria? ¡Súper vitamina C! ¿Y uno de tomate, con fresas y sandía? Apetecible, ¿verdad? ¡Inventa el tuyo propio!

2. Protección solar.

¿Echarse crema impide el bronceado? ¡Falso! Lo cortés no quita lo valiente. Todavía hay quién se cree este falso mito tan extendido y tan perjudicial para la salud. La crema solar lo que protege la piel de los rayos nocivos del sol, evitando las quemaduras. Igual tardas algo más en broncearte, sí, pero lo estarás haciendo de forma segura. Recuerda que debes echarte el protector solar (de un factor adecuado a tu tono de piel) veinte minutos antes de la exposición solar (los días nublados también) ser generosa con la cantidad y renovar la aplicación cada dos horas.

3. Step by step.

El truco está en tomar el sol todos los días durante unos minutos y aumentar la exposición gradualmente. ¡Crea una rutina solar! Aprovecha para ir a la playa o a la piscina ¡y broncearte mientras te diviertes! ¿Más beneficios de dejarte bañar por los rayos del astro rey? Los huesos se fortalecen, se mejora el estado de ánimo… Después de la exposición al sol ¡no olvides nunca aplicarte una buena loción para después del bronceado. Además de calmar e hidratar la piel, ayuda a prolongar el tono de piel deseado.

4. Adiós bañador.

Por mucho que ahora este tipo de traje de baño sea tendencia, no es nada recomendable para broncearte. Lo que has de hacer es optar siempre por los bikinis e intercalarlos con modelos de diferentes estilos (triángulo, bandeau…). Así evitarás dejar cualquier tipo de marcas blancas en tu piel.

5. Autobronceador.

Si eres reacia a tumbarte al sol pero igualmente sueñas con tener un bonito tono dorado en tu piel, no subestimes el poder de un buen autobronceador. Gracias a ellos podrás ponerte morena instantáneamente (hay toallitas que dejan color a la media hora de su aplicación) o progresivamente (con leches que aportan color poco a poco, mientras hidratan la piel). Lo importante es repartir el producto lo más cuidadosamente posible para que el resultado sea uniforme.