D.R. / IMAXTREE

Así es como podemos conseguir que nuestros dientes sean más blancos y presumir de una sonrisa perfecta, según los expertos

Conocemos los trucos que nos ayudarán a aclarar el esmalte desde casa así como los tratamientos profesionales más recomendados para ello. 

SANDRA GONZÁLEZ

En los tiempos que corren, y con el uso de las mascarillas como complemento obligatorio, la mirada ha adquirido más importancia que nunca. Sin embargo, no podemos olvidarnos de la sonrisa, que forma parte de nuestra naturaleza, nos ayuda a relacionarnos socialmente con los demás, es espontánea y contagiosa. Y, por todo ello, es tan importante cuidarla como esbozarla

- Cuida tu mirada con los tratamientos de medicina estética más punteros

- Para recuperar tu piel no necesitas mesoterapia ni relleno, sino este tratamiento de ácido hialurónico para hidratar la piel y devolverle la luminosidad

Lucir unos dientes blancos y perfectos es el deseo de una gran mayoría de personas, pero son muchas las razones por las que el esmalte de los dientes tiende a oscurecerse. Una de las más frecuentes es por la falta de calcio, pero también se debe al consumo e ingesta de alimentos ácidos y otras sustancias como el tabaco, el café o las bebidas gaseosas que pueden llegar a teñir los dientes e incluso a ocasionar manchas nada estéticas. 

Sabemos que conseguir unos dientes que sean 100% blancos en su totalidad de manera natural (sí, como los que vemos en las películas de Hollywood) es prácticamente imposible, sin embargo sí es cierto que existen muchos hábitos que podemos realizar desde cada para clarear el esmalte y, por supuesto, otro tipo de tratamientos dentales para conseguir blanquear nuestros dientes de manera rápida, eficaz y duradera

En Woman.es hemos hablado con el Dr. Sánchez Monescillo, director de la Clínica de Estética dental Turrión Monescillo, y nos ha desvelado algunos de los 'tips' más importantes para lograr que nuestros dientes estén más blancos y bonitos. ¡Toma buena nota!

D.R. / IMAXTREE

- Cepillarse los dientes con la técnica correcta

En toda higiene bucal el paso más importante, por supuesto, es el cepillado y su cepillo. Uno de los aspectos que debemos tener en cuenta es que el cepillo debe cambiarse cada dos o tres meses, ya que las bacterias se quedan en el mismo y, por tanto, en nuestra boca. Según explica el Dr. Sánchez Monescillo, "el cepillo va a evitar que los dientes acumulen placa que posteriormente se puede teñir y colorear cambiando el tono del diente a un color más oscuro", pero no vale con cualquier cepillado. 

Aunque existen varias técnicas para el cepillado correcto, la ideal "incluye movimientos en oscilantes sobre los dientes desde el borde de la encía hacia el diente". Pero, ojo, porque la frecuencia con la que cepillamos nuestros dientes también es fundamental y debemos hacerlo siempre después de cada comida (sin excepción alguna).

- Utilizar los productos de higiene bucal adecuados

Por supuesto, al igual que nos preocupamos por los cosméticos para cuidar nuestro cutis o nuestro cabello, ¿por qué no hacerlo también con los productos de higiene bucal? Además de estética, estamos hablando de salud. En este sentido, optar por pastas específicas blanqueantes o que alarguen la duración del blanqueamiento servirá de gran ayuda. 

Para saber si estamos comprando la correcta para lograr nuestro objetivo, debemos tener en cuenta que pueden tener dos fórmulas distintas: "o bien son pastas con un componente blanqueador como el peróxidos a baja concentración o bien su composición es más rugosa de tal forma que ayuda a retirar las manchas de los alimentos", explica el doctor. Sin embargo, estas últimas no son recomendables ya que pueden arañar y erosionar el esmalte dental. 

Además de ser conscientes de la importancia de mantener una buena higiene, como así hacemos con el resto de nuestro cuerpo, también podemos complementar nuestra rutina oral con el uso de hilo dental o cepillos interproximales. Y, evidentemente, antes de usar cualquier producto, consultar con nuestro odontólogo si son recomendables para nuestro caso concreto. 

D.R.

- No abusar de alimentos con colorantes

Por supuesto, la alimentación, como comentábamos antes, también juega un papel fundamental para que nuestro esmalte no se oscurezca. "Los alimentos como el café, el té, las colas, el vino tinto o alimentos con mucho colorante o especias (paella, curri...) tiñen más los dientes que los alimentos que llevan menos colorantes, esto afecta al color de los mismos pudiendo dejar manchas oscuras u oscureciéndolos en su totalidad", apunta el experto.

De hecho, existen muchos otros que pueden ayudarnos a mantener el tono de nuestro esmalte, como la leche y el queso (así como todos los alimentos ricos en calcio), la estevia (en lugar del azúcar, que es uno de los principales enemigos de los dientes), o las nueces, entre otros. 

El café es uno de los alimentos que más pueden teñir los dientes. | D.R.

- Recurrir a tratamientos profesionales eficaces 

Aunque el cuidado de la boca desde casa en nuestro día a día es imprescindible para nuestra salud y estética oral, siempre es recomendable acudir a un centro odontológico para no equivocarnos a la hora de recurrir a productos que puedan dañar nuestros dientes o incluso a los típicos "remedios caseros" que no sabemos si son fiables. 

Por suerte, la estética dental avanza a pasos agigantados y, a día de hoy, tenemos la posibilidad de recurrir a tratamientos eficaces, rápidos y asequibles para blanquear nuestros dientes y conseguir una sonrisa bonita.

Tal y como recomienda el Dr. Sánchez Monescillo, "en primer lugar, habría que realizarse es una buena higiene con ultrasonido y aeropulidores como el bicarbonato para retirar las manchas; y en segundo lugar, un blanqueamiento profesional, que o bien puede ser solo en la clínica o bien desde casa, o combinado", explica. Este tratamiento, si es combinado, puede prolongarse hasta dos semanas, pero dependerá de los hábitos de vida del paciente.

D.R. / IMAXTREE

"Lo más aconsejable para tener mayor efecto es combinar una sesión en clínica y luego colocarnos el producto en casa mientras dormimos (tiene que estar entre 6-8h en contacto con nuestros dientes)", añade. Pero, ojo, es importante tener en cuenta que el blanqueamiento puede dar cierta sensibilidad que tiende a desaparecer en pocos días. "También es importante recalcar que durante el blanqueamiento la dieta del paciente ha de ser la llamada "dieta blanca", que consiste en llevar una dieta sin colorantes", añade. 

Aunque los blanqueamientos suelen ser bien aceptados por la mayoría de personas, pueden estar contraindicados en pacientes que padezcan una sensibilidad aguda y no estén en tratamiento para reducirla, según explica el especialista.